China promete nuevos incentivos para reducir la contaminación

Traducción de artículo publicado en Reuters

SHANGHÁI, 5 mar (Reuters) – China introducirá nuevos incentivos para reducir la contaminación y las emisiones de carbono este año, pero la flexibilidad y la estabilidad siguen siendo las principales prioridades del país a medida que aumentan las presiones económicas, dijo el gobierno en documentos publicados el sábado.

Los compromisos ambientales de China han sido objeto de escrutinio este año mientras trata de apuntalar el crecimiento y reducir el impacto de las estrictas políticas de control de COVID-19 en su economía y cadenas de suministro.

El presidente Xi Jinping dijo en un discurso en enero que los ambiciosos objetivos de bajas emisiones de carbono del país no deberían realizarse a expensas de la seguridad energética y alimentaria o de la «vida normal» de la gente común.

El informe de trabajo del gobierno de China, presentado a la sesión anual del parlamento por el primer ministro Li Keqiang el sábado, dijo que la estabilidad, la expansión de la demanda interna y la seguridad alimentaria y energética seguirán siendo las principales prioridades en 2022.

Li dijo que China «trabajará más duro» para que el uso del carbón sea más limpio y eficiente, actualizará las centrales eléctricas de carbón para hacerlas más eficientes y mejorará la capacidad de las redes para absorber la energía producida por fuentes renovables.

Pero los esfuerzos para reducir el consumo de carbón y llevar las emisiones a su punto máximo se harían de «manera ordenada», agregó.

China, la mayor fuente mundial de emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento del clima, se comprometió a ser neutral en carbono alrededor de 2060, con un pico de emisiones antes de 2030.

Un informe separado publicado por la agencia estatal de planificación el sábado dijo que China «equilibraría el desarrollo y las reducciones de emisiones, así como las necesidades actuales y los beneficios a largo plazo».

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC, por sus siglas en inglés) dijo «un nivel apropiado de flexibilidad» en el consumo de energía para mantener estable la economía, y advirtió contra la implementación de políticas «demasiado simplistas y mecánicas» por parte de los gobiernos locales.

Retroceso

Los grupos ambientalistas han expresado su preocupación de que los temores sobre la economía lleven a China a retroceder en sus compromisos ambientales.

El uso de energía y carbón en el mayor país emisor de carbono del mundo creció a su ritmo más rápido en una década el año pasado, y también ha comenzado a construir grandes cantidades de nueva capacidad de energía a base de carbón.

No hubo un objetivo anual para la intensidad energética, la cantidad consumida por unidad de PIB, en el informe de trabajo del gobierno del sábado, y también dijo que China no incluiría los principales proyectos nacionales en los objetivos estatales de control del consumo de energía.

Sin embargo, el informe de trabajo prometió tomar medidas más enérgicas para tratar la contaminación en los principales ríos, lagos y bahías, e impulsar el reciclaje. Al mismo tiempo, la NDRC dijo que la forestación a gran escala continuaría este año.

En otro informe anual publicado el sábado, el Ministerio de Finanzas también dijo que aumentaría el presupuesto para la contaminación del aire en 2.500 millones de yuanes a 30.000 millones de yuanes (4.750 millones de dólares) este año, para apoyar la transición a una calefacción invernal limpia. También se elevó el presupuesto de contaminación del agua.

El Ministerio de Finanzas también dijo que reduciría las tasas del impuesto a las ganancias corporativas para las empresas de terceros involucradas en la reducción de la contaminación y trabajaría para establecer un fondo nacional para apoyar la transición hacia una baja emisión de carbono.