¿Qué mercados emergentes están en mayor riesgo financiero?

Nuestra clasificación de 66 países muestra cuáles están en peligro y cuáles son relativamente seguros


(The Economist) ¿Qué llevar? La pregunta desconcierta a muchas personas sacudidas de sus rutinas por la pandemia. También preocupa a los inversores. El mundo está lleno de «camisas sucias», como dijo Bill Gross, un comerciante de bonos legendario, al contemplar los bonos que ofrecen los gobiernos muy endeudados. Pero tienes que ponerte algo. Por lo tanto, muchos inversores compran bonos del Tesoro, a pesar de las finanzas públicas menos que brillantes de Estados Unidos, porque es la «camisa menos sucia».

Las prendas más sucias se encuentran en otros lugares, entre los mercados emergentes del mundo. En conjunto, deben $ 17 billones de deuda pública, el 24% del total mundial. Dieciocho de ellos han tenido sus calificaciones crediticias reducidas en 2020 hasta ahora por Fitch, más que en todo el año anterior. Argentina ha perdido un pago de $ 500 millones por sus bonos extranjeros. Si no puede persuadir a los acreedores para que cambien sus valores por otros menos generosos antes del 22 de mayo, estará en incumplimiento por novena vez en su historia. La pila de ropa también incluye a Ecuador, que ha pospuesto $ 800 millones en pagos de bonos durante cuatro meses para ayudarlo a enfrentar la pandemia; Líbano, que incumplió con un bono de $ 1.2 mil millones en marzo; y Venezuela, que debe barriles de efectivo (y petróleo crudo) a sus tenedores de bonos, banqueros y benefactores geopolíticos en China y Rusia. A estos morosos pronto se les unirá Zambia,

A medida que la pandemia causa estragos en las economías y las finanzas públicas, la pregunta natural es: ¿quién será el próximo? Más de 100 países, incluida Sudáfrica, han pedido ayuda al FMI . Ya ha aprobado 40 de los préstamos pequeños y rápidos que brinda después de desastres naturales. Algunos países son clientes habituales. Egipto también está buscando un nuevo rescate solo nueve meses después de que retiró la última cuota de un préstamo acordado en 2016.

Cuando el virus sacudió por primera vez a los mercados financieros, surgió la amenaza de una crisis de los mercados emergentes en toda regla. Desde enero, los inversores extranjeros han retirado alrededor de $ 100 mil millones de bonos y acciones de mercados emergentes, según el Instituto de Finanzas Internacionales ( IIF ), una asociación bancaria. Eso es más del triple de lo que obtuvieron durante un período equivalente de la crisis financiera mundial (aunque estos números no cubren todos los flujos de capital, y las economías emergentes han crecido significativamente desde 2008).

La sensación de pánico ha comenzado a disminuir desde entonces. Las líneas de canje de la Reserva Federal a 14 bancos centrales, incluidos los de Brasil, México y Corea del Sur, han ayudado a aliviar la escasez mundial de dólares. Las salidas de capital han disminuido y los rendimientos de los bonos de los mercados emergentes han caído. Este aplazamiento tentativo invita a una evaluación más discriminatoria de las finanzas de los mercados emergentes. The Economist ha clasificado a 66 países con cuatro indicadores de fortaleza financiera (ver gráfico). Algunos, como Rusia, Perú y Filipinas, parecen relativamente robustos. Alrededor de 30 están angustiados o coqueteando. El alfabeto de alarma va de Angola a Zambia. Pero estos 30 representan una parte relativamente pequeña de la deuda y el PIB del grupo .

Covid-19 perjudica a las economías emergentes al menos de tres maneras: al bloquear a sus poblaciones, dañar sus ganancias de exportación y disuadir el capital extranjero. Incluso si la pandemia se desvanece en la segunda mitad del año, el PIB en los países en desarrollo, medido en paridad de poder adquisitivo, será 6.6% menor en 2020 de lo que el FMI había pronosticado en octubre.

El daño a las exportaciones será agudo. Gracias a los bajos precios del petróleo, los exportadores de petróleo del Golfo sufrirán un déficit en cuenta corriente de más del 3% del PIB este año, según el FMI , en comparación con un superávit del 5,6% el año pasado. Cuando las exportaciones no alcanzan las importaciones, los países suelen cerrar la brecha con préstamos del exterior. Pero la reversión de las entradas de capital ha sido acompañada por mayores costos de endeudamiento. En marzo, la prima de riesgo que los mercados emergentes deben pagar a los compradores de sus bonos en dólares aumentó a niveles angustiados (más de diez puntos porcentuales) para casi 20 gobiernos, un número récord, dice el FMI .

Para capear la crisis, las economías emergentes pueden necesitar al menos $ 2.5 billones, según el fondo, de fuentes extranjeras o de sus propias reservas. Una forma de garantizar que los países tengan más divisas es dejar de tomarlas. El grupo de gobiernos del G 20 ha dicho que se abstendrá de cobrar este año sus préstamos a los 77 países más pobres (aunque los prestatarios deberán compensar la diferencia más adelante). El grupo de países del G 7 ha instado a los prestamistas privados a que también muestren tolerancia. Un grupo de más de 70 acreedores privados apoya la idea, al tiempo que señala su «complejidad» y las «limitaciones» que enfrentan los prestamistas.

