MIT desarrolla nuevo sistema mecánico para obtener respuestas neuronales: Parkinson

El método sin contacto podría ayudar a crear nuevos métodos terapéuticos para enfermedades como el Parkinson.

Por  Fabienne Lang

Su cuerpo y sus células neuronales pueden responder a un efecto mecánico, como la presión y la vibración, tanto como a un efecto eléctrico o químico. 

Hasta ahora, sin embargo, los efectos mecánicos han sido difíciles de estudiar para los investigadores. Los científicos del MIT han encontrado una manera de hacer exactamente eso, lo que puede acercar al mundo un paso más hacia los nuevos tipos de tratamientos terapéuticos para ciertas enfermedades neuronales como el Parkinson.

No más conexiones por cable

Gracias al equipo del MIT, los métodos de neuroestimulación típicos ya no requieren conexiones externas con cable, ya que su nuevo sistema está completamente libre de contacto después de la inyección inicial de partículas. Entonces, todo lo que se necesita es un campo magnético para reactivarlos cuando sea necesario. 

Este nuevo método increíble abre un camino para estimular las células nerviosas en el cuerpo. Hasta ahora, eso ha sido realizado en gran medida por sistemas químicos a través de productos farmacéuticos o vías eléctricas a través de cables que están conectados al cuerpo que suministra voltaje.

El nuevo sistema mecánico, sin embargo, activa diferentes vías hacia las neuronas. El equipo se centró en un grupo específico de neuronas dentro de una estructura llamada ganglio de la raíz dorsal, que son particularmente sensibles a las fuerzas mecánicas. 

El equipo tuvo que desarrollar mini discos con una propiedad magnética específica: estos discos tienen solo 100 nanómetros de ancho . Estos pueden fabricarse e inyectarse en grandes cantidades, lo que significa que, en conjunto, son lo suficientemente fuertes como para activar los receptores de presión de la célula. Estos son nanodiscos magnéticos. 

El equipo todavía está trabajando duro en su descubrimiento, ya que todavía es temprano. ” Esta es una primera demostración de que es posible utilizar estas partículas para transducir grandes fuerzas a las membranas de las neuronas para estimularlas”, dijo Polina Anikeeva , profesora asociada del Hospital Brigham and Women’s de Boston, que formó parte del estudio

Artículo publicado en Interestin Engineering