Cómo mantenerse por delante de la competencia

Por: Kalina Vankova

 

‘La idea básica es usar las fortalezas y recursos comerciales que ya tenga una localidad, pero que haya estado descuidando, perdiendo o desatendando.’

Jane Jacobs, ‘Sistemas de supervivencia’

 

El siglo 21 tiene que ver con los cambios. Cambios hacia un mundo interconectado. Y los impulsores de esta nueva economía global son las ciudades competitivas – puntos calientes de crecimiento y maravillas de la innovación. Al mismo tiempo, sin embargo, muchos de los centros urbanos luchan cada vez más con la pobreza, el desempleo, la escasez de viviendas, la infraestructura inadecuada y el crimen, precisamente como resultado de la rápida urbanización. Cada ciudad enfrenta oportunidades y desafíos económicos únicos, pero algunas ciudades proporcionan evidencia sólida de que mejorar su competitividad es un camino para promover la prosperidad compartida.

Entonces, ¿cómo hacer que una ciudad sea más competitiva? Centrémonos en los resultados económicos de las ciudades. Una ciudad no necesariamente revisa su economía para volverse competitiva, pero muy a menudo simplemente se vuelve mejor en lo que ya hace. Para estimular el crecimiento económico, es importante equilibrar la atracción de inversiones externas para ayudar al crecimiento de las empresas existentes y ayudar a la formación de nuevas empresas.

Otro patrón común que caracteriza a las ciudades competitivas es que concentran sus palancas políticas en las intervenciones de toda la economía, pero al mismo tiempo se dirigen a los sectores individuales con el fin de crear un clima de negocios favorable.

La economía emerge y el crecimiento del empleo a largo plazo también están estrechamente relacionados con la búsqueda de productos y servicios especializados en los sectores transables. Aprovechando su ventaja competitiva al multiplicar sus exportaciones en 11 años, Gazientep en Turquía se convirtió en el #1 exportador mundial de alfombras tejidas a máquina.

Una clave para el éxito de una ciudad competitiva es fomentar coaliciones de crecimiento donde las ciudades amplían su alcance y las inversiones en infraestructura se realizan en alianza con las industrias para las cuales están destinadas a servir. Medellín, Barcelona y Dhaka son ejemplos extraordinarios de cómo las alianzas público-privadas tomaron medidas para superar el bajo rendimiento.

La ‘trampa de la informalidad’ es algo que a menudo desalienta el crecimiento económico. La informalidad frena las inversiones y socava la competitividad general porque muchas empresas informales se estancan en la baja productividad y evitan que los negocios formales y más productivos ganen cuotas de mercado. Con gran éxito, Santiago de Chile abordó esta cuestión mediante la introducción de reformas que aumentaron los beneficios de la formalidad tanto para los empleados como para los empresarios, y aumentó las sanciones por incumplimiento.

Además, el desarrollo económico requiere un enfoque flexible pero a largo plazo para lograr una mejora sostenida. Una de las razones de la ventaja competitiva de Singapur hoy es su Plan Conceptual a largo plazo desde la década de 1970.

Por último, pero no menos importante, los líderes de la ciudad deben considerar las historias exitosas que pueden guiarlos para abordar los problemas de mayor prioridad que enfrentan e implementar sus propias estrategias de desarrollo económico.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.