España, Francia y Portugal cambian el MidCat por un corredor de energía verde

Artículo publicado en EFEVerde

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció este jueves que España, Francia y Portugal han acordado abandonar el proyecto de interconexión energética transpirenaica del MidCat y sustituirlo por un «corredor de energía verde» que unirá Barcelona y Marsella.

Sánchez avanzó este acuerdo en declaraciones a los periodistas a su llegada a la reunión del Consejo Europeo y tras el encuentro que mantuvo en Bruselas con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro portugués, António Costa, para analizar el futuro de las interconexiones.

Corredor de energía verde

«Hemos llegado al acuerdo de sustituir el proyecto del MidCat por un nuevo proyecto que se va a denominar el corredor de energía verde y que va a unir la Península Ibérica a Francia y, por tanto, al mercado energético europeo, planteando la alternativa de Barcelona-Marsella», explicó.

Para avanzar en los detalles del proyecto, los tres líderes se volverán a reunir el 8 y 9 de diciembre en Alicante en los márgenes de la cumbre euromediterránea que se celebrará en esa ciudad española.

En esa reunión se pretende fijar ya los plazos para la inversión, el reparto de costes y el volumen de recursos económicos necesarios para que este proyecto se convierta en realidad.

Transición ecológica

Sánchez calificó de «muy buena noticia» este acuerdo tanto para los tres países como para la Unión Europea, ya que se está haciendo un ejercicio de solidaridad con todo el continente y que es consecuente con la apuesta por la transición ecológica.

Además, Sánchez, Macron y Costa valoraron los resultados de la excepción ibérica y acordaron empezar a trabajar en lo que el dirigente español denominó como un segundo pilar de esta iniciativa consistente en regular en el marco ibérico todo el almacenamiento de electricidad.

Esto permitirá también, a su juicio, ser más autónomos, resilientes y competitivos.

El jefe del Gobierno español agradeció la actitud, el trabajo y la voluntad política de Macron y Costa para lograr el acuerdo.

Explicó que este pacto para acelerar la interconexión energética debía tener una serie de premisas que se recogen en lo acordado.

En concreto, explicó que las interconexiones debían ser coherentes con la apuesta por la transición ecológica y que la Península y, en concreto España, que recordó que es uno de los países con mayor capacidad de regasificación, pudiera hacer frente a la demanda de solidaridad de otros países europeos ante el «chantaje energético» del presidente ruso, Vladímir Putin.

La tercera condición dijo que era que las interconexiones tuvieran una «aproximación dual», ya que no se trata de conectar sólo fuentes de energía como el hidrógeno o el gas, sino también impulsar las conexiones eléctricas entre la Península y Francia. 

Facebook
LinkedIn