Los científicos se muestran escépticos ante un nuevo estudio que vincula el cambio climático con la Covid-19

Un nuevo estudio sugiere que el cambio climático está permitiendo la evolución de nuevos coronavirus al crear «puntos calientes» para múltiples especies de murciélagos. 

El estudio, publicado en la revista Science of the Total Environment , encuentra que la provincia de Yunnan en el sur de China, así como las regiones vecinas de Myanmar y Laos, se han convertido en puntos calientes globales de “riqueza” de especies de murciélagos durante el siglo pasado. 

Alrededor de 40 especies de murciélagos se han mudado a la región, dicen los autores, trayendo consigo aproximadamente 100 tipos adicionales de coronavirus. Esto se debe a los cambios en la vegetación inducidos por el cambio climático, argumentan, y agregan que se cree que los «ancestros transmitidos por murciélagos» del SARS-CoV-1 y el SARS-CoV-2- siendo este último el virus que causa Covid-19- se cree que se pudo originar allí.

Sin embargo, muchos científicos que no participaron en el estudio dicen que les preocupan los datos utilizados en el estudio y las conclusiones que extrae. Uno le dice a Carbon Brief que el estudio hace «demasiadas suposiciones … para concluir que el cambio climático podría haber aumentado la probabilidad de que la pandemia ocurriera de esta manera».

Impacto del cambio climático en los puntos calientes de murciélagos

El siglo pasado vió cambios en la riqueza de especies de murciélagos (el número de especies de murciélagos en una región determinada) en todo el mundo. El nuevo estudio apunta al cambio de tipos de vegetación como un factor clave detrás de estos cambios.

El siguiente mapa muestra los cambios en la riqueza de especies de murciélagos entre los dos períodos 1901-1930 y 1990-2019 que, según el estudio, han sido impulsados ​​por cambios en la vegetación inducidos por el cambio climático. El sombreado naranja y rojo indica un mayor aumento en la riqueza de especies de murciélagos.

El mapa muestra que Yunnan (una provincia del sur de China) y las regiones vecinas en Myanmar y Laos han experimentado el mayor aumento en la diversidad de especies de murciélagos. Estas son las áreas de color rojo oscuro resaltadas en el cuadro. También hubo un aumento notable en África central, además de varias regiones de América Central y del Sur, dice el estudio.

El Dr. Robert Beyer , del departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge y del Instituto de Investigación de Impactos Climáticos de Potsdam , es el autor principal de este estudio. Le dice a Carbon Brief que el impacto del cambio climático está expandiendo el hábitat de los murciélagos en la región:

“Sabemos que la región en general es intrínsecamente rica en especies de murciélagos, sin embargo, nuestros datos sugieren que muchos de estos murciélagos no pudieron utilizar una parte significativa del medio ambiente local hace un siglo. El cambio climático ha hecho que muchos de estos hábitats sean más adecuados para los murciélagos, lo que les permite expandir su distribución a nuevas áreas «.

Estos cambios en la vegetación están siendo impulsados ​​por niveles más altos de CO2 atmosférico, aumento de la temperatura, cambios en los patrones de lluvia y menor cobertura de nubes, señala el estudio.

Centrándose específicamente en Yunnan, la siguiente gráfica muestra cómo los hábitats han cambiado durante el siglo XX. El lado izquierdo muestra la distribución de la vegetación de 1901-1930 en la provincia, y el lado derecho muestra la distribución de 1990-2019. 

La trama indica que durante el siglo XX, hubo un cambio significativo de matorrales tropicales a sabanas tropicales y bosques caducifolios. Esto es significativo, señalan los autores, porque más especies de murciélagos pueden sobrevivir en una sabana tropical que en los bosques tropicales.

Sin embargo, hay otros factores que pueden afectar a las poblaciones de murciélagos que no se incluyeron en el estudio, señalan los autores. Estos incluyen el cambio de uso de la tierra por la actividad humana, la caza, las especies invasoras y la contaminación.

Enfermedades transmitidas por murciélagos

Más del 60% de las enfermedades infecciosas emergentes en humanos son «zoonóticas», lo que significa que se originan en animales. El año pasado, Carbon Brief publicó un explicación que cuenta cómo el cambio climático y la alteración de la biodiversidad podrían aumentar el riesgo de transmisión de enfermedades de animales a humanos.

Los murciélagos portan la mayor proporción de virus zoonóticos de todos los mamíferos. La población mundial de murciélagos porta aproximadamente 3.000 tipos diferentes de coronavirus, y cada especie individual alberga un promedio de 2.7 coronavirus diferentes solo.

El documento señala que el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), el SARS CoV-1, que se conoce típicamente como » SARS » (síndrome respiratorio agudo severo), y el SARS CoV-2, el virus que causa la Covid19, se cree que se originaron en murciélagos.

El documento estima que los cambios en la vegetación impulsados ​​por el cambio climático atrajeron a 40 especies adicionales de murciélagos al punto de acceso resaltado en el mapa, lo que lleva a aproximadamente 100 coronavirus más en el área. 

Beyers le dice a Carbon Brief que esto permite más oportunidades para que el virus se transmita o evolucione, y puede haber sido la forma en que el SARS-CoV-2 cambió de especie:

“Estimamos que el número de especies de murciélagos, y de coronavirus transmitidos por murciélagos, en el probable origen del SARS-CoV-2 ha aumentado sustancialmente debido a los cambios climáticos en la vegetación natural. Este proceso probablemente ha creado nuevas oportunidades importantes para que el virus se transmita o evolucione «.

El artículo señala que se cree que el virus SARS-CoV-2 se originó en murciélagos en Yunnan, y que las civetas y pangolines que portaban estos virus se llevaron a los mercados de vida silvestre en Guangdong y Wuhan, donde el virus comenzó a infectar a las personas.

Reacción escéptica

Para modelar el cambio en la densidad de la riqueza de murciélagos, los autores crearon un mapa de la vegetación del mundo utilizando un conjunto de datos de temperatura global y un modelo de vegetación . Luego utilizaron información sobre los requisitos de vegetación de las especies de murciélagos del mundo para calcular la distribución global de cada especie.

Sin embargo, muchos científicos se muestran escépticos sobre los métodos utilizados y las conclusiones extraídas.

El Dr. Dann Mitchell , presidente conjunto de la Oficina Meteorológica sobre peligros climáticos en la Universidad de Bristol , que no participó en el estudio, le dice a Carbon Brief sobre los problemas con los datos climáticos utilizados:

“Utilizando algunas de nuestras mejores observaciones climáticas, los autores identifican una fuerte señal impulsada por el clima sobre Myanmar y Laos, pero habrá grandes incertidumbres asociadas con variables como la cobertura de nubes en esa región, especialmente hace 100 años en el sur de Asia. hay muchos datos faltantes «.

El profesor Paul Valdés , profesor de geografía física en la Universidad de Bristol , señala que aunque el artículo es «interesante», todavía hay «muchos aspectos no probados de sus conclusiones, especialmente porque todavía estamos debatiendo los orígenes de Covid».

Además, para modelar la distribución de las especies de murciélagos, los autores se basan en datos del grupo de especialistas en murciélagos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza . El Dr. Matthew Struebig , de la Universidad de Kent , es miembro del grupo y advierte que estos datos de distribución de mapas son «extremadamente insuficientes». Él añade:

“Muchas especies no están completamente evaluadas, y muchas son tan poco conocidas que solo se documentan como unos pocos puntos en un mapa. Se sabe muy poco sobre los tipos de vegetación óptimos o preferidos, especialmente en la región destacada en este estudio.

El estudio estima que la fauna de murciélagos del sur de China y los países vecinos aumentó en la friolera de más de 40 especies en alrededor de 120 años. Para poner eso en perspectiva, eso significaría que el número de especies de murciélagos en Myanmar se duplicó en poco más de un siglo. El simple hecho de mirar hacia atrás en los relatos de especies antiguas y los estudios ecológicos de la región muestra que esto simplemente no sucedió «.

Agrega que es «escéptico del vínculo» entre el cambio climático y el cambio de distribución de los murciélagos, y que el estudio hace «demasiadas suposiciones para que yo concluya que el cambio climático podría haber aumentado la probabilidad de que la pandemia ocurriera de esta manera».       

El profesor Paul Valdés , profesor de geografía física en la Universidad de Bristol , señala que aunque el artículo es «interesante», todavía hay «muchos aspectos no probados de sus conclusiones, especialmente porque todavía estamos debatiendo los orígenes de Covid».

Concluye que “parece prematuro concluir que el cambio climático ha tenido un gran efecto en la aparición del SARS-CoV-2”.

El Dr. David Redding , investigador de la Sociedad Zoológica de Londres , está de acuerdo y señala que «si bien es útil pensar en este tipo de vínculos, es importante sustentar estas investigaciones con ciencia rigurosa». Le dice a Carbon Brief:

“Sabemos muy poco sobre los orígenes geográficos del SARS o del SARS-CoV-2. De hecho, el artículo al que hacen referencia los autores para vincular el supuesto « punto caliente » del sudeste asiático con el posible origen de estos patógenos, simplemente menciona que Vietnam y Laos no fueron examinados por científicos chinos y, por lo tanto, no pueden descartarse como posible. ubicaciones de origen «.

Agrega que hay muchos otros «eslabones perdidos» en la investigación, por ejemplo, que «sabemos muy poco sobre cuántos virus circulan entre los individuos de las especies hospedadoras».

El profesor Hans-Otto Poertner , director de biociencias del Instituto Alfred Wegener , dice a Carbon Brief que aunque el análisis es «muy interesante», todavía hay «preguntas que no están claras» para él. Esto incluye de dónde proviene el aumento en la riqueza de especies y si ha habido una serie temporal de observaciones de especies que respalden los hallazgos modelados, dice.

Y la profesora Kate Jones , presidenta de ecología y biodiversidad en el University College de Londres , enfatiza que aunque el cambio climático «tiene un papel que desempeñar en el cambio de distribución de especies para aumentar el peligro ecológico», hay otros factores que también son importantes a considerar. 

Señala que el riesgo de «propagación» de un virus de una especie en particular a los seres humanos es una «interacción compleja no sólo de peligro ecológico sino de exposición y vulnerabilidad humanas». Ella agrega:

“Puede resultar que el aumento de las poblaciones humanas, el movimiento humano y la degradación de los entornos naturales a través de la expansión agrícola tengan un papel más importante que desempeñar en la comprensión del proceso de propagación del SARS-CoV-2”.

Por: Ayesha Tandon, Carbon Brief