Impulsando sistemas alimentarios sostenibles

Mientras los líderes mundiales celebran el Día de la Tierra en una cumbre climática organizada por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, deben recordar lo que los mayores emisores de gases de efecto invernadero deben al resto del mundo. Más que nadie, los países de bajos ingresos que dependen de la agricultura necesitan más financiación verde y acceso a energía limpia asequible.

Los 17 miembros del Foro de las principales economías sobre energía y clima generan alrededor del 80% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI). Eso significa que tienen el poder de frenar la emergencia climática. Mientras los líderes políticos de los países más ricos del mundo se reúnen para una cumbre climática organizada por Estados Unidos el Día de la Tierra (22 de abril), deben aprovechar la ocasión para reconocer su responsabilidad compartida con el planeta y con todos los que lo habitan.

Los países más afectados por el cambio climático tienen la menor responsabilidad por el problema. De los 16 países más vulnerables al clima , diez están en Asia y cinco en África, donde millones dependen de la agricultura pero carecen de acceso a la energía limpia que necesitarán para impulsar un futuro más resiliente y rentable. Para estos países, “reconstruir mejor” será una exageración. Ya los están frenando los propios sectores de energía y agricultura de los países desarrollados, que son las principales fuentes de emisiones de GEI.

El período entre ahora y la conferencia climática de las Naciones Unidas (COP26) en Glasgow en noviembre representa una oportunidad única en una generación para que los líderes mundiales construyan un marco “climáticamente inteligente” para abordar los desafíos gemelos de la inseguridad alimentaria y energética. Esto será necesario para ayudar a los países en desarrollo a dar un salto hacia un modelo de crecimiento y desarrollo sostenible.

Al convocar su primera Cumbre de Sistemas Alimentarios y su primer Diálogo de Alto Nivel sobre Energía en 40 años, la ONU ha proporcionado una plataforma ideal para que todos los países se comprometan a hacer su parte. Para enfrentar el desafío de la agricultura, debemos idear soluciones que alimenten de manera sostenible a las personas, el planeta y la prosperidad, y que tengan en cuenta el bienestar y los medios de vida de los 500 millones de hogares de pequeños agricultores del mundo, que se encuentran entre los más vulnerables al cambio climático.

El aumento de las temperaturas ya le está costando a África aproximadamente un 1,4 % del PIB por año, además de imponer costos de adaptación de hasta el 3% del PIB por año. Dado que esta carga recae principalmente sobre los agricultores, es fundamental desarrollar la resiliencia y ampliar el acceso a la energía limpia en las zonas rurales. A corto plazo, se debe empoderar a los pequeños agricultores para que gestionen las consecuencias del cambio climático; pero a largo plazo, también deben incorporarse a un sector agrícola más sostenible.

Durante la última década, las soluciones descentralizadas de energía renovable, como los paneles solares en los tejados y las minirredes, han llevado la iluminación y los electrodomésticos a cientos de millones de hogares. Pero se estima que 840 millones de personas aún viven sin electricidad para los electrodomésticos básicos. Con un mayor acceso a la energía limpia, más familias de agricultores podrían adoptar tecnología para reducir la carga del trabajo humano, que actualmente representa el 80% del uso de energía en las tierras agrícolas africanas. Y esto, a su vez, haría que los sistemas alimentarios fueran más sostenibles en el futuro.

Pero lograr estos objetivos requerirá un aumento significativo de la financiación climática. Los países en desarrollo necesitan más recursos para expandir y eliminar los riesgos de los sistemas distribuidos de energía renovable, y para hacer que estas tecnologías sean asequibles para los agricultores. Actualmente, los pequeños agricultores reciben apenas el 1,7% de la financiación climática. Con solo una fracción de los recursos del mundo, se las deja para que se las arreglen por sí mismas contra olas de calor, sequías e inundaciones cada vez más frecuentes y severas.

Afortunadamente, invertir en infraestructura de energía limpia en países de bajos ingresos ofrece un rendimiento extraordinario, que se amortiza fácilmente a través de ahorros futuros, resiliencia y una mayor actividad económica nacional. En Ghana, la energía solar distribuida ya está emergiendo como una fuente de energía clave para las instalaciones de procesamiento agrícola locales. Y la reciente decisión del gobierno de Ghana de detener las exportaciones de cacao crudo refleja los preparativos para aumentar el procesamiento nacional a fin de obtener mejores rendimientos para los agricultores.

Las empresas que brindan acceso a energías renovables están emergiendo como un empleador importante en África y Asia. Cada trabajo que crean brinda el potencial de hasta otras cinco oportunidades de generación de ingresos en campos adyacentes, como el riego de cultivos en granjas con acceso a abundante electricidad. Estos desarrollos no solo mejorarán la seguridad alimentaria al aumentar la eficiencia y la productividad de la agricultura, sino que también fortalecerán la resiliencia frente a las perturbaciones y tensiones climáticas.

En términos más generales, existe un mercado potencial de $ 11,3 mil millones para el uso de energía renovable descentralizada en riego, procesamiento y almacenamiento en frío en África subsahariana. Pero con los costos de las tecnologías necesarias aún demasiado altos para la mayoría de los agricultores, el mercado existente es de solo $ 735 millones , un mero 6% de lo que podría ser. De manera similar, la electricidad limpia y asequible para refrigeración podría ayudar a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, que cuesta más de $ 310 mil millones por año, 40% de los cuales ocurre después de la cosecha y al principio de la cadena de suministro.

Por último, los donantes y los gobiernos de los países de ingresos altos deben ofrecer más que palabras. La transformación de los sistemas energéticos y alimentarios de los países de bajos ingresos requiere un nivel sin precedentes de colaboración intersectorial, a nivel internacional, regional y nacional. Algo de esto ya está sucediendo a través de los Diálogos de Cumbres sobre Sistemas Alimentarios que se están llevando a cabo en más de 100 países. Pero estas conversaciones deberán continuar y crecer en alcance y escala.Suscríbase a nuestro boletín semanal, PS el domingo

Las 1200 ideas que ya han surgido del proceso de participación abierta de la Cumbre de Sistemas Alimentarios ofrecen la esperanza de que la Pre-Cumbre de julio en Roma y la Cumbre de septiembre produzcan políticas y compromisos concretos. En esencia, la crisis climática es una crisis energética, y la crisis climática ha contribuido a una situación en la que 690 millones de personas se quedan sin alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas.

Al centrarse en el nexo entre alimentos y energía, el mundo tiene la oportunidad de abordar tanto el cambio climático como la inseguridad alimentaria, construyendo un futuro más brillante para todos.

Por: Agnes Kalibata, Kristina Skierka, Project Syndicate