Un teléfono para emprendedores. De móvil a cámara de 108 megapíxeles

Samsung anuncia su nueva gama de móviles, los Galaxy S20, poniendo el acento en la cantidad y capacidad de sus cámaras para las instantáneas. La calidad con la que se toman las instantáneas se ha convertido en una cuestión prioritaria al optar por una u otra marca. Por ello, sus fabricantes afirman que este es un teléfono para emprendedores. Y el móvil se utilizaría más como una cámara de última generación de 108 megapíxeles.

Samsung anunció su nueva gama de móviles, los Galaxy S20, que a todas luces vendrán acompañados por un nuevo tipo de móvil plegable, el Samsung Galaxy Z Flip, cuyo aspecto y características ya se han filtrado por completo.

La gama de móviles Galaxy S20 está compuesta por tres terminales, a saber: Galaxy S20, el modelo estándar con tres cámaras; Galaxy S20 Plus (o S20+) con más batería, una pantalla mayor y una cuarta cámara para mejorar el efecto de profundidad; y Galaxy S20 Ultra, el de más alta gama pues tiene la nueva cámara que alcanza los 108 megapíxeles de resolución, la mayor pantalla y la batería más grande.

Todos los S20 llevan el procesador Exynos 990 en su interior (o el Snapdragon 865 en versiones internacionales), que cuenta con un módem 5G incluido, pero Samsung no ha confirmado todavía qué versiones de los móviles tendrán compatibilidad con coberturas 5G en España.

Sobre precio y disponibilidad de la gama S20, los teléfonos saldrán a la venta el día 6 de marzo con un precio de 900 euros, para el Galaxy S20, cifra que va aumentando hasta los 1.500 de la versión más completa del Galaxy S20 Ultra. Aquí están todas las opciones desglosadas por precio y características.

En PIXEL hemos podido probar anticipadamente los nuevos móviles de Samsung en un evento organizado para la prensa internacional en la ciudad de Munich. Las primeras sensaciones, muy limitadas por el tiempo disponible, son buenas. Son dispositivo de altísima calidad, un diseño muy cuidado y que sí parecen un salto importante con respecto a los pequeños pasos que Samsung ha dado en los últimos dos años.

El empuje de los fabricantes chinos ha puesto a Samsung en una situación delicada, que han sabido llevar ampliando los productos de su gama Galaxy A, de precios para todos los bolsillos. Pero en la gama alta, los Galaxy S9 y S10 daban la sensación de estar algo por detrás de lo que ofrecían tanto Apple, tradicional competencia; como Huawei, que dio varios saltos de calidad en sus cámaras, si bien ahora se encuentran en un brete dado el veto impuesto por EEUU.

Con los Galaxy S20, Samsung ha seguido refinando el diseño de sus pantallas apodadas ‘infinitas’ y que cubren, casi de forma simétrica, todo el frontal del móvil. Una única cámara rompe la continuidad de las descomunales pantallas AMOLED de la empresa, que siguen siendo las mejores del mercado para móviles. Y como ocurriera en los S10, llevan debajo el lector de huellas dactilares, que no pude poner a prueba, pero supongo que funcionará por ultrasonido como el del modelo anterior.

En esta ocasión, además de colores vivos y precisos y pulgadas para todos los gustos (cada modelo tiene una pantalla más grande que el anterior), incluyen una nueva tecnología para mejorar la fluidez de los movimientos. Los paneles usados en la gama S20 alcanzan los 120 hertzios, el doble de lo que tradicionalmente han venido empleando la totalidad de los móviles del mercado. Habría, pues, dos formas de configurar el funcionamiento de la pantalla: con menos resolución (FHD+) y más fluidez (FHD+ y 120hz) o más resolución y la fluidez de siempre (QHD+ y 60hz).

Esto parece un guiño a los usuarios más avanzados y metidos en la tecnología, algo que quizás no llame tanto la atención al usuario de a pie y que se centra más en características como el tamaño o la batería o las cámaras, pero en persona, yo al menos aprecié bastante el efecto de los 120 hertzios, de esa fluidez extra.

El doble de tasa de refresco de la imagen, sin embargo, puede suponer un gran aumento del consumo de batería. En esta primera prueba, es imposible juzgar, pero en caso de que el consumo de batería sea muy alto, lo cual es probable, siempre se puede configurar al gusto del usuario, con resolución QHD+ y 60 hertzios o incluso con resolución FHD+ y 60 hertzios, que sería en teoría la que menos consuma.

Sea como fuere, no es como si estos móviles fueran cortos de batería, pues son inmensas incluso en los modelos S20 (4,000mAh) y S20 Plus (4.500mAh), llegando a cuotas sobresalientes en lo que a potencia bruta se refiere en el S20 Ultra, que tiene una ‘pila’ de 5.000mAh. Por eso es también algo más grueso que sus hermanos ‘pequeños’, pero casi es algo que le perdono.

