Dinamarca veta las ayudas por el coronavirus a empresas en paraísos fiscales

Las compañías que repartan dividendos o recompren acciones tampoco podrán recibir compensaciones

El Gobierno socialdemócrata de Dinamarca ha acordado con el resto de partidos parlamentarios ampliar y extender el paquete económico por la crisis del coronavirus hasta el 8 de julio, un mes más tarde de lo que se preveía.

El pacto explicita que las empresas basadas en algún paraíso fiscal no podrán recibir ninguna de estas ayudas, que en total ascenderán a 400.000 millones de coronas (unos 54.000 millones de euros). Tampoco se podrán beneficiar de las medidas que ahora se amplían (cifradas en unos 13.500 millones de euros) las compañías que paguen dividendos o recompren acciones propias este año y el siguiente.

El país escandinavo ha sido uno de los primeros en empezar a levantar las restricciones por la Covid-19

Dinamarca aprobó a mediados de marzo su paquete económico para amparar a trabajadores y empresas afectados por las restricciones aplicadas para frenar el virus, que incluye tanto ayudas directas como avales y créditos. El país escandinavo fue uno de los primeros en Europa en decretar restricciones, y ha sido también uno de los primeros en empezar a levantarlas. La semana pasada reabrieron guarderías y escuelas de primaria, y este lunes volvieron a funcionar peluquerías, dentistas y otros pequeños negocios. De momento siguen cerrados los centros comerciales, bares y restaurantes, y se prevé que siga así al menos hasta el 10 de mayo.

El ministro de Finanzas, Nicolai Wammen, afirmó que Dinamarca –con una calificación de su deuda de AAA– planea financiar las nuevas medidas en parte mediante la emisión de bonos del Estado. “Tenemos una posición más fuerte que muchos otros países y podemos pedir dinero prestado para superar esta situación de la mejor manera posible”, aseguró.

El paquete de rescate económico de Dinamarca prevé una compensación de los costes fijos, que llega al 100% en el caso de los negocios obligados a cerrar por ley, y entre el 25% y el 80% para el resto, en función de la caída de la facturación. También se permite diferir el pago de varias tasas e impuestos y, entre las novedades, figura la posibilidad de recuperar el IVA del año pasado como préstamo sin intereses.

También se extenderá hasta el 8 de julio el denominado esquema de compensación salarial, por el cual el Estado cubre el 75% del sueldo de los trabajadores de aquellas empresas privadas que, por culpa del coronavirus, planeen recortar su plantilla en un 30% o en más de 50 empleados. La empresa envía a los trabajadores temporalmente a casa, pero se compromete a no hacer despidos durante este periodo, mientras que los empleados renuncian a cinco días de vacaciones. Según datos oficiales, ya hay 150.000 trabajadores que reciben su salario a través de este programa. Unas 30.000 compañías han solicitado estas compensaciones.

Artículo publicado en La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.