Los estudios sobre ODS 2030 en los planes curriculares de bachillerato y grado.

Son pocas las universidades que abordan estructuralmente los asuntos de los ODS 2030 en sus planes de estudio. Siendo estos temas centrales en los procesos de toma de decisión política y estrategias corporativas, los alumnos y profesionales que cursan la escuela secundaria y bachillerato no lo abordan como una estrategia obligatoria.

Incluso los grados de masters y especializaciones no tienen una estructura de contenidos profunda sobre estos aspectos, ocurriendo un desfase entre lo que existe formalmente y lo que se necesita para abordar los desafíos de la humanidad

Este es uno de los temas centrales que el ministro de Universidades, Manuel Castells, estaría preparando para lanzar en la primera parte de su reforma universitaria, destinada, también, a aligerar las trabas administrativas de las agencias de calidad y permitir que los alumnos configuren carreras a la carta como en EEUU. De esta manera, acercar la empresa a la universidad

Otro de los aspectos que traería consigo esta nueva Ley es que todos los nuevos planes de estudios universitarios que se aprueben a partir de ahora deberán incluir de forma obligatoria enseñanzas relacionadas con la igualdad entre hombres y mujeres. Lo anunció hace algunas semanas en el Congreso el ministro de Universidades, Manuel Castells, quien dijo que por primera vez esta medida “será por ley”, y lo concreta el borrador del Real Decreto por el que se establece la Ordenación de las Enseñanzas Oficiales en el Sistema Universitario Español.

El texto, que está en proceso de consulta pública, señala que “entre los principios generales que deberán inspirar el diseño de los nuevos títulos, los planes de estudios deberán tener en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, en particular, que cualquier actividad profesional debe realizarse desde el respeto a los derechos fundamentales y de igualdad entre hombres y mujeres, debiendo incluirse, en los planes de estudios, enseñanzas relacionadas con dichos derechos, conforme a las competencias inherentes al título”.

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha aplazado la tramitación de su reforma universitaria ante el malestar que ha causado en los profesores, que le reprochaban que hubiera sometido a consulta pública un real decreto tan relevante como el de Ordenación de las Titulaciones Universitarias en plena pandemia de la Covid-19. El sindicato CCOO incluso había movilizado a sus servicios jurídicos para presentar una reclamación con el fin de conseguir la nulidad del proceso.

El borrador, adelantado por EL MUNDO, contempla, entre otras cosas, estrechar los vínculos entre las empresas y las universidades, permitir las carreras a la carta, imponer en todas las titulaciones el estudio de la igualdad de género y consolidar la coexistencia de los grados de tres y cuatro años, lo que se interpreta como un respaldo al controvertido modelo 3+2.

El plazo de consulta pública inicialmente terminaba el pasado viernes 8 de mayo, pero Castells lo ha ampliado 15 días, después de que finalice el estado de alarma. Fuentes del ministerio explican que el texto no se va a guardar para siempre en un cajón, sino que “se ha extendido el plazo, a petición de los sindicatos, para que los colectivos tengan más tiempo para entregar observaciones”.

En CCOO opinan que “éste no es el momento adecuado para abordar una reforma estructural del sistema universitario” y aseguran que “tal ha sido la precipitación del ministerio que incluso incumplió la suspensión de plazos administrativos establecida por el propio Gobierno durante el estado de alarma por Covid-19”.

“NORMATIVA INNECESARIA Y LESIVA”

Consideran que es una normativa “innecesaria” porque la enseñanza de la igualdad “se puede hacer sin necesidad de un nuevo real decreto”. Además, la ven “lesiva” porque “introduce definitivamente el 3+2, que castiga a los estudiantes con menos recursos y favorece el mercado de títulos de posgrado en las universidades privadas”.

Algunos profesores ven en esta reforma un intento de beneficiar a campus como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), a la que Castells ha estado vinculado.

Artículo editado por nuestra casa a partir de artículos diversos como El Mundo y El Periódico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.