El mercado de carbono de la UE no es la política adecuada para los automóviles, según el jefe de política climática europeo

Traducción de noticia publicada en Reuters por Kate Abnett

El transporte por carretera no debería estar en la cabeza de la lista cuando la Unión Europea expanda su mercado de carbono a nuevos sectores, dijo el martes el jefe de política climática del bloque.

La Comisión Europea propondrá reformas a su mercado de carbono el próximo año y ha planteado la idea de extender el esquema, que obliga a algunas empresas a comprar permisos para cubrir su contaminación, en áreas como el transporte marítimo, los edificios y el transporte por carretera.

“Ciertamente estamos dispuestos a considerar esto como una posibilidad, pero en esta etapa, personalmente no estoy convencido de que este sea el camino correcto a seguir”, dijo Frans Timmermans, sobre la idea de agregar el transporte por carretera al mercado de carbono de la UE.

Hablando en un evento en línea organizado por la ONG Transporte y Medio Ambiente, dijo que la UE endurecería aún más los objetivos de emisiones de CO2 que impone a los fabricantes de automóviles en los próximos años, y que este era un método «más eficiente» para forzar profundos recortes de contaminación.

El bloque de 27 países ya ajustó sus objetivos de CO2 para automóviles este año, en un intento por obligar a los fabricantes de automóviles a expandir la proporción de vehículos de bajas emisiones en sus flotas.

Si bien otros sectores de la UE han reducido la contaminación, las emisiones del transporte se han mantenido obstinadamente altas: en 2018, las emisiones del transporte, incluida la aviación, estuvieron aproximadamente una cuarta parte por encima de los niveles de 1990.

Volkswagen dijo el martes que la UE necesitaba imponer mayores costos de carbono para reducir las emisiones.

Todos los sectores deberían enfrentar un precio de al menos «60 euros por tonelada de CO2 en 2023», dijo el principal cabildero de la compañía, Thomas Steg. Eso es más del doble del precio actual de los permisos de contaminación en el mercado de carbono de la UE.

Pero los expertos han planteado dudas sobre si el mercado de carbono de la UE, su herramienta emblemática de política climática, sería eficaz para fijar el precio de las emisiones de los automóviles.

Un informe de la consultora Cambridge Econometrics, publicado en junio, dijo que agregar transporte al mercado de carbono haría poco para impulsar recortes adicionales de emisiones, porque el sector sería “relativamente insensible” al precio del carbono.