La descarbonización del gas es clave para los objetivos climáticos, según una consultora noruega

Traducción de noticia publicada en Reuters por Nerijus Adomaitis

Solo el 13% del gas natural utilizado a nivel mundial en 2050 será despojado de dióxido de carbono, lo que representa un gran desafío para alcanzar los objetivos del acuerdo climático de París, dijo el martes la consultora de energía DNV GL.

El grupo con sede en Noruega, que asesora a compañías petroleras y de energía renovable, pronostica un calentamiento de 2,3 grados centígrados para finales de siglo, un nivel que, según los científicos, tendrá efectos catastróficos.

DNV GL espera que el gas supere al petróleo como la mayor fuente de energía para 2026, ya que los gobiernos buscan limitar el calentamiento al objetivo de 2 grados establecido en el acuerdo de París. Las emisiones de dióxido de carbono se pueden eliminar del gas convirtiéndolo en hidrógeno, en combinación con la captura y almacenamiento de carbono (CAC), o después de que se quema.

“CCS necesita moverse a toda marcha … también para producir más hidrógeno libre de emisiones”, dijo en el informe el director ejecutivo de DNV GL, Remi Eriksen.

Se espera que más del 40% del gas utilizado en Europa se descarbonice a través de CCS para 2050, según la tecnología actual y las tendencias políticas, dijo DNV GL. Pero se necesitaban mayores esfuerzos para limitar el calentamiento global de este siglo muy por debajo de dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales.

“El gas natural descarbonizado, incluido el hidrógeno, desempeñará un papel clave en la transición hacia el futuro energético que la humanidad desea y necesita”, dijo.

La consultora de energía con sede en Oslo Rystad Energy dijo el lunes que esperaba que CCS atrajera hasta $ 35 mil millones en inversiones en Europa para 2035, con alrededor de diez proyectos a gran escala en los planes, principalmente alrededor del Mar del Norte.

En julio, DNV GL dijo que esperaba que 2019 fuera el año en que tanto las emisiones de carbono como la demanda de petróleo crudo alcanzaran su punto máximo debido a la pandemia de COVID-19 que cambió permanentemente la forma en que las personas viajan y trabajan.