China planea volverse neutral en carbono para 2060, pero sigue construyendo plantas de carbón

El mayor contaminador climático del mundo está tratando de tener ambas cosas al mismo tiempo. El último anuncio oficial afirma que para 2060 será carbono neutro. 10 años más allá del Acuerdo de Paris.

El presidente de China, Xi Jinping, anunció planes para que la nación se convierta en carbono neutral para 2060, estableciendo un objetivo audaz para el mayor contaminante climático del mundo. Ciertamente, 10 años más allá de lo que se acordó en el Acuerdo de Paris. ¿Es suficiente?

Pero es difícil conciliar la promesa de Xi, hecha ante la Asamblea General de la ONU el martes, con las acciones recientes de la nación. Es , hasta cierto punto, contraproducente. En particular, China se encuentra en medio de un auge de la construcción de platas de carbón. A fines del año pasado, el país tenía casi 150 gigavatios en plantas de energía de carbón en proceso de desarrollo , aproximadamente igual a la capacidad total de la Unión Europea, según Global Energy Monitor, una organización sin fines de lucro que rastrea proyectos de carbón en todo el mundo.

Las plantas pueden operar fácilmente durante 60 años o más , por lo que cualquier cosa construida hoy podría continuar bombeando gases de efecto invernadero durante décadas más allá de la fecha límite de 2060. ¿Cómo se entiende entonces este compromiso que más allá de estar a destiempo con los compromisos de Paris, también seguirán contaminando más allá del 2060?

China parece estar tratando de estar bien con todo y trabajar en ambos sentidos. Por un lado, la nación se está afirmando como líder climático en un momento en que el presidente Donald Trump ha abdicado de cualquier papel que Estados Unidos pudiera haber desempeñado alguna vez. Y sus retrocesos de las políticas ambientales seguramente aumentarán en caso de que sea reelegido. Asunto que es una preocupante posibilidad

China también espera extender su dominio como potencia de fabricación de tecnología limpia del mundo, aprovechando la mayor parte de los ingresos del cambio global hacia fuentes de energía de bajas emisiones. Ya produce la mayoría de las baterías de iones de litio, paneles solares y turbinas eólicas del mundo y vende la mayor parte de los vehículos eléctricos.

Pero el paquete de estímulo económico de 7 billones de dólares de China a principios de este año invirtió aún más fondos en la construcción de plantas de carbón. Mientras tanto, los bancos de la nación han estado financiando decenas de plantas de carbón en otros países a través de su iniciativa de desarrollo Belt and Road

Entonces, hay claras discrepancias aquí entre la retórica y la acción. Dicho esto, la declaración del martes aún puede ser significativa.

Se produce cuando China está desarrollando su próximo plan quinquenal, señala Jonas Nahm, profesor asistente de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins. Por lo tanto, podría indicar que la nación se está preparando para implementar políticas de emisiones más estrictas, incluso si no son suficientes para cumplir con la meta de 2060.

Si China logra de alguna manera la neutralidad de carbono, ya sea, por ejemplo, haciendo naftalina en sus muchas plantas de carbón o instalando costosos sistemas de captura de carbono en ellas, tendría un enorme impacto global. La nación es un emisor tan grande que esas reducciones podrían reducir por sí solas hasta 0,3 ˚C de las proyecciones de calentamiento global, según un análisis de Climate Action Tracker .

De cualquier manera, el anuncio en sí mismo