Por qué un enfoque basado en la evidencia es la mejor manera para que las empresas apoyen la salud mental en el lugar de trabajo

Se estima que la ansiedad y la depresión le cuestan a la economía mundial más de $ 1 billón cada año en pérdida de productividad. Las empresas buscan cada vez más formas de apoyar la salud mental del personal, pero carecen de pruebas sobre medidas eficaces.

Una nueva investigación de Wellcome, con el Foro Económico Mundial, revela el papel fundamental que las empresas deben desempeñar en la creación de pruebas sobre lo que funciona.

La salud mental nunca ha ocupado un lugar destacado en la agenda de las empresas. Es fácil ver por qué, incluso antes del COVID-19, se estimaba que la ansiedad y la depresión costaban a la economía mundial más de $ 1 billón cada año en pérdida de productividad. El éxodo de las oficinas en 2020 ha presentado nuevos desafíos y ha planteado grandes interrogantes sobre las formas futuras de trabajar.

Con el pronóstico del mercado global de bienestar corporativo que alcanzará los $ 66 mil millones para 2022, muchos empleados estarán familiarizados con la gama de iniciativas de salud mental en el lugar de trabajo que un número creciente de empresas ofrecen a su personal, desde yoga y mindfulness hasta trabajo flexible. Pero a pesar de la prevalencia de diferentes enfoques, todavía tenemos que entender qué funciona, para quién y por qué.

La ausencia de una base de evidencia sólida y profunda para los enfoques para apoyar la salud mental en el lugar de trabajo es un problema y puede llevar a empresas bien intencionadas a tomar decisiones críticas y sensibles en la oscuridad. En el mejor de los casos, estas intervenciones están funcionando y simplemente no sabemos por qué o, en el peor de los casos, podrían estar causando daños a la fuerza laboral.

Los datos y la evidencia son un terreno familiar para las empresas, que se utilizan para tomar decisiones estratégicas y mejorar el desempeño, desde identificar nuevas oportunidades hasta medir el impacto y la efectividad de los programas. Cuando se trata de encontrar los enfoques más efectivos, existe una necesidad inmediata de que las empresas apliquen esta mentalidad basada en la evidencia, colaboren con otros para compartir aprendizajes y pongan la ciencia a trabajar en apoyo de lugares de trabajo mentalmente saludables.

¿Cómo pueden las empresas apoyar la salud mental en el lugar de trabajo?

Wellcome, en asociación con el Foro Económico Mundial, está publicando una nueva investigación sobre la salud mental en el lugar de trabajo: Poner la ciencia en práctica: comprender lo que funciona para la salud mental en el lugar de trabajo . Diez equipos de investigación globales revisaron la evidencia detrás de enfoques prometedores para abordar la ansiedad y la depresión en el lugar de trabajo, con un enfoque en los trabajadores más jóvenes.

Estas revisiones muestran que hay algunas cosas que las empresas pueden aprender basándose en la evidencia existente. Para compartir algunos ejemplos:

  • Romper el exceso de tiempo sentado: la actividad ligera de solo una hora cada ocho horas al día puede reducir los síntomas de depresión en aproximadamente un 10% y la ansiedad en un 15%. Algunas formas de deshacerse de estar sentado excesivamente incluyen escritorios para sentarse o pararse, reuniones de pie y alentar las pausas de movimiento.
  • Intervenciones de atención plena: se ha demostrado que son efectivas a través de muchos estudios en países de ingresos altos, pero puede haber consideraciones importantes para adaptarlas a los lugares de trabajo en países de ingresos bajos y medianos.
  • Trabajo flexible: puede beneficiar la salud mental al disminuir la cantidad de conflictos que experimentan las personas entre su trabajo y su vida familiar. Es importante destacar que la adopción del trabajo flexible a menudo depende de la cantidad de apoyo de los gerentes, así como de la cultura organizacional.

La investigación también destaca cuánto aún no sabemos sobre lo que funciona para diferentes personas y en diferentes contextos. Por ejemplo, muchos equipos de investigación comentaron la falta de datos sobre la salud mental de los trabajadores más jóvenes. La evidencia disponible también difiere ampliamente entre geografías; por ejemplo, hay mucha más investigación sobre la atención plena en países de ingresos altos en comparación con entornos de ingresos bajos y medios, con brechas particularmente grandes en los sectores del turismo y la hostelería. La comparación entre diferentes estudios también fue difícil, ya que los enfoques para medir la salud mental en los lugares de trabajo no están estandarizados.

La complejidad de los problemas de salud mental en el lugar de trabajo requiere soluciones complejas y consideradas: no existe una solución rápida o un enfoque de «talla única». Todavía estamos muy lejos de saber qué funciona y, a finales de este mes, Wellcome lanzará una segunda comisión de investigación para analizar la evidencia detrás de una gama más amplia de enfoques. A través de esta comisión, esperamos ampliar nuestra comprensión de la evidencia existente y nos hemos comprometido con la comunidad empresarial para averiguar qué enfoques les gustaría ver priorizados en esta investigación.

Sin embargo, las lagunas de evidencia cruciales permanecerán sin cubrir a menos que las empresas colaboren con los investigadores para comprender completamente el impacto de sus esfuerzos y compartir su aprendizaje. Esta es la única forma en que las empresas pueden garantizar que sus inversiones y buenas intenciones marcan la diferencia para sus empleados y su negocio.

Por: Miranda Wolpert, World Economic Forum