La CNMC obliga a las empresas energéticas a cambiar la imagen de su marca

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprobó, en una Decisión Jurídicamente Vinculante, que las sociedades de los grupos energéticos más importantes (con más de 100.00 clientes en el sector eléctrico, por ejemplo) cambien la imagen de su marca, con el fin de que los consumidores identifiquen claramente a la empresa.

Las compañías tendrán que cambiar su información, presentación e imagen en relación a sus filiales que comercializan en el mercado libre. Así, los consumidores identificaran si la comercializadora opera en el mercado libre o regulado.

Este cambio toma lugar en un contexto en el cual una compañía podía comercializar gas y electricidad mediante distintas empresas. Ambas facturan diversos precios por la electricidad y el gas. Se les llama comercializadoras de referencia (de último recurso) para el suministro regulado o comercializadoras de mercado libre. En el primero, el cliente paga un precio regulado para su consumo (PVPC, en el sector eléctrico, y TUR, en el sector de gas), puede solicitar el bono social –si está suscrito al PVPV; en el segundo, por otro lado, el cliente acuerda un pago por el suministro con la comercializador, además de poder contratar servicios adicionales –averías, seguros de mantenimiento, periodos de permanencia-.

Según la Comisión, 8 de cada 10 hogares son incapaces de distinguir si pagan por un precio regulado o libre. Asimismo, varias organizaciones de consumidores han denunciado esta situación.

Por lo tanto, los cambios exigidos por la CNMC son los siguientes:

  • Modificar la denominación social para evitar la confusión en la presentación de la marca respecto a las sociedades del mismo grupo que realicen actividades de comercialización.
  • Cambiar el logotipo (imagen de marca) de forma que su comparación gráfica, fonética o conceptual, no induzca a error.
  • No crear confusión en la información que se remite a los consumidores por cualquier canal de comunicación (telefónico, escrito, web, presencial). El objetivo es evitar la confusión sobre la identidad de las filiales del grupo que realicen actividades de comercialización.

Las empresas afectadas tienen tres meses para aportar a la CNMC las medidas a tomar para ajustarse a los cambios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.