La CECU exige “más ambición” política para la nueva Ley de Residuos

EFEVerde– La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) ha exigido a los grupos parlamentarios que pongan “más ambición y más énfasis” en la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados y que apuesten por el reciclaje y la economía circular en lugar de “cargar con toda la responsabilidad a los consumidores”.

La advertencia coincide con la publicación este lunes del informe “La Ley de Residuos y las personas consumidoras” con el que la CECU quiere demandar a los grupos políticos que aprovechen la “última oportunidad” de apostar por el reciclaje y la reutilización “como pilares clave de la economía circular”.

La publicación del informe se produce pocos días antes de que el pleno del Congreso de los Diputados vote la aprobación de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados y después de que la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico diera el visto bueno el pasado jueves 16 a la nueva normativa que traspone las directivas europeas.

Entre otras reclamaciones, la CECU exige que se de prioridad a la reducción en la generación de residuos durante las fases productivas y advierte a los legisladores de su responsabilidad a la hora de decidir cómo deben ser los productos que se ponen al alcance del consumidor.

Consumidores cada vez más concienciados

En este sentido, ha valorado positivamente que se haya incorporado al nuevo texto legal una enmienda que incluye a los productores textiles, de muebles y de productos higiénicos entre aquellos a los que se aplica la responsabilidad ampliada del productor.

Lamentan, sin embargo, que no se hayan establecido plazos y obligaciones para las instituciones y empresas productoras, “que servirían como garantía del cumplimiento de los objetivos del plan de economía circular”.

Entre las demandas de la CECU para mejorar la gestión de residuos se encentra la necesidad de combatir la obsolescencia programada “en todas sus facetas”; la prohibición de vender envases no reutilizables o fácilmente reciclables; favorecer las opciones de compra libres de envases; simplificar la información para el consumidor e incorporar un índice de reparabilidad de productos.

Además, proponen que se mejore la formación de los consumidores, pues aseguran que “en su gran mayoría tienen voluntad para contribuir a una economía circular” pero a menudo se encuentran “desorientados” por las “malas practicas” y por la “falsa imagen verde” de algunas empresas.