La batería, o mejor dicho, su duración, es un punto clave para los teléfonos de las más altas gamas, así como lo son el procesador, la cantidad de RAM y el espacio disponible para almacenamiento. El procesador no varía en ninguno de los Galaxy S20, todos incluyen el nuevo Exynos 990 para el mercado europeo.

La RAM y el almacenamiento vienen dados del modelo escogido, desde los 128GB hasta los 512GB de espacio y desde los 8GB a los 16GB en lo referente a la RAM (esta última cifra, reservada para el Ultra). Son suficientes, en cualquier caso, para que el teléfono funcione con fluidez suficiente y pueda almacenar tropecientas películas descargadas de Netflix y miles de canciones de Spotify.

Del mismo modo, el modelo de Galaxy S20 elegido también condiciona las prestaciones en cuanto a cámaras, que es donde más se nota que ha puesto sus esfuerzos este año Samsung, algo de agradecer tras los pequeños avances en los dos últimos años.

Los Galaxy S20 tienen cámaras traseras con tres lentes: un gran angular, un zoom con capacidades de hasta 30 aumentos híbridos y un super gran angular, el típico de las fotos grupales. El Galaxy S20 Plus, el siguiente escalón, incluye una cámara más, para mejorar el efecto de profundidad en las fotografías. Y por último, el S20 Ultra incluye estas cuatro cámaras, pero hace dos cambios: la cámara principal tiene 108 megapíxeles y el zoom llega ‘más lejos’, hasta el punto de llegar a los 100 aumentos.

Según Samsung, será posible no sólo tomar fotografías con todas las lentes a la vez y fusionarlas para conseguir una imagen mejor, sino también hacer ‘zoom’ dentro de una foto ya tomada sin que se pierda calidad en el recorte.

Del mismo modo, el S20 Ultra es capaz de grabar vídeo en 8K, editarlo con suficiente ligereza, tomar capturas de dichos vídeos para convertirlas en fotografías de 33 píxeles y, quizás lo más interesante de todo, usar esa lente de 108 megapíxeles para hacer reducir nueve veces su tamaño y conseguir fotografías de 12 megapíxeles con muchísimo más detalle, información y, en definitiva, calidad. Es algo que ya hemos visto hacer a Huawei con mucho éxito y que ahora Samsung ha decidido hacer a su manera.

En la breve prueba que pude hacer de esta nueva cámara, el resultado era impresionante y, de mantener esta capacidad en un entorno menos controlado, podría convertirse en una de las mejores, si no la mejor, cámara para móviles del año.

Samsung hizo mucho hincapié en la cámara durante toda la prueba, casi tanto como lo hizo con el 5G, pero esta segunda parte de su apuesta aún no está del todo clara en el mercado español, cuyos consumidores de momento no parece muy preocupado por dar el salto al 5G en 2020.

Aún así, el Galaxy S20 toca todos los palos adecuados, algunos de los cuales Samsung llevaba cierto tiempo sin cuidar tanto. El aparente salto cualitativo con sus cámaras y con las baterías acompaña a buenos diseños y buenas especificaciones, los cuales ya se daban por hecho y son la menor de las novedades en un teléfono de alta gama.

Es una pena que no haya un Galaxy S20e, como sí lo hubo un S10e, esto es, un móvil que fuera más pequeño, sin pantalla curva y algo más humilde en precio y prestaciones, pero está claro que eso no le funcionó a Samsung en ventas. El Galaxy S20 no es tan grande como pueda parecer y quizás este sea el modelo para los que no quieren armatostes en el bolsillo, pero ya abulta más que un iPhone 11 Pro, por ejemplo, así que es un hueco que deja vacante Samsung y que, asumo, rellenarán con la gama Galaxy A que sí les ha dado muy buenos números.

La gama S20, por ir acabando, es una gama de móviles con potencia de sobra y que entra por los ojos. Las líneas curvas lo hacen fácil de coger, los materiales son de calidad, sus colores en la parte trasera son brillantes y no tiene nada que envidiar en diseño a otras marcas. Samsung es, en opinión de quien escribe estas líneas, la empresa que hace los teléfonos más bonitos del momento.

A falta de probarlo y poder dar una opinión más allá de su aspecto y sus características brutas, los Galaxy S20 no podrían llegar en mejor momento para Samsung. Los coreanos están de suerte: otros fabricantes tradicionales (Sony, LG) están debilitados, el principal rival que le comía terreno tiene serios problemas (Huawei), el siguiente gran adversario sigue haciendo teléfonos un escalón por debajo en ciertos aspectos para mantener precios ajustados (Xiaomi) y la única empresa que puede igualar o superar su oferta de calidad y alta gama (Apple) aún no va a anunciar un móvil hasta dentro de siete meses. Muy mal se les tiene que dar a Samsung para que los S20 no den que hablar, como mínimo

Como bien dice uno de sus slogans: «Damos comienzo a una nueva era de la fotografía». Este es el smartphone que cambiará la fotografía. Y este es un teléfono para los emprendedores, aseguran.

Tomado de El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *