La sociedad civil debe estar en el centro de una renovada solidaridad transatlántica

La nueva administración estadounidense ofrece la oportunidad de reiniciar las relaciones transatlánticas, especialmente en relación con la sociedad civil. Las llamadas y las quejas expresadas por los movimientos de mujeres, el movimiento Black Lives Matter y la generación climática resuenan con fuerza tanto en Europa como en Estados Unidos. Estos movimientos son actores centrales en una posible reconfiguración de la relación UE-EE. UU. Su naturaleza diversa y participativa, así como el compromiso con la justicia que encarnan, podrían sentar las bases para construir una nueva narrativa transatlántica.

Cuando Joe Biden y Kamala Harris prestaron juramento como los nuevos líderes de los Estados Unidos el 20 de enero de 2021, muchos europeos dieron un suspiro de alivio. Pero persisten las líneas divisorias en las relaciones transatlánticas. Biden no puede simplemente continuar donde lo dejó Obama. Además de heredar una sociedad más dividida que nunca, una montaña de deudas y una vida política sumida en la pandemia, la nueva administración debe afrontar las consecuencias de una política que le dio la espalda a Europa. Las referencias al papel estabilizador y de apoyo desempeñado por Estados Unidos en la construcción de la unidad de Europa Occidental en la década de 1950 no serán suficientes para reparar el daño. La guerra comercial contra Europa debe terminar. Y aunque Biden se ha ganado elogios por volver a unirse al Acuerdo de París y a la Organización Mundial de la Salud, ahora se debe reconstruir la diplomacia climática e iniciar las reformas de la OMS.

Se necesita una nueva narrativa que extraiga lecciones de los últimos cuatro años y garantice que el proyecto transatlántico sea apto para el futuro. Esta narrativa se basa en una comprensión común y en constante evolución de las sociedades democráticas y abiertas. Si bien este no es un concepto completamente nuevo, en las últimas décadas la relación transatlántica ha estado dominada por la idea de una política de seguridad común. Este paradigma ya no se sostiene. Las sociedades a ambos lados del Atlántico están cambiando, volviéndose más diversas y orientadas a nivel mundial. Al mismo tiempo, somos testigos del desarrollo de nuevos y emocionantes movimientos que han encontrado una fuerte resonancia tanto en Europa como en los EE. UU. Estos plantean cuestiones de gran interés e importancia para el futuro. ¿Quiénes son las personas que pueden hacer esta transformación?¿ocurrir? ¿Quiénes son los portadores de la narrativa transatlántica sobre la que se puede construir una democracia viva y en evolución? ¿Y quiénes son los ciudadanos que, con gran credibilidad, luchan por una nueva inclusión en nuestras democracias?

En las últimas décadas, la relación transatlántica ha estado dominada por la idea de una política de seguridad común. Este paradigma ya no se sostiene.

Se trata de sociedad civil

Las violaciones de los derechos humanos, la injusticia persistente y el fracaso institucional, desde la falta de oportunidades de participación hasta la discriminación masiva, como en el caso de la violencia policial contra negros, indígenas y personas de color (BIPoC) en los EE. UU., Son motores de la sociedad civil. movimientos. Los últimos años han visto el surgimiento de numerosos movimientos impresionantes en su escala e influencia. La Marcha de las Mujeres, que se estima que involucró a más de 5 millones de manifestantes en todo el mundo, se formó en 2016; el efecto regenerador del movimiento Black Lives Matter y su poder unificador todavía se puede sentir hoy; y, siguiendo las acciones de Greta Thunberg, el movimiento juvenil mundial para la protección del clima cambió el debate de manera fundamental. Se trata de una sociedad civil que se involucra políticamente y quiere ver implementadas las mismas promesas democráticas a ambos lados del Atlántico: una sociedad justa en la que se sientan representados e instituciones políticas que aborden los problemas del futuro en lugar de simplemente aplazarlos. Una sociedad civil que defienda una esfera pública plural y diversa definida por la libertad de expresión y el respeto.

El atractivo transatlántico de estos movimientos es una clara señal de que las opiniones y experiencias de los millennials, la Generación Z y la generación climática, de las mujeres y la comunidad LGBTIQ, y de los grupos marginados deben integrarse mucho más fuerte y seriamente en un marco a menudo elitista. discurso político sobre valores compartidos transatlánticos.

Ciudadanos comprometidos dentro y por la democracia, eso es la sociedad civil. Y esta sociedad civil es un poderoso impulsor de una nueva fase de la democracia en el siglo XXI. Tras la reconstrucción de las democracias europeas después de 1945, los levantamientos de 1968 y la caída del Muro de Berlín, ahora vemos el desarrollo de una nueva forma más amplia de democracia. Exige justicia y participación más allá de los patrones de interpretación colonialistas y una solución decisiva a la crisis climática.

Hoy, la estructura de la sociedad civil es más diversa que nunca. La diversidad es un requisito para la configuración de la democracia. A principios del siglo XIX, Alexis de Tocqueville, el noble y publicista francés, estaba fascinado por la sociedad civil en la joven democracia de los Estados Unidos. La autoorganización democrática que no se sometió ni a las leyes del mercado ni a los reclamos soberanos del estado, sino que formó algo “tercero”: la formación de asociaciones a nivel regional y local fortaleció y moldeó el carácter de la democracia. Europa, por el contrario, todavía estaba profundamente arraigada en estructuras monárquicas. Su floreciente sociedad civil tenía una larga lucha por delante. Sin embargo, hacia finales del siglo XIX, el panorama cambió. Movimientos de emancipación que luchan por el reconocimiento y la conciencia, como el primer movimiento de mujeres y el movimiento sindical, propiciaron un cambio social a favor de la diversidad y crearon nuevas formas de esfera pública. El siglo XX fue una “época de extremos”, la segunda mitad de la cual dio lugar a fuertes movimientos sociales y democráticos que establecieron redes tanto dentro de Europa como a través del Atlántico.

A las asociaciones de larga data, los think tanks, las relaciones institucionales e incluso los acuerdos de hermanamiento que hasta ahora han dominado las relaciones transatlánticas se están sumando nuevas formas de sociedad civil: movimientos espontáneos que se unen en las redes sociales y en las calles, comunidades informales que construyen su propios espacios políticos seguros, alianzas interdisciplinarias que confluyen detrás de cartas abiertas, y líderes de opinión activistas en las redes sociales. Los discursos sociales nacionales se están transformando en transatlánticos y globales. A medida que estos nuevos movimientos determinan su enfoque de la política y la democracia liberal, ahora es el momento de no solo integrarlos en los discursos clásicos del intercambio transatlántico, sino también de desafiar y cambiar estos discursos clásicos.

Las democracias necesitan diversidad

La formación del nuevo gabinete de Biden-Harris, con su diversidad de puntos de vista y experiencias, fue más que un acto simbólico. Por primera vez, el equipo de gobierno incluye, entre otros, a una ministra del interior indígena estadounidense, Deb Haaland, un secretario de defensa negro, Lloyd Austin, y una subsecretaria de salud transgénero, Rachel Levine. Un cambio que desde hace mucho tiempo es visible y opera en la sociedad se está reproduciendo política y específicamente en términos de personal. Esto puede y debe tener un impacto influyente a través del Atlántico. La representación dentro de las administraciones europeas, como la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Bundestag, debe centrarse más en la diversidad. Es fundamental que nuestras instituciones, y por tanto el diálogo transatlántico, reflejen la diversidad de nuestras sociedades.

La representación política de las personas es tan importante como la representación de sus problemas. Un paso clave es el reconocimiento de que el racismo, la discriminación y el sexismo debilitan las sociedades democráticas al obstaculizar la participación y, por lo tanto, son fundamentales para los debates sobre la democracia. La amenaza a la opinión pública democrática desde adentro debido a la polarización extrema es al menos tan peligrosa como la amenaza desde afuera de los regímenes autocráticos. Ésta es una de las lecciones más importantes de los últimos años.  

La amenaza a la opinión pública democrática desde adentro debido a la polarización extrema es al menos tan peligrosa como la amenaza desde afuera de los regímenes autocráticos.

A ambos lados del Atlántico se puede encontrar una amplia gama de experiencias que demuestran cómo se puede fortalecer la resiliencia democrática. Los movimientos de protesta como Black Lives Matter y la manifestación March For Our Lives en apoyo de la legislación de control de armas resonaron profundamente en Europa, en parte porque se erigieron como símbolos de la apasionada defensa de la libertad, la igualdad y la democracia. En el futuro, será cuestión de convertir esta respuesta en cambio, de representar eficazmente la diversidad que fortalece la democracia en las instituciones y los discursos, también en Alemania y en Europa. Esta ambición abre campos de aprendizaje sobre democracia e intercambio transatlántico que aún no se han explorado. La representación comienza con una mayor diversidad entre los participantes del evento, lo que lleva a la representación dentro del ejecutivo, pero no termina ahí.

Poniendo las voces de la sociedad civil al frente y al centro

Otra lección importante para la relación transatlántica es el anclaje regional de muchos actores de la sociedad civil. Los esfuerzos para lograr una transformación ecológica dentro de la relación podrían incluir, por ejemplo, una amplia gama de organizaciones locales. Un ejemplo es el movimiento de Transición Justa en las antiguas regiones carboníferas de Estados Unidos. Bajo su égida, organizaciones ambientales, activistas de derechos civiles y climáticos, artistas y sindicatos se han unido para desarrollar ideas para un cambio estructural social y ecológico innovador.

Varias organizaciones de la sociedad civil señalan los vínculos entre la degradación ambiental, el legado colonial, el racismo y la desventaja social. La iniciativa Ciudadanos Preocupados de la Parroquia de St. John, por ejemplo, advierte a los residentes predominantemente afroamericanos de la parroquia de Luisiana sobre los riesgos para la salud relacionados con las emisiones de cloropreno de una planta química cercana; el riesgo de desarrollar cáncer aquí es 50 veces mayor que el promedio nacional .

