“Todas las chicas tienen que aprender a codificar”.

Por: Jesús Castañeda Mayurí

Una de las medidas que se debería promover más en estos momentos de cambios traumáticos es cerrar la brecha digital. Aun existe en países desarrollados un importante sector de la población que no tiene acceso a los aspectos tecnológicos tan necesarios en este momento. Mas aun, no hay vuelta atrás. En países en vías de desarrollo este problema es aún más acuciante.

Una vez que la pandemia de coronavirus se agravaba y los estudiantes de diferentes países se vieron obligados a aprender desde casa, muchos de ellos, sin WiFi ni dispositivos confiables, saltaron las alarmas. Ya hay medidas interesantes, en diferentes partes del mundo, como aquella desarrollada en Estados Unidos a través de la directora ejecutiva de Girls Who Code, Reshma Saujani, quien vio una oportunidad: enseñar a más niñas a programar.

“Más que nunca, todas las chicas tienen que aprender a codificar”, dijo Saujani durante una Time100 Talks el martes pasado. Girls Who Code es una organización sin fines de lucro que trabaja para cerrar la brecha de género en la tecnología. Según informan ya ha ayudado a más de 300,000 niñas desde 2012. “Estos son los trabajos del futuro y tenemos que asegurarnos de que ningún niño se quede atrás”. afirma su líder.

Esta vez, con el cierre de tantos centros universitarios, escuelas, academias y la amenaza de no poder abrirlos del todo este nuevo curso académico, se hace imprescindible cerrar esta brecha. La expansión del aprendizaje remoto y los nuevos avances tecnológicos nos dan la oportunidad para desarrollar una estrategia generalizada de apoyos y subvenciones hacia el cierre de estas brechas.

Saujani y su equipo, por ejemplo, mantuvieron un programa virtual de verano en el que los estudiantes necesitados recibieron puntos de acceso y dispositivos en sus hogares para aprender a programar. Esta acción le está cambiando la vida a muchas personas.

“Se alentó a los 5,000 estudiantes del programa a construir una herramienta que sirviera para un problema que enfrentan. Muchos estudiantes optaron por crear sitios web para elevar los últimos esfuerzos del Movimiento Black Lives Matter: un grupo, por ejemplo, creó un sitio para combatir las microagresiones raciales , afirma Saujani

El 1 de junio, Saujani emitió un comunicado reconociendo las interseccionalidades que enfrentan las mujeres de color en el espacio tecnológico. Dijo que los problemas de desigualdad salarial, atención médica, supresión de votantes y brutalidad policial están interconectados. En estos aspectos está trabajando su organización.

Según informa el Time, hay muchas candidatas calificadas que se gradúan con títulos en ciencias de la computación que aún no han sido contratadas, dijo Saujani. Ella anima a los líderes tecnológicos a ser críticos con sus procesos de incorporación porque “la diversidad es clave para la innovación”. Saujani se compromete a que al menos el 50% de sus estudiantes de Girls Who Code sean negras, latinas o estén por debajo del umbral de pobreza.