Costos ocultos de la pandemia

En un estudio denominado “Costos ocultos: Cómo el Covid amenaza la salud física y mental a largo plazo de las mujeres”, Mary Ellsberg, Founding Director en the Global Women’s Institute, George Washington University, afirma que el Covid ha restringido el acceso a la atención médica de rutina.

El Covid ha restringido el acceso a la atención médica y a los controles médicos periódicos: más mujeres, algunas embarazadas, como aquellas con afecciones crónicas se han retrasado en su tratamiento.

Para muchas mujeres, Covid-19 ha restringido el acceso a la atención médica de rutina. El cuarenta por ciento de las mujeres dice que no ha ido a chequeos regulares durante la crisis, incluidos controles de cáncer; esa cifra se eleva a casi el 50% en Italia y España. El veintiocho por ciento dijo que había tenido problemas para recibir tratamiento para enfermedades distintas de Covid-19, y el 22% de las mujeres más jóvenes informó tener problemas para acceder a los servicios de salud sexual y materna. La situación es particularmente aguda en los países en desarrollo: allí, casi una de cada dos mujeres dice que tuvo dificultades para recibir vacunas críticas durante la crisis.

En muchos casos, el tratamiento no ha estado disponible debido a cierres o falta de capacidad en los hospitales, las consultas médicas y las clínicas, pero las mujeres también mencionaron el temor a contraer el virus como una razón para no buscar tratamiento. Con respecto a Covid-19, el 25% de las mujeres encuestadas dijeron que habían tenido dificultades para hacerse las pruebas; El 38% informó escasez de mascarillas faciales y gel desinfectante.

El acceso reducido a la atención médica puede traer problemas de salud a más largo plazo, especialmente si los casos de cáncer, diabetes o enfermedades cardíacas no se detectan o no se tratan. Nuestra encuesta muestra que el 60% de las mujeres con enfermedades crónicas se han retrasado en su tratamiento debido a la pandemia: Italia, México, España y Nigeria son los más afectados.

Para las mujeres más jóvenes con hijos que tienen presiones adicionales en su tiempo, la proporción es mayor: 72%. De las mujeres encuestadas, el 11% dijo que había desarrollado una enfermedad crónica o había visto empeorar una condición preexistente durante la crisis.

Existe una clara correlación entre estas cifras y los malos resultados de salud. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi el 90% de las mujeres que mueren de cáncer de cuello uterino lo hacen porque tienen poco acceso a la prevención, la detección y el tratamiento. Solo en el Reino Unido, se estima que un millón de mujeres no se sometieron a exámenes regulares de detección de cáncer de mama en los primeros dos meses de encierro. Estadísticamente, eso se traduce en casi 9.000 casos de mujeres que probablemente vivan con cáncer de mama no diagnosticado.

Ver estudio completo aquí