Algunos de estos grupos ya cuentan con redes transatlánticas. El movimiento FridaysForFuture, por ejemplo, comenzó en Suecia y alcanzó su primer punto culminante durante las huelgas climáticas de septiembre de 2019 cuando Greta Thunberg habló en la ciudad de Nueva York. La conferencia anual Congressional Black Caucus en los EE. UU. Reúne a líderes negros, legisladores y ciudadanos de todo el mundo para discutir las demandas políticas de sus comunidades y los desafíos que enfrentan.

La asociación, la autoorganización y la participación política de los ciudadanos es posible gracias a la libertad de las sociedades abiertas. El intercambio transatlántico ofrece enormes oportunidades para colocar los temas clave de las organizaciones de la sociedad civil en el primer lugar de la agenda. Después de todo, son estas redes transnacionales en particular las que construyen puentes a través de las fronteras, amplían el entendimiento mutuo y fortalecen el sentido de valores compartidos.

Fortalecimiento de la solidaridad transatlántica

Durante los últimos cuatro años, la solidaridad transatlántica ha sido una forma de resistencia contra el aislacionismo y el populismo prevalecientes, la desinformación y la desconexión de Europa para muchos ciudadanos estadounidenses. Mientras Donald Trump se retiró del Acuerdo Climático de París y la Organización Mundial de la Salud, construyó un muro en la frontera con México y avivó aún más las divisiones dentro de la sociedad, la solidaridad creció dentro de las ciudades, estados y en todo el continente de EE. UU. La iniciativa conjunta “We Are Still In” se unió para comprometerse con los objetivos del Acuerdo Climático de París a pesar de las acciones del 45º presidente de los Estados Unidos. Compuesto por 10 estados, 293 ciudades y municipios, y muchos otros, “We Are Still In” es una alianza valiosa que ahora puede aprovechar de manera efectiva su influencia transatlántica y global. Del mismo modo, el trabajo de la “ Under2Coalition”Fundada por el estado de California y el estado alemán de Baden-Württemberg ahora se puede intensificar. La sociedad civil y las instituciones de la democracia representativa tienen aquí un amplio campo de acción común. Al mismo tiempo, la sociedad civil está cumpliendo su función crítica, especialmente donde los intereses de los grupos de presión obstruyen y retrasan las políticas progresistas.

La solidaridad transatlántica necesita comunidad, redes, ideas y actores. Requiere espacios abiertos para el debate controvertido y la “interferencia” en las estructuras establecidas.

Avanzando juntos

La solidaridad transatlántica significa trabajar juntos para fortalecer la resiliencia democrática, establecer estructuras de solidaridad para superar la actual crisis de salud y, a largo plazo, tomar en serio las lecciones de los últimos cuatro años. Uno de los más importantes es el hecho de que las fuentes de cambio se pueden encontrar en todos los niveles del proceso político, pero con mayor frecuencia entre los actores de la sociedad civil. Fortalecer su representación, abordar sus problemas y hacer oír su voz debe ser una prioridad para los próximos años. Esto incluye acciones a nivel político, incluida la implementación de medidas concretas que aborden tanto la protección del clima como la justicia social, la reactivación de instituciones conjuntas de cooperación, la creación de un reglamento conjunto UE-EE. UU. Sobre el discurso del odio y la desinformación en Internet, y un apoyo mucho más fuerte a la sociedad civil, tanto financiera como estructuralmente. Esto concierne principalmente a aquellos actores políticos que trabajan para reactivar la relación transatlántica, quienes harían bien en integrar nuevas perspectivas y establecer nuevas formas de diálogo. Pero también concierne a los propios actores de la sociedad civil: la solidaridad transatlántica necesita comunidad, redes, ideas y actores. Requiere espacios abiertos para el debate controvertido y la “interferencia” en las estructuras establecidas. No es una coincidencia que el llamado a “reconstruir mejor” se aplique tanto al período posterior a la pandemia como a la relación transatlántica. Pero también concierne a los propios actores de la sociedad civil: la solidaridad transatlántica necesita comunidad, redes, ideas y actores. Requiere espacios abiertos para el debate controvertido y la “interferencia” en las estructuras establecidas. No es una coincidencia que el llamado a “reconstruir mejor” se aplique tanto al período posterior a la pandemia como a la relación transatlántica. Pero también concierne a los propios actores de la sociedad civil: la solidaridad transatlántica necesita comunidad, redes, ideas y actores. Requiere espacios abiertos para el debate controvertido y la “interferencia” en las estructuras establecidas. No es una coincidencia que el llamado a “reconstruir mejor” se aplique tanto al período posterior a la pandemia como a la relación transatlántica.

Por: Ellen Ueberschar y Nina Locher, Green European Journal