Una estrategia de China para reunir a los aliados de Estados Unidos

Estados Unidos debería reducir la retórica y tratar a China como un competidor formidable, no como un enemigo implacable. Una estrategia estadounidense de contención rígida o retroceso agresivo encontraría pocos adeptos en Europa o Asia, lo que implicaría que sería contraproducente estratégicamente.

Las formas autocráticas de China y su ambición estratégica están impulsando a las democracias del mundo a unirse en su contra. Pero, como deja en claro la reciente decisión de la Unión Europea de firmar un acuerdo de inversión con China, el peso geopolítico de China y el atractivo del comercio y la inversión chinos están tentando a muchos a ganarse el favor.

WASHINGTON, DC / LONDRES – Las relaciones de Estados Unidos con sus principales socios democráticos están listas para recuperarse drásticamente después de que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo. Los aliados en Europa y Asia disfrutan de la perspectiva de un presidente estadounidense comprometido a adherirse a las tradiciones democráticas en casa, honrar los compromisos estratégicos en el extranjero y ser un jugador de equipo.

Sin duda, las formas obstinadas de China motivan a las democracias del mundo a unirse en su contra. Sin embargo, su creciente peso geopolítico y el atractivo del comercio y la inversión chinos también tientan a muchos países, incluidas las democracias, a ganarse el favor de su gobierno. En consecuencia, Biden debería lanzar al principio de su presidencia un esfuerzo concertado para forjar un frente democrático unido en China, guiado por los siguientes tres principios.

Primero, Estados Unidos debería reducir la retórica y tratar a China como un competidor formidable, no como un enemigo implacable. Una estrategia estadounidense de contención rígida o retroceso agresivo encontraría pocos adeptos en Europa o Asia, lo que implicaría que sería contraproducente estratégicamente.

Es posible que los demócratas y los republicanos busquen superarse mutuamente cuando se trata de llamados a ser duros con China. Pero si los socios extranjeros ven que Biden está ansioso por luchar, Estados Unidos hará más para dividir que unir a las principales democracias del mundo. China ya tiene una influencia geopolítica y económica significativa en Asia y más allá, especialmente a través de la Iniciativa Belt and Road, su programa de inversión masiva en infraestructura global y desarrollo comercial. El genio no se puede volver a meter en la botella.

El realismo pragmático, no la grandilocuencia, debería guiar la estrategia de Estados Unidos hacia China. Por supuesto, Estados Unidos debería dejar claras sus líneas rojas, especialmente cuando se trata de la autonomía y la libertad de navegación de Taiwán en Asia-Pacífico. Pero Estados Unidos y China deberían aspirar a un liderazgo compartido en la región, un objetivo estratégico que disfrutaría de un amplio apoyo entre los aliados de Estados Unidos que ya temen la escalada de la rivalidad chino-estadounidense.

 

En segundo lugar, Estados Unidos y sus aliados clave necesitan unir sus armas para enfrentar a China en materia de comercio e inversión. El desacoplamiento económico no está a la vista; China está demasiado integrada en la economía global. No obstante, la competencia de las importaciones de China y sus prácticas comerciales desleales le han costado a las democracias desarrolladas millones de puestos de trabajo durante las últimas dos décadas. Presionar a China para que nivele el campo de juego puede beneficiarlos económicamente.

Estados Unidos y sus aliados deben unirse para maximizar la efectividad. Actuar unilateralmente, como lo hizo el presidente Donald Trump, y como lo está haciendo ahora la UE, solo juega con la fuerza de China al diluir el poder de negociación colectiva de las democracias del mundo. Los aranceles de Trump han hecho poco para liberalizar el mercado de China o reducir el déficit comercial de Estados Unidos.

En cambio, se requerirá presión global para rechazar las prácticas comerciales dañinas de China, incluidos los subsidios estatales y el robo de propiedad intelectual. Aunque el desacoplamiento a gran escala no está en las cartas, Estados Unidos debería unirse a sus aliados democráticos para alejarse de China cuando se trata de tecnologías sensibles, como semiconductores e inteligencia artificial. Lo mismo se aplica a la imposición de nuevos controles de exportación, el escrutinio y la regulación de la inversión china en el exterior, evitando a Huawei cuando se trata de construir redes 5G y repatriar la producción de alta gama.

Estos pasos se alinearían bien con las medidas nacionales que la administración Biden y los gobiernos de muchas otras democracias están preparados para tomar para generar más empleos y mejores salarios para los trabajadores manuales. El objetivo debe ser garantizar que el crecimiento económico y los beneficios del comercio sean más inclusivos. El gasto en infraestructura, educación y reciclaje, investigación y desarrollo y energías renovables puede ayudar a las principales democracias a mantener su ventaja competitiva sobre China.

Finalmente, Estados Unidos y sus socios democráticos deberían hablar con una sola voz cuando se trata de defender los derechos humanos. La condena decidida de la falta de voluntad de China de otorgar libertades básicas a sus ciudadanos pondrá al liderazgo de China a la defensiva en la corte de la opinión internacional. Y ayudará a reparar la erosión de la autoridad moral de Estados Unidos bajo Trump.

Los líderes demócratas pueden aumentar aún más los costos para los gobernantes de China imponiendo sanciones a los responsables de oprimir a la minoría uigur en Xinjiang y tomar medidas enérgicas contra Hong Kong. Cuando China recurre a la coerción económica para castigar a los países por criticar su historial de derechos humanos, como lo está haciendo con Australia, las democracias del mundo deberían responder de la misma manera.

Trabajar para construir un consenso en torno a estos tres principios no solo señalaría la profundidad del compromiso de la administración Biden de trabajar con sus socios. También jugaría con el palo más fuerte de Estados Unidos cuando se trata de manejar a China: sus alianzas.

China tiene un solo aliado, Corea del Norte, mientras que Estados Unidos tiene socios leales en todo el mundo. La economía de China será la más grande del mundo a finales de la década, pero su PIB seguirá siendo aproximadamente un tercio del tamaño colectivo de las principales democracias del mundo. Mientras estén unidas y sumen su peso geopolítico y económico, las principales democracias superarán a China en el futuro previsible.

Biden necesitará reunir todas sus habilidades persuasivas para forjar un enfoque coordinado hacia China. Pero su tarea se ve facilitada por el hecho de que incluso mientras miran los beneficios de un mayor comercio con China, las democracias en Europa y Asia están preocupadas por las intenciones de China. Darán la bienvenida a un presidente estadounidense que respete a los aliados y aprecie la necesidad del trabajo en equipo para tratar con China

Fuente: Project Syndicate