RCEP es una oportunidad para ampliar aún más la influencia económica de China

RCEP es el mayor tratado de libre comercio que fortalecerá a Asia como el motor económico del mundo

Con el RCEP, el foco de la economía mundial se desplazará más hacia el este. Para China, el acuerdo representa una oportunidad para ampliar aún más su influencia económica. Sin embargo, para las empresas de EE.UU. y Europa, es probable que las condiciones en la región se vuelvan más competitivas.

Sven Schubert, Estratega Superior de Inversiones de Vontobel AM, analiza el impacto económico y geopolítico que va a tener la Asociación Regional Integral, más conocido como el RCEP, el mayor tratado de libro comercio del mundo, firmado el 15 de noviembre por 15 países de la región Asia- Pacífico.

La Asociación Regional Integral (RCEP) desplaza el centro de gravedad de la economía mundial más hacia el este, permitiendo a China ampliar su influencia económica. Sin embargo, los efectos económicos reales del acuerdo apenas se sentirán antes de 2022 y es probable que las empresas europeas y estadounidenses se enfrenten a más obstáculos en la región.

El conflicto comercial entre EE.UU. y China aún continúa. Mientras tanto, China y otros países de Asia y el Pacífico crean la mayor zona de libre comercio del mundo hasta la fecha en la región. El 15 de noviembre, los jefes de estado y de gobierno de China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda acordaron un acuerdo correspondiente con la comunidad de estados del sudeste asiático ASEAN, que incluye a países emergentes como Laos, Tailandia, Vietnam e Indonesia. La zona de libre comercio, que comprende un total de 15 estados y alrededor del 30% de la producción económica mundial, afecta a unos 2.200 millones de personas, e incluso supera el Acuerdo de Asociación Económica (AAE) entre la Unión Europea y Japón, que entró en vigor el 1 de febrero de 2019 y abarca el 35% del comercio mundial.

Con el RCEP, el foco de la economía mundial se desplazará más hacia el este. Para China, el acuerdo representa una oportunidad para ampliar aún más su influencia económica. Sin embargo, para las empresas de EE.UU. y Europa, es probable que las condiciones en la región se vuelvan más competitivas.

¿Es el RCEP una medida estratégica de China para construir una base más sólida para su iniciativa «one belt, one road» y permitirle romper con un panorama comercial mundial que depende de los Estados Unidos?

Sí y no. China ha desplegado recientemente sus prioridades estratégicas para los próximos cinco años en su 19º Comité Central del Partido Comunista. La doble circulación (interna y externa) se ha convertido en una prioridad máxima. La circulación interna significa que China quiere fortalecer el mercado interno volviéndose autosuficiente y menos dependiente de las importaciones de bienes que son críticos para la economía china.

La guerra comercial ha demostrado que la economía china todavía depende de bienes como la tecnología de los semiconductores (China produce sólo el 30% de lo que consume) del extranjero. Ésta es sólo una dependencia, que la administración Trump utilizó como una palanca contra China. Por lo tanto, China quiere reducir su dependencia de la economía mundial reduciendo las importaciones de bienes críticos a largo plazo.

Sin embargo, la circulación externa también forma parte de la estrategia. China seguirá abierta a los inversores y productores extranjeros y es probable que liberalice aún más sus mercados de capitales. En el segundo trimestre, tras las fuertes salidas de capital del primer semestre, las entradas de capital de Asia (acciones y bonos) alcanzaron su nivel más alto de los últimos siete años. Ello se debe a que China abrió los mercados financieros a los extranjeros (por ejemplo, la inclusión en el índice de bonos). Esta tendencia continuará, ya que China seguirá dependiendo del capital extranjero si quiere tener éxito en su ascenso en la cadena de valor. Por lo tanto, a China le interesa mantener buenas relaciones comerciales, pero quiere reducir su dependencia de bienes críticos para la economía, en particular de los Estados Unidos.

¿Podría el RCEP ayudar a las economías asiáticas, en particular a los miembros de los mercados emergentes, a recuperarse de la pandemia?

El RCEP es claramente un desarrollo positivo desde el punto de vista económico, ya que hay mucho comercio en la región. Aproximadamente el 40% de las exportaciones asiáticas permanecen en la región asiática. Sin embargo, es poco probable que el impacto económico real se sienta a corto plazo, ya que la aplicación comenzará en 2021 y las reducciones arancelarias sólo se pondrán en marcha en 2022. No obstante, la recuperación económica es algo seguro, ya que muchos países asiáticos manejaron la crisis de la COVID-19 mejor que los países europeos o americanos.