También puede ser menos necesario un estancamiento de la deuda de lo que parecía hace dos semanas, ya que los inversores se han calmado un poco. Eso puede reflejar un exceso de optimismo sobre el curso de la pandemia. Pero incluso el falso optimismo puede ser de gran ayuda para los mercados emergentes, al permitirles refinanciar la deuda en términos asequibles.

La calma relativa también permite una mirada más exigente a las tensiones de los mercados emergentes. Algunos tienen amplios déficits fiscales o externos; otros tienen deudas altas. En algunos, el eslabón débil es el gobierno; en otros lugares es el sector privado. La deuda puede ser en gran medida interna, o puede ser adeudada a extranjeros, y a veces también en moneda extranjera.

Nuestra clasificación examina 66 economías en cuatro posibles fuentes de peligro. Estos incluyen la deuda pública, la deuda externa (pública y privada) y los costos de los préstamos (representados, cuando sea posible, por el rendimiento de los bonos en dólares del gobierno). También calculamos sus posibles pagos al exterior este año (su déficit en cuenta corriente más sus pagos de deuda externa) y lo comparamos con su stock de reservas de divisas. El rango de un país en cada uno de estos indicadores se promedia para determinar su posición general.

Los países más fuertes, como Corea del Sur y Taiwán, están sobrecalificados para el papel de los mercados emergentes. Muchas economías más grandes, incluidas Rusia y China, también parecen robustas. La mayoría de los países que obtienen malos puntajes en nuestros indicadores tienden a ser pequeños. Los últimos 30 representan solo el 11% del PIB del grupo y menos de una cuarta parte de su deuda externa y pública.

La clasificación también revela las vastas diferencias en la fuente y la escala de las debilidades potenciales. Países como Angola, Bahrein e Iraq tienen una deuda pública que, según algunos, superará el 100% del PIB este año. Pero aproximadamente la mitad de las economías que examinamos tienen deudas por debajo del 60% del PIB , el umbral que se supone que deben cumplir los miembros de la zona euro (y que pocos lo hacen).

La crisis financiera asiática de 1997 demostró que las finanzas públicas sólidas no son suficientes para proteger una economía emergente si las empresas privadas solicitan grandes préstamos al exterior. La deuda pública de Mongolia parece manejable (menos del 70% del PIB ) pero su deuda externa (pública y privada) es casi el doble del PIB . Por el contrario, las conocidas debilidades fiscales de Brasil e India están en su mayoría confinadas dentro de sus propias fronteras.

Mientras tanto, los rendimientos de los bonos muestran cuán costosos serán los préstamos extranjeros. Dieciséis de las economías de nuestro grupo deben ofrecer rendimientos de más del 10% de sus bonos en dólares existentes para encontrar compradores. Pero más de 20 tienen bonos en divisas que rinden menos del 4%, el tipo de financiación barata que solía ser propiedad de los países ricos. Algunos, como Botswana, no tienen bonos en dólares, prefieren pedir prestado en su propia moneda.

En el transcurso de 2020, las 66 economías en nuestro ejercicio tendrán que encontrar más de $ 4 billones para pagar su deuda externa y cubrir cualquier déficit de cuenta corriente. Excluyendo a China, la cifra es de $ 2.9 billones. Pero esto deja de lado las reservas que las economías emergentes han acumulado. Los gobiernos en nuestro ejercicio tienen más de $ 8 billones en reservas de divisas (o casi $ 5 billones, excluyendo China). La mitad tiene suficientes reservas para cubrir todos sus pagos de deuda externa que vencen este año y cualquier déficit en cuenta corriente. El resto (incluidos 27 de los últimos 30) tienen un déficit de reserva combinado de aproximadamente $ 500 mil millones. Con mucho, la brecha más grande en términos de dólares está en Turquía, que ha agotado rápidamente sus reservas al intervenir para apuntalar la lira.

Los cálculos para el déficit de reservas ignoran el riesgo de fuga de capitales, cuando los propios ciudadanos de un país deciden sacar su dinero del país. Pero también suponen que los países no atraerán ninguna inversión extranjera directa y no podrán transferir ninguna de sus deudas vencidas este año. En marzo, tal escenario parecía demasiado plausible. Ahora se ve muy sombrío.

De hecho, en las últimas semanas, 11 economías emergentes han podido vender bonos por valor de más de $ 44 mil millones entre ellas, dice Gregory Smith de M & G Investments, un administrador de activos. Incluso Panamá, con grandes deudas externas y un gran déficit de reservas, emitió bonos con un rendimiento de menos del 4% a fines de marzo. La venta se superó tres veces. En un mundo de camisas sucias, a algunos inversores les gusta un sombrero de Panamá.

Artículo publicado en The Economist

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.