La respuesta de Coronavirus da vuelta la agenda de la UE

La crisis actual requiere un replanteamiento importante de las prioridades políticas de la UE para los próximos cinco años.

Por: Karel Lannoo

La UE se enfrenta a una gran transformación, incluso mayor que la que siguió a la crisis financiera y soberana de hace 10 años. Pero para que esta transformación funcione, se requiere liderazgo e imaginación, así como previsión por parte de sus miembros. La insularidad y la retirada de los Estados europeos en sí mismos no ayudará a combatir una crisis que solo resalta la necesidad de una mayor cooperación y una respuesta verdaderamente europea. La retirada prolongada del Reino Unido puede ayudar a los 27 estados miembros a avanzar en esta dirección, pero está lejos de ser un hecho. Se requiere una nueva y profunda agenda para los próximos años para combatir la recesión que ha precipitado la pandemia, pero se están dando los primeros pasos.

El coronavirus ha restablecido la agenda de la Comisión Europea. La presidente Von der Leyen acababa de completar los primeros 100 días simbólicamente importantes en el cargo cuando se produjo la pandemia en marzo pasado, y objetivos como el plan para una Comisión Geopolítica, una política industrial de la UE y la autonomía estratégica ahora tienen una relevancia diferente, ya que todos los esfuerzos ahora pasan a combatir COVID-19. Estas, y muchas otras prioridades de la Comisión, siguen siendo importantes, pero ahora son aún más difíciles de lograr. Sin embargo la crisis debería servir como un llamado de atención a los Estados miembros de que existe una necesidad de planificación en toda la UE para enfrentar las amenazas globales. .

Se pueden establecer muchos paralelismos con la crisis financiera y soberana, que también expuso los poderes limitados de la Comisión de la UE y la preeminencia de los estados miembros, y la necesidad de soluciones estructurales drásticas para que la UE siga siendo relevante. La crisis anterior también produjo algunas soluciones innovadoras, como el papel central desempeñado por el BCE y la creación de entidades supranacionales como el mecanismo de estabilidad europeo (ESM) y el mecanismo de supervisión único (SSM). Hasta cierto punto, la UE ha respondido decisivamente a corto plazo, con el anuncio del BCE del Programa de compra de emergencia pandémica (PEPP) y con la bienvenida del Consejo Europeo, hoja de ruta europea conjunta para el levantamiento de la medida de contención de COVID-19 el 23 de abril de 2020.

A más largo plazo, la base puede establecerse en las próximas semanas con la aprobación prevista del marco financiero plurianual (MFP) de la UE, el bloque de siete años del planificación presupuestal. Una vez hecho esto, el trabajo duro puede comenzar a adaptar las políticas de la UE, y posiblemente incluso el Tratado de la UE, para enfrentar los desafíos planteados por COVID-19, como se hizo para el MEDE.

Para un público más amplio, la caja de herramientas de la UE sigue sumida en la complejidad y la opacidad, lo que impide la comunicación. Además, una vez más, la respuesta de la UE ha sido vista en general como inadecuada, y se culpa a la UE de todo tipo de deficiencias. La crítica es más aguda en Italia, donde se culpa a la UE por la falta de solidaridad, a pesar de que la política de salud es una competencia nacional o local. Estas dudas se han reflejado en la caída del apoyo a la UE en las encuestas en ese país. En términos más generales, esto también puede ser indicativo de la falta de una opinión pública europea, lo que es especialmente grave en tiempos de crisis, cuando hay que avanzar rápidamente. Los debates continúan siendo dirigidos en gran medida a través de los medios de comunicación nacionales, y casi no hay debate en toda Europa.

Al observar la reacción inicial a esta crisis, la falta de respuesta adecuada es algo de lo que se puede culpar colectivamente a Europa. La mayoría de los estados de la UE reaccionaron tarde, minimizaron la amenaza de la pandemia o fueron ingenuos acerca de las posibles consecuencias devastadoras del virus. Algunos estados lograron contenerlo antes de ser golpeados con fuerza, pero solo después de que vieron lo que estaba sucediendo en el norte de Italia, y la mayoría de los bloqueos solo ocurrieron más de un mes después de que se informaron los primeros casos en una estación de esquí en Francia en finales de enero.

La UE como un conjunto de instituciones tampoco reaccionó rápidamente a la crisis. La política de salud no es una competencia de la UE como hemos dicho, y las instituciones de la UE solo tienen poderes de coordinación limitados, y solo pueden solicitar a los Estados miembros que informen a la UE sobre las medidas que adoptan cuando se enfrentan a crisis de salud (Art. 168.2 TFUE). Sin embargo, las entidades de la UE a cargo de las capacidades de política de salud del bloque, aunque limitadas, estuvieron ausentes casi por completo en las primeras semanas de 2020, cuando la pandemia estaba en su apogeo en China y se estaba consolidando en Italia. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), que es la «agencia oficial de la UE destinada a fortalecer las defensas de Europa contra las enfermedades infecciosas», apenas advirtió de antemano la inminente catástrofe. La Comisión, que supervisa el ECDC, también ha estado constantemente detrás de la curva sobre la amenaza de la pandemia y las implicaciones que podría tener en las economías y libertades de la UE. La DG Santé, la dirección general de la Comisión de la UE a cargo de la política de salud, estuvo casi en silencio. Fue solo a partir de mediados de marzo que el presidente de la Comisión, un médico y el presidente del Consejo Europeo comenzaron a actuar con decisión, y luego las instituciones de la UE cambiaron al modo de crisis. Para entonces, la situación en el norte de Italia se había vuelto dramática. y luego las instituciones de la UE cambiaron al modo de crisis. 

Si observamos las desastrosas consecuencias económicas de la crisis hasta el momento, nos queda claro que la UE tendrá que tener un papel más importante en lo que respecta. Asistencia sanitaria y control de enfermedades. La asistencia sanitaria no puede desconectarse de las otras áreas de competencia de la UE, como el mercado único, el comercio, la competencia y las libertades civiles. La forma en que los Estados miembros han reaccionado a esta crisis limitando el movimiento personal y el comercio de manera desarticulada y al azar solo debilita a la UE. Ha socavado profundamente los derechos y libertades de las personas en la UE y el estado de derecho, en contra de los principios fundamentales de proporcionalidad y no discriminación.

Para actuar como un bloque económico unido, la UE también necesitará tener poderes prospectivos y de coordinación más fuertes para gestionar los riesgos de pandemia. Tendrá que examinar más de cerca los presupuestos sanitarios como parte del régimen de gobernanza económica de la UE, para mapear su capacidad médica y farmacéutica, y para coordinar los esfuerzos de investigación a nivel europeo en biotecnología. Y para que los países de la UE continúen orgullosos de tener el sistema de seguridad social más fuerte del mundo, es mejor que actúen juntos para protegerlo.

Del lado de la gobernanza, la UE ya ha comenzado a analizar el gasto en seguridad social., como parte de la supervisión de las finanzas públicas a través del programa del semestre de la UE: el ciclo anual de coordinación de políticas económicas y fiscales de la UE. En el futuro, esto tendrá que profundizarse para detectar grandes discrepancias entre los estados miembros y permitir ganancias de eficiencia en el gasto en atención médica. Desde el inicio de la pandemia, muchos ciudadanos europeos han sido conscientes de las enormes diferencias entre las prácticas y las capacidades en materia de salud pública en la UE. Esto tendrá que estar mucho más alineado y se deben promover las mejores prácticas. Un cambio en el Tratado de la UE no debe excluirse para otorgarle a la UE más competencias en esta área, para evitar reacciones descoordinadas en el futuro, en caso de que lleguen circunstancias similares. Esta crisis también ha llevado a enormes restricciones en el movimiento de personas y bienes,

El Tratado sobre el funcionamiento de la UE actualmente establece explícitamente que la acción de la UE cubrirá la lucha contra los principales flagelos de salud, promoviendo la investigación sobre sus causas, su transmisión y su prevención ”(Art. 168.1) y alienta y promueve la cooperación entre los miembros. Estados en el campo de la salud pública, pero lamentablemente ha habido poca evidencia de esto durante la crisis COVID-19. Dado que la política sanitaria sigue siendo una competencia nacional celosamente protegida, rara vez se tolera la interferencia de la UE en este asunto. Esto quedó claro en la diversidad de normas aplicadas en toda la UE y en la amplia gama de métodos y metodologías utilizados para registrar e informar casos. Incluso si la calidad de la asistencia sanitaria continúa divergiendo como resultado de las diferencias en el poder adquisitivo en la UE, el seguimiento de los asuntos de salud pública debería ser comparable en toda la UE. Se debe hacer el mismo esfuerzo, como con el Tratado de Maastricht, para hacer que los datos de finanzas públicas sean comparables en todo el bloque. La situación actual solo ha llevado a una conciencia limitada sobre el brote de la enfermedad, la confusión y la incapacidad para actuar. A menudo, también ha llevado a comparaciones incompletas o defectuosas entre la eficacia de los estados para combatir la crisis.

Un rediseño fundamental de la función y las funciones del ECDC debería ser una prioridad. Incluso después de varios meses de esta crisis, muchos europeos nunca han oído hablar de esta agencia de la UE y su director, pero posiblemente hayan oído hablar de su equivalente estadounidense: los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) o el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas ( NIAID) del Dr. Fauci. La agencia con sede en Copenhague, con un presupuesto anual de 59 millones de euros y un personal total de aproximadamente 270 personas, debe seguir el modelo de la Junta Europea de Riesgo Sistémico que se creó después de la crisis financiera, y el papel central del BCE en el monitoreo riesgos financieros. Las pandemias son sistémicas; crean efectos dominó y deben abordarse en la fuente a través del monitoreo de enfermedades en todo el mundo y mediante el seguimiento relacionado del movimiento de personas. Es obvio que para un área geográfica pequeña como Europa, esto se puede lograr combinando experiencia en lugar de tenerla dispersa en muchos estados diferentes. Esto ciertamente beneficiará a los estados más pequeños, de los cuales hay muchos en la UE. La agencia también debería estar representada a nivel mundial en los organismos internacionales pertinentes, incluso en la OMS. Esto requerirá un cambio dramático pero necesario para el funcionamiento y el papel de la agencia.

Otra razón para una mayor coordinación europea de la asistencia sanitaria es la dimensión geopolítica. La UE necesita una supervisión mucho más estrecha de las cadenas de valor en la producción de productos farmacéuticos y equipos médicos, y debe tener una visión general de las capacidades y áreas de autonomía estratégica en estos sectores. En un mundo de crecientes tensiones comerciales y la disminución del peso del orden multilateral, una dependencia excesiva de terceros países puede poner en riesgo la asistencia sanitaria pública, como vimos en los picos de la crisis y la lucha por equipos de protección personal (EPP) y respiradores. También puede ser explotado por terceros países en busca de favores o para socavar el orden legal de la UE. Por su parte, la UE necesita reunir más recursos para impulsar el desarrollo de una vacuna y adquirir los suministros necesarios de ingredientes y reactivos. 

Fue reportado recientemente que la compañía farmacéutica más grande con sede en la UE primero suministraría vacunas a los estadounidenses, ya que los Estados Unidos invirtieron más a través de Barda, una autoridad federal de investigación biomédica. De este modo, Barda protege a la industria, pero a cambio solicita suministros para el mercado interno. El CEO de la compañía sugirió que la UE debería crear algo similar.

