Huawei busca impulsar su crecimiento en Europa a pesar del bloqueo de Londres

Desde hace algún tiempo, la administración Trump viene intentando convencer por todos los medios a sus aliados en Europa para lograr un veto completo a Huawei. Hasta ahora sus esfuerzos habían sido en vano. Tanto la Unión Europea como el Reino Unido habían marcado su propio ritmo y todo apuntaba a que ambos iban a mantener un perfil autónomo en esta disputa. No ha sido así. Tanto Londres, como Paris y Roma viene poniendo trabas a su manera al despliegue chino.

El Elíseo, por ejemplo, descarta una prohibición total pero reducirá la presencia de los equipos fabricados por este proveedor asiático para proteger “la soberanía nacional”. Unas restricciones que no serán aplicadas a los otros dos grandes competidores de este gremio, Ericsson y Nokia. “El riesgo no es el mismo con fabricantes europeos que no europeos”, remataban desde el Gobierno central.

Por su parte, el gigante tecnológico chino Huawei dijo el lunes que la decisión de Italia de excluir a Huawei de una reciente licitación para suministrar tecnología 5G fue una decisión comercial más que geopolítica.

El comentario, que viene inmediatamente después de la decisión del Reino Unido de prohibir a Huawei su construcción 5G, envía una señal de que la empresa tecnológica asediada está tomando la iniciativa de minimizar el impacto de la decisión del Reino Unido en otras naciones europeas en medio de un ataque liderado por Estados Unidos contra la empresa de tecnología.

Huawei continuará trabajando con Telecom Italia (TIM) a pesar de que a la compañía china no se le pidió que asistiera a una licitación de 5G, dijo Luigi De Vecchis, presidente de la unidad italiana del grupo, informó Reuters.

“Respetamos la decisión, que es de naturaleza comercial, no política, que concierne a una de las muchas partes de la red”, dijo en el informe, mientras señalaba que la prohibición del Reino Unido era “geopolítica, no decisión tecnológica “.

Italia, que ha creado fuertes lazos económicos con China y es la primera de las naciones del G7 en unirse a la Iniciativa Belt and Road propuesta por China, aún no ha decidido públicamente si incluirá a Huawei en su lanzamiento 5G.

“Huawei ahora está adoptando una estrategia de doble vía en los mercados europeos. Por un lado, envía una advertencia al Reino Unido y critica la prohibición. Por el otro, se alinea con otras naciones europeas para evitar que sus decisiones se vean influidas por la de las del gobierno británico “, dijo Cui Hongjian, director de Estudios de la UE en el Instituto de Estudios Internacionales de China, al Global Times el lunes.

El 14 de julio, el Reino Unido anunció que restringirá a Huawei la construcción de sus redes 5G, revocando una decisión de enero de permitir que la empresa tecnológica china participe parcialmente. Los expertos de la industria consideraron la medida como Londres cediendo a la presión estadounidense, y el presidente estadounidense Donald Trump pidió crédito por la decisión del Reino Unido.

Washington espera poder capitalizar ‘agregando llamas’ a Europa, potencialmente siguiendo los pasos de la prohibición de Huawei en el Reino Unido. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, inició una visita de dos días al Reino Unido el lunes, donde discutirá ciertos temas, incluida China, con el primer ministro británico, Boris Johnson.

El ministro federal de telecomunicaciones de Bélgica, Philippe de Backer, dijo la semana pasada que el país no se unirá a Gran Bretaña para prohibir el 5G de Huawei.

Algunos analistas dicen que es imposible que los países europeos se dobleguen a la presión política de Estados Unidos y expulsen a Huawei.

Ma Jihua, un veterano de la industria y seguidor cercano de Huawei, dijo al Global Times el lunes que usar la tecnología 5G superior de Huawei es lo mejor para los países europeos, como una forma de mostrar su independencia diplomática, y tales movimientos también pueden ahorrar ellos una gran cantidad de dinero.

China y los países de la UE generalmente tienen más cooperación que competencia en la industria de las telecomunicaciones con intereses entrelazados, dijo Ma, y agregó que solo a través de la cooperación, los operadores de telecomunicaciones como Nokia y Ericsson podrían beneficiarse de los vastos mercados de los demás.

Como año clave para el despliegue de la red 5G, mantener a Huawei en su mercado es la forma más efectiva de mantener una posición de liderazgo en la próxima era 5G, mientras que descartar a Huawei traerá resultados no deseados, dijo Ma.