Líderes europeos y africanos piden un nuevo acuerdo para África

En un año, la pandemia detuvo un cuarto de siglo de crecimiento económico constante en África, interrumpió las cadenas de valor y provocó un aumento sin precedentes de la desigualdad y la pobreza. Como resultado, el mundo entero está en riesgo, porque la economía global podría perder uno de sus futuros motores de crecimiento.

La pandemia de COVID-19 nos ha enseñado que ya no podemos tratar crisis aparentemente lejanas como problemas lejanos. Lo que sucede en cualquier lugar puede afectar a las personas en todas partes. Por eso es tan importante abordar el impacto y el legado de la pandemia en África.

Aunque África ha sufrido menos casos y muertes por COVID-19 que otras áreas del mundo, el impacto de la pandemia en el continente podría ser más sostenido, arraigado y desestabilizador para todo el planeta. En un año, la pandemia detuvo un cuarto de siglo de crecimiento económico constante, interrumpió las cadenas de valor y provocó un aumento sin precedentes de la desigualdad y la pobreza.

Pero no solo África corre el riesgo de perder su oportunidad de emerger completamente del COVID-19. La economía global podría perder uno de sus futuros motores de crecimiento.

África tiene todo lo necesario para superar la crisis pandémica y conducir al mundo hacia un nuevo ciclo de crecimiento sostenible: jóvenes emprendedores e innovadores, recursos naturales que pueden suministrar una base industrial local y un proyecto de integración continental muy ambicioso. Pero África no tiene los instrumentos para recuperarse de una crisis tan grande como inesperada.

Si bien el Fondo Monetario Internacional estima que los países africanos necesitarán $285 mil millones en financiamiento adicional para 2025, no existe un plan o mecanismo de recuperación para asegurar estos recursos. Mientras que otras regiones ahora están viendo señales de una rápida recuperación económica, la incapacidad de África para combatir la pandemia con las mismas ventajas podría alimentar una crisis económica y social que niega a sus jóvenes las oportunidades que necesitan y merecen.

La solidaridad internacional comenzó a dar resultados poco después de que comenzara la pandemia. Los pagos del servicio de la deuda de los países más pobres se suspendieron en el marco del G20 y se puso a disposición asistencia financiera excepcional del FMI, el Banco Mundial y otros donantes, incluida Europa.

Pero las instituciones que han apuntalado la solidaridad internacional durante décadas están llegando a sus límites. Se han visto debilitados a corto plazo por las enormes desigualdades en el acceso a las vacunas. También se ven debilitados por importantes divergencias económicas, que ninguna medida de emergencia parece capaz de detener.

Por eso se necesita un nuevo marco, un New Deal ambicioso y audaz. Y la primera prueba de esta iniciativa debe ser el acceso a las vacunas COVID-19. A través de COVAX, el pilar de vacunas del Acelerador de acceso a herramientas COVID-19 (ACT) de la comunidad internacional, y el Equipo de tareas de adquisición de vacunas africanas, se entregarán cientos de millones de dosis a África en los próximos meses. Las dosis de vacunas solicitadas con antelación se comparten a través de canales multilaterales, y la protección de los trabajadores de la salud es la máxima prioridad.

Pero no es suficiente. La vacunación es la política económica más importante del mundo en este momento: sus beneficios se miden en billones, su costo en miles de millones. Es la inversión de mayor rendimiento a corto plazo. Por lo tanto, debemos movilizar instrumentos financieros innovadores para aumentar la financiación del ACT Accelerator, a fin de alcanzar el objetivo de cobertura de vacunación de África, establecido en 60-70% por los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades. Pedimos al FMI que reconozca el uso de derechos especiales de giro (DEG, la unidad de cuenta del Fondo) para financiar este esfuerzo.

Además, como afirma la Declaración de Roma de la Cumbre Mundial sobre la Salud celebrada el 21 de mayo, la clave para combatir futuras pandemias es transferir no solo licencias, sino también experiencia a los productores de vacunas de los países en desarrollo. A la espera de la conclusión de un acuerdo sobre propiedad intelectual actualmente en negociación en la Organización Mundial del Comercio, África debe poder producir vacunas utilizando tecnología de ARN mensajero (ARNm) y romper un acuerdo, dentro de la OMC, sobre los aspectos de la propiedad intelectual relacionados con el comercio. Régimen de derechos (ADPIC). Con el impulso de la cumbre de París para líderes africanos, europeos y financieros, celebrada el 18 de mayo, dichas asociaciones de producción se financiarán y avanzarán en los próximos meses.

El segundo componente de un New Deal para África es una inversión a gran escala en salud, educación y la lucha contra el cambio climático. Debemos permitir que África proteja este gasto de los desembolsos para inversiones en seguridad e infraestructura, evitando que el continente caiga en un nuevo ciclo de deuda excesiva. A corto plazo, a pesar del éxito espectacular de algunos países africanos en la explotación de los mercados internacionales de capital, los acreedores privados no proporcionarán los recursos financieros necesarios.

África necesita un impacto positivo en la confianza. La cumbre de París nos ha permitido consolidar un acuerdo sobre una nueva asignación de DEG de 650.000 millones de dólares, de los cuales 33.000 millones se destinarán a países africanos. Ahora queremos ir más allá con dos compromisos voluntarios.

Primero, necesitamos el compromiso de otros países para movilizar parte de sus asignaciones de DEG para África. Como primer paso, esta reorientación de recursos permitiría liberar un umbral inicial de 100.000 millones de dólares para África (y los países vulnerables de otros lugares).

En segundo lugar, las instituciones africanas deben participar en el uso de estos DEG para apoyar la recuperación del continente y el progreso hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 . Esto, a su vez, puede allanar el camino para una revisión de nuestra arquitectura financiera internacional que dé mayor peso a las instituciones africanas.

Hacemos un llamado a todos los miembros de la comunidad internacional para que asuman este doble compromiso.Suscríbase a nuestro boletín semanal, PS el domingo

Por último, debemos centrarnos en el principal activo de África: su dinamismo empresarial. Las empresas muy pequeñas, pequeñas y medianas del continente son el sustento para el futuro de las mujeres y los jóvenes africanos, pero el sector privado es rehén de la informalidad y la financiación insuficiente. Es por eso que debemos centrarnos en mejorar el acceso de los empresarios africanos a la financiación centrándonos en las fases más cruciales de sus proyectos, en particular la puesta en marcha.

El objetivo de la cumbre de París era llegar a un acuerdo sobre cuatro objetivos: acceso universal a las vacunas COVID-19, incluso a través de la producción en África; fortalecer las posiciones y roles de las instituciones panafricanas dentro de una nueva arquitectura financiera internacional; relanzar la inversión pública y privada; y el apoyo a la financiación a gran escala del sector privado africano. Nuestra tarea en los próximos meses será promover estos objetivos en los foros internacionales y como parte del próximo mandato de seis meses de Francia como presidente del Consejo de la Unión Europea.

Por: Emmanuel Macron, Paul Kagame, Cyril Ramaphosa, Macky Sall, Project Syndicate