Europa tiende la mano a Biden para crear una gran alianza en energía y cambio climático

Kadri Simson, comisaria de Energía de la Comisión Europea, propone aumentar la cooperación.

La victoria de Joe Biden supuso, por un lado, la vuelta de los demócratas a la Casa Blanca y, por otro, la de Estados Unidos al acuerdo de París. Esto abre puertas que llevaban casi cuatro años cerradas y facilita la cooperación entre el país norteamericano y Europa en materia de energías renovables, sostenibilidad y, en general, el medio ambiente. Tanto es así que Kadri Simson, comisaria de Energía de la Comisión Europea, asegura que espera “un consejo entre Europa y Estados Unidos lo antes posible”.

Simson adelantó esta idea durante la sesión inaugural del Global Annual Energy Meeting de EsadeGeo, en la que también admitió que el resultado de las elecciones “permite esperar una cooperación renovada en nuestros objetivos energéticos y climáticos”. Asimismo, considera que “tenemos que buscar nuevas oportunidades de cooperación con nuestros vecinos al este y al sur y comprender sus diferencias, retos y ambiciones”.

Durante su intervención, Simson repasó algunos de los retos a los que se enfrenta el Pacto Verde Europeo. “Como todas las relaciones, será complejo”. A pesar de ello, el Pacto aspira a que Europa se convierta en “líder” en este mercado y el primer continente que alcance la neutralidad de carbono en 2050. “Es urgente abordar la emergencia climática”.

Respecto al papel de Europa, considera que el plan no sólo tiene como objetivo mejorar las vidas y las economías, sino también demostrar “que la diversificación económica y energética es posible y puede crear mejores trabajos y traer crecimiento”. “Queremos ser líderes, pero también tenemos un trabajo muy importante que hacer como socios”.

“El contexto geopolítico de nuestras relaciones energéticas es más crucial que nunca”, reconoció la política. “La energía alimenta nuestras casas y nuestras economías, pero también tiene que ver con dinámicas de poder“. Tanto es así, recuerda, que “ha dado forma a alianzas y ha desencadenado conflictos”. “Europa debe considerar sus implicaciones”.

La importancia del hidrógeno

“El principio de la crisis de la Covid-19 nos mostró que depender en exceso en cadenas de suministro extranjeras puede ser nocivo para la economía europea”. Europa, explica, debe invertir en sus sectores críticos y el de las energías renovables es uno de ellos.

“Debemos adaptarnos a nuevos retos: hasta ahora Europa ha sido un gran importador de gas y petróleo, pero en el futuro nuestro interés debe cambiar a asegurar el acceso a materias primas necesarias para el nuevo sistema energético”, avisó.

En este sentido, Simson recordó que Europa tiene “las condiciones políticas, financieras y de mercado” para convertirse “en la central mundial del hidrógeno“. No sólo eso, sino ve “mucho potencial” al papel del euro “como divisa de referencia en los negocios internacionales de energías sostenibles”.

Fuente: EL MUNDO