La UE y sus vecinos cercanos albergan un sector farmacéutico grande y vibrante , pero no existe un monitor o libro de hechos, disponible al público. Los grupos farmacéuticos europeos forman la mitad de la lista de las diez principales compañías por capitalizaciones de mercado, y su peso combinado domina las acciones europeas. Pero durante unos 25 años, el sector ha estado deslocalizando la investigación y subcontratando la producción a países fuera de la UE, disminuyendo el papel de liderazgo de Europa y poniendo en peligro su autonomía, creando así peligrosas dependencias de terceros países. Hoy, uno de cada dos tratamientos nuevos proviene de los EE. UU. Y la participación en el mercado chino está creciendo, mientras que la de Europa ha disminuido. Se requiere un mapeo de las capacidades de la industria farmacéutica europea a través de alguna forma de balance consolidado de sus activos combinados, y también un registro de sus dependencias en terceros países, dada la influencia potencialmente crítica de la industria sobre los sistemas de salud europeos. La industria está estrechamente entrelazada con las administraciones nacionales de salud, debido a los subsidios a menudo elevados que se les otorgan, que varían ampliamente entre los mercados. Además, los precios se establecen en función del poder adquisitivo local y no existe un precio único para toda la UE. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que autoriza los medicamentos para el mercado de la UE, debería, junto con la Comisión Europea, desempeñar un papel central aquí.

Estas consideraciones subrayan la necesidad de una política industrial europea, que resucita un viejo debate que ha perseguido a los responsables políticos europeos, en este caso, en el ámbito de los productos farmacéuticos. La UE presentó sus últimos planes de política industrial el 10 de marzo, pero esta comunicación no se redactó teniendo en cuenta la actual crisis de salud, sino que se centra principalmente en la transición verde y digital, y la necesidad de autonomía estratégica en estas áreas. Agrega apresuradamente que a fines de 2020 también se elaborará una estrategia farmacéutica de la UE, en vista de la crisis de salud en curso, que cubrirá la necesidad de garantizar suministros críticos de medicamentos e innovación. Sin embargo, esto plantea la cuestión de si Europa puede hacerlo de manera efectiva, en comparación con sus estados miembros, que actualmente mantienen la plena competencia en este ámbito.

Sin embargo, una política industrial para productos farmacéuticos puede ir en contra del objetivo de los acuerdos de libre comercio (TLC) que la UE ha concluido recientemente con terceros países, que están diseñados para reducir las barreras arancelarias y no arancelarias, y así alentar el comercio, que a su vez crece dependencias internacionales y cadenas de valor. En el sector financiero, se permite una excepción para la liberalización del mercado en una ‘separación prudencial’, lo mismo debería considerarse en la industria farmacéutica, pero a nivel de la UE. los TLC también hacen cumplir los derechos de propiedad intelectual o las patentes de las grandes compañías farmacéuticas, en su mayoría con sede en países ricos, a expensas de los países en desarrollo. Este es un viejo debate, que ciertamente está resurgiendo con esta crisis.

La UE ha hecho mucho para crear un entorno para la aprobación de medicamentos, que lleva a cabo EMA, la agencia que recientemente se mudó de Londres a los Países Bajos como consecuencia de la retirada del Reino Unido. También apoya la investigación sobre el desarrollo de nuevos medicamentos, a través de asociaciones público-privadas y con el apoyo de fondos europeos. Sin embargo, al igual que con la atención médica, las principales palancas permanecen en manos nacionales, donde también se basa la mayor parte del apoyo financiero.

El centro científico de la Comisión, el Centro Común de Investigación, que emplea a unas 3000 personas, actualmente se centra principalmente en las áreas que caen dentro de las competencias de la UE, y actualmente se presta muy poca atención a la asistencia sanitaria. El programa de investigación de la UE, Horizon, cuenta con importantes líneas de financiación para la biotecnología y la investigación cooperativa, también para el sector privado. El actual programa Horizon (2014-2020) ha asignado € 2,1 mil millones para el programa de financiación principal en este dominio, a través de la investigación de vacunación y el apoyo a la iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI), que está cofinanciada con el sector privado. Pero esto es menos de lo que se necesita, dado el alto costo del descubrimiento de vacunas. La investigación de vacunas es costosa, prolongada y con una tasa de éxito limitada, y obviamente es mejor hacerlo en estrecha colaboración con otros. Esto podría mitigarse mediante la emisión de bonos de vacunas , cuyos costos de investigación podrían ser asumidos por un amplio grupo de inversores públicos y privados.

Europa sigue siendo un punto de acceso para la investigación biotecnológica, pero el paisaje está muy fragmentado, lo que se refleja en el hecho de que Estados Unidos genera cerca del triple de patentes para nuevos medicamentos que Europa y China, cerca de nueve veces más. Las compañías europeas de biotecnología fueron responsables del 13% de los nuevos medicamentos aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. En 2017 y 2018, mientras que las biotecnológicas estadounidenses fueron responsables del 78%. Sin embargo, la participación de Europa en nuevos medicamentos podría crecer si sus biotecnologías pudieran atraer más inversión. Actualmente reciben solo el 20% de la financiación de sus homólogos estadounidenses, y el 98% de las ofertas de seguimiento de las biotecnologías europeas se han realizado en intercambios estadounidenses en lugar de europeos. La falta de un mercado de capitales integrado y con rendimiento en la UE es otro impedimento para su rendimiento para el sector biotecnológico.

Una estrategia de datos europea es una parte importante de la política industrial de la UE, donde también entran en juego los intereses del sector farmacéutico. Una vez más, las ambiciones para una era digital europea se elaboraron sin tener en cuenta la crisis de salud, y muestran la dificultad práctica del proyecto . Los datos europeos en manos europeas suenan maravillosos, pero una crisis de salud muestra la necesidad de una capacidad de reacción inmediata, que actualmente no existe. Alternativamente, los Estados miembros pueden seguir su propio camino por falta de una solución europea, o los datos terminan en manos de Big Tech, que tienden a estar en los Estados Unidos, como lo ha demostrado el debate sobre las aplicaciones de rastreo. En ambos casos, el mercado europeo sufre.

Específicamente para el sector farmacéutico de la UE, no existe un mercado único de datos de la UE, cuya perspectiva se ve obstaculizada por las disposiciones nacionales de interés público y por la falta de espacios de datos nacionales para la atención médica, debido a las diferencias en las opiniones sobre la privacidad y los diferentes grados de automatización en salud en diferentes países. El emblemático Reglamento General de Protección de Datos de la UE (GDPR) a menudo se ve como un obstáculo para el desarrollo de una política de salud de la UE.

Y ahí está la dimensión social. La crisis actual obviamente no afecta a todos los europeos de manera uniforme. Si bien, en general, Europa tiene el sistema de salud pública más generoso del mundo, los primeros datos desde la crisis del coronavirus indican que afecta principalmente a los ancianos, los más débiles, los menos educados y los más pobres de la sociedad. Ya se estaba trabajando para obtener un salario mínimo en toda la UE, que sin duda se acelerará con esta crisis, pero otros aspectos también avanzarán en la agenda.

En términos más generales, la pandemia actual es un gran desafío para la ambición de la UE de formar una «unión cada vez más estrecha». La cohesión entre regiones y países se ha visto afectada, ya que parece que hay grandes diferencias en la asistencia sanitaria, y aún más a medida que los impactos sobre las finanzas públicas y los diferenciales de tasas de interés sobre la deuda pública se vuelven claros. El programa de compra de valores masivos (PEPP) del BCE puede abordar temporalmente este problema, pero las soluciones a largo plazo tendrán que provenir de otras instituciones y para un aumento sustancial en el presupuesto de la UE. Esto fue propuesto en el presupuesto de la próxima generación de la Comisión de la UE el 27 de mayo, con un gran aumento del presupuesto para las políticas de cohesión.

Por lo tanto, la crisis actual requiere un replanteamiento importante de las prioridades políticas de la UE para los próximos cinco años. Parece que la Comisión de la UE, en cooperación con sus estados miembros, está en camino hacia un cambio profundo, pero esto requerirá cooperación a todos los niveles, y no se garantiza un resultado positivo. El anuncio conjunto del presidente francés y la canciller alemán el 18 de mayo es una señal de que existe la voluntad de hacer las cosas. El Consejo Europeo ahora deberá aprobar el presupuesto de la UE para los próximos siete años, lo que puede servir como base para un cambio profundo en la formulación de políticas de la UE en los próximos años.

Artículo publicado en Police Network

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.