Desde rehabilitar una vivienda a comprar un coche eléctrico con el Fondo de Recuperación Europeo

Gran parte de los casi 70.000 millones de euros que España movilizará de aquí a 2023 se destinará a ayudas para acelerar la transición energética y la transformación digital. Entre las medidas que se contemplan destacan la rehabilitación de los edificios para mejorar la eficiencia energética, potenciar la movilidad sostenible, digitalizar pymes y modernizar el sector turístico

El plan presentado por el Gobierno no solo contempla medidas para las empresas, sino también para los ciudadanos, como las ayudas para la rehabilitación de viviendas o para la compra de un nuevo coche de cero o bajas emisiones contaminantes. Estas acciones, que se integran en dos ámbitos estratégicos para la economía española como son la construcción y la automoción, son dos de los vectores de transformación, entre otros, del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, junto con, entre otros, la digitalización de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y la modernización y la diversificación de la oferta del sector turístico.

El objetivo de esta inversión histórica, que alcanza los 750.000 millones de euros para el conjunto de los Estados miembros, es mitigar los efectos económicos que la covid-19 ha provocado en el continente y reconstruir la Unión Europea (UE). Se prevé que el fondo dote a España con 140.000 millones de euros hasta 2026. En los próximos dos años, el Gobierno planea movilizar casi 70.000 millones de euros, para lo que ya ha enviado a Bruselas su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), pendiente ahora de aprobación por la Comisión Europea. Y poco a poco se van conociendo más detalles.

1. Vivienda: mejorar la eficiencia energética

Uno de los sectores más beneficiados por las ayudas europeas es el de la construcción, debido al efecto arrastre que ejerce en la economía nacional. El Gobierno ya ha anunciado que destinará 6.820 millones de euros a proyectos de rehabilitación de edificios y viviendas con el objetivo de mejorar su eficiencia energética y reducir la huella de carbono en un sector al que se le atribuyen cerca del 30% de las emisiones totales de CO2. El Ejecutivo prevé que hasta 2030 se puedan intervenir una media de 300.000 inmuebles anuales.

Rehabilitación de las viviendas españolas

Esta iniciativa supone un impulso importante para un parque residencial muy envejecido. El 54% de los 26 millones de viviendas que hay en España se edificaron antes de 1980, sin una normativa clara de eficiencia energética, de acuerdo con el estudio elaborado por Green Building Council España (GBCe), que promueve la transformación ecológica en el sector de la construcción, y la Fundación Conama, dedicada a fomentar el desarrollo sostenible. Con esta inversión multimillonaria, el Ejecutivo prevé la creación de 188.300 puestos de trabajo directos y una contribución de 13.500 millones de euros al Producto Interior Bruto (PIB).

Los requisitos para acceder a estos fondos aún no se han especificado, pero sí se conocen algunas de las líneas maestras. Un total de 3.420 millones de euros están destinados a la rehabilitación en entornos residenciales, otros 1.000 millones se dedicarán a la construcción de 20.000 viviendas de alquiler social en edificios energéticamente eficientes, 1.080 millones de euros servirán para restaurar edificios públicos, y 1.000 millones de euros más irán destinados a impulsar las actuaciones de mejora de inmuebles en municipios de menos de 5.000 habitantes, que se encuentran, principalmente, en las zonas más despobladas del país.

Qué acciones contemplan las ayudas

Aunque todavía queda mucho por definir, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha publicado el manual Guía práctica para la gestión de ayudas a la rehabilitación energética de edificios, en el que expone los pasos para gestionar la tramitación de las ayudas del ya existente Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE), dotado con 300 millones de euros procedentes de Next Generation EU.

La mayoría de estas inversiones estarán destinadas a la rehabilitación de la envolvente del edificio (fachadas y cubiertas) para potenciar el confort térmico y el acústico, el uso de energías renovables en las instalaciones de calefacción, refrigeración, ventilación y agua caliente, y la implantación de tecnologías de generación de energía eléctrica mediante fuentes sostenibles en el inmueble.

Los propietarios recibirán tanto deducciones en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) como ayudas directas que oscilarán entre el 40% y el 85% de la inversión. “El importe dependerá del grado de eficiencia energética que se logre con la rehabilitación. El ahorro de energía mínimo exigido para liberar las subvenciones es de un 30%”, avanza Natalia Domínguez, directora de Análisis Sectorial de Banco Sabadell, que participará en el webinar Fondos Next Generation EU: novedades e impacto sectorial, organizado a través de HUB Empresa de Banco Sabadell.

Apúntate al webinar Fondos Next Generation EU: novedades e impacto sectorial, con Yolanda Pérez, directora de BStartup y Hub Empresa; Carmen Urraca, directora de Fondos Europeos de Banco Sabadell; y Natalia Domínguez, directora de Análisis Sectorial de Banco Sabadell. Organizado a través de HUB Empresa de Banco Sabadell. Cuándo: 8 de junio, a las 16 h.

2. Movilidad: apuesta por vehículos menos contaminantes

Los fondos europeos pueden apoyar la consecución de los objetivos establecidos por el Ejecutivo, entre ellos alcanzar un parque eléctrico de 250.000 vehículos en 2023 y la creación de 100.000 puntos de recarga. El objetivo de estas medidas es que, en 2040, solo puedan adquirirse en el mercado vehículos ligeros sin emisiones, y que en 2050 todo este parque móvil sea no contaminante. En abril se aprobó el Plan MOVES III, que repartirá entre particulares y autónomos –hasta diciembre de 2023–, 400 millones de euros ampliables a 800 millones en ayudas directas para la compra de vehículos eléctricos, híbridos enchufables y de pila de combustible, y la instalación de infraestructuras de recarga.

Además, para facilitar la descarbonización del sector del transporte tanto en el ámbito urbano y metropolitano como en el de larga distancia, el Gobierno destinará hasta 2026 más de 13.000 millones de euros del Fondo de Recuperación Europeo. Parte de este dinero se dedicará a la innovación en materia de movilidad eléctrica, infraestructuras de recarga y el hidrógeno verde, un combustible creado a partir de este elemento y generado con energías renovables.

Nuevas flotas y más ferrocarril

Otra parte, el Plan de Recuperación español establece la creación de zonas de bajas emisiones en los ámbitos urbanos. Por eso, se ayudará a las empresas públicas y privadas de transporte colectivo y de mercancías para que adquieran flotas de vehículos eléctricos y de bajas emisiones e instalen puntos de recarga.

Domínguez apunta que también se espera mejorar la calidad de los servicios ferroviarios, tanto de Cercanías como interurbano. “El objetivo es modernizar y reforzar la red, y suscitar un trasvase tanto de pasajeros como de mercancías hacia el ferrocarril, que hoy día tiene un peso muy reducido sobre el total del transporte”, señala.

3. Pymes: digitalización integral

Las pymes constituyen la columna vertebral del tejido productivo español. Por ello, el plan español destinará 5.000 millones de euros para digitalizar, internacionalizar y elevar el tamaño de estas empresas.

Hasta 927 millones de euros se utilizarán ya este año, casi 2.168 millones en 2022 y los 1.822 millones de euros restantes en 2023. Más de dos tercios (el 71,7%) de los recursos se dedicarán a la digitalización y a la innovación de las pymes; un 10,2% a impulsar su crecimiento; un 7,5% a incentivar el emprendimiento; un 6,5% a apoyar al comercio; y un 4,1% a facilitar su internacionalización. La mayor parte de este presupuesto (algo más de 3.000 millones de euros) recaerá en el Programa Digital Toolkit, un plan que aporta herramientas para que las pymes de hasta 49 empleados apuesten por la presencia en internet, la venta electrónica, la oficina en la nube, la digitalización de la gestión de clientes o la ciberseguridad.

Contratar expertos en tecnología

“La digitalización está en marcha. Es verdad que aún hay muchas incógnitas, pero el sector ya tiene identificadas las necesidades. Estamos ante una oportunidad única para las pymes”, señala Carmen Sánchez, responsable de regulación y asuntos públicos de la Asociación Española para la Digitalización (DigitalES). De hecho, estas empresas podrán utilizar una dotación de 300 millones de euros para contratar expertos en tecnología que actualicen sus modelos de negocio durante un año y por una cuantía de hasta 20.000 euros por empresa, contrato y ejercicio. El objetivo es apoyar al menos a 15.000 pymes de entre 10 y 249 empleados, para que se dirijan hacia la transformación digital.

4. Turismo: destinos más tecnológicos y sostenibles

En 2019, más del 12% del PIB procedía del sector turístico, que daba empleo directo a casi tres millones de personas. Aquel año, España fue el segundo destino a escala mundial en cuanto a llegadas e ingresos de los turistas internacionales y, en los últimos años, el país lideró el ranking de competitividad turística. En 2020, el peso del sector turístico en el PIB español disminuyó hasta suponer alrededor del 4,3%, según algunas estimaciones. “Por eso, los fondos europeos deben servir para apoyar la transformación del sector en el medio plazo”, opina la directora de Análisis Sectorial de Banco Sabadell.

Para impulsar su modernización y competitividad, el plan del Gobierno contempla un componente dirigido únicamente al sector turístico que cuenta con un presupuesto de 3.400 millones de euros. Este plan de choque incluye programas de sostenibilidad en destinos turísticos y de digitalización. También contempla actuaciones dirigidas específicamente a Canarias y Baleares, dos territorios clave para el turismo español.

Nuevas fórmulas para atraer turistas

Asimismo, se financiarán proyectos de eficiencia energética (con el objetivo de realizar reformas en más de 3.000 establecimientos) y de economía circular, además del desarrollo de nuevos productos turísticos. En este sentido, potenciar diversos tipos de turismo como el gastronómico, el cultural o el deportivo es clave para conseguir una diversificación sostenible de la oferta a lo largo del territorio y atraer a un turismo con mayor poder adquisitivo. Estos retos forman parte de la nueva hoja de ruta Estrategia de Turismo Sostenible España 2030. “El turismo también podría beneficiarse de algunos componentes transversales incluidos en el plan del Gobierno, como el del impulso a pymes o aquellos relacionados con la formación de los profesionales”, añade Domínguez.

Por: Ramiro Varea, El PAÍS