Las repercusiones del acuerdo serán importantes no sólo porque fomenta el comercio intrarregional, sino también porque podría compensar las divergencias económicas de los niveles de vida entre los Estados miembros. Tenemos países de bajos ingresos (Myanmar, Camboya, Laos, Vietnam y Filipinas), medios (Indonesia, Tailandia, China y Malasia) y altos ingresos (Brunei, Corea del Sur, Japón y Singapur) en la unión. Por lo tanto, es muy probable que la reestructuración de la cadena de suministro esté recibiendo un nuevo impulso con algunas instalaciones de producción que se están trasladando de China a otros países del sudeste asiático.

En resumen, el RCEP tiene un efecto estimulante en el sentimiento de los inversores y fortalecerá a Asia como el motor de crecimiento mundial.

La India y EE.UU. no forman parte de la RCEP. ¿Significa su ausencia que China tendrá un poder significativamente mayor en el establecimiento de los términos de este bloque comercial?

La India decidió no formar parte del RECP porque habría sido el país con los segundos aranceles más altos (9,5% de promedio del índice de la OMC y el Banco Mundial) en el bloque comercial, lo que habría dado lugar a una mayor presión para reducirlos. El riesgo económico era simplemente demasiado alto para el gobierno indio.

Otro factor importante para responder a estas preguntas es la relación entre China y la India. En 2020, las tensiones entre China y la India han aumentado. El conflicto fronterizo causó víctimas humanas en ambos lados y la India prohibió la entrada de TikTok a su mercado interno. Debido a estas tensiones y al aumento de los aranceles indios dentro del bloque comercial, la participación de la India probablemente habría ralentizado las reducciones arancelarias.

La no participación de Estados Unidos refuerza no sólo el poder negociador de China sino también el poder de negociación de la región como conjunto. Una comparación con la UE ilustra este punto: las negociaciones con terceros son más fáciles como bloque con normas uniformes. Sin embargo, desde una perspectiva económica, la participación de Estados Unidos habría sido una señal clara de que se han atenuado las fricciones comerciales entre China y Estados Unidos, razón por la cual la participación de Estados Unidos habría sido beneficiosa para China en términos económicos. En resumen, las desventajas de la no participación de EE.UU., sin embargo, pesan más sobre el país norteamericano que sobre el RCEP.

¿Qué significa el acuerdo para las tensiones comerciales entre EE.UU. y China? ¿Podría ser parte de la estrategia de China para ganar una mayor influencia en el comercio mundial?

Más bien no. Ya hace una década que China sigue la estrategia de reducir su dependencia de las exportaciones y fortalecer el mercado interno. Y, de hecho, en los últimos años el país se ha vuelto menos dependiente de las exportaciones en general, y de las exportaciones a los Estados Unidos en particular. Entre 2006 y hoy, las exportaciones chinas disminuyeron del 36% al 19% del PIB. En el mismo período de tiempo las exportaciones a EE.UU. disminuyeron del 7% al 3% del PIB.

Por otra parte, la política de «doble circulación» de China significa que este país quiere abrirse más para atraer a los inversores extranjeros («circulación externa»). Al dar a los inversores extranjeros acceso al mercado chino, China está mejor protegida contra las sanciones extranjeras.

La industria tecnológica es un buen ejemplo. Como China es uno de los mercados de exportación más importantes para las empresas tecnológicas de los Estados Unidos, cualquier restricción de las autoridades de los Estados Unidos a las exportaciones de tecnología estadounidense a China también perjudicará al sector empresarial estadounidense. Por lo tanto, China tiene un gran interés en abrir aún más su economía a los inversores y productores extranjeros en los próximos años. El Fondo Monetario Internacional ha demostrado en numerosas publicaciones que el comercio mundial va de la mano de la innovación. Por lo tanto, cerrar un país a los inversores extranjeros sería un gran error.

Hay especulaciones de que EE.UU. podría volver a unirse a la Trans-Pacific-Partnerhsip (TPP) después de que Biden asuma la presidencia del país. ¿Podría esto cambiar de nuevo la dinámica de poder en la región?

Cierto, Biden podría intentar renegociar el TTP. Y China probablemente estaría feliz con las negociaciones con EE.UU. en general. Sin embargo, la guerra comercial ha cambiado la actitud de China con respecto a las relaciones comerciales con el país norteamericano. El gigante asiático todavía quiere buenas relaciones comerciales con su rival estadounidense, pero no a cualquier coste. Es por eso que reducirá su dependencia de EE.UU. en el futuro.

Las tensiones comerciales pueden disminuir bajo el mandato de Biden, pero es poco probable que su presidencia cambie la tendencia de que el centro de la actividad económica gravite hacia Asia.

Sin embargo, esto no significa que China vaya a romper el dominio de EE.UU. en términos económicos y financieros durante esta década. La profundidad de los mercados financieros, el dominio militar de Estados Unidos y la importancia del dólar son activos clave en la lucha por la supremacía. Además, los inversores mundiales todavía tienden a confiar más en las instituciones estadounidenses que en las chinas. Incluso la presidencia de Donald Trump no podría hacer ningún daño.

Fuente: Diario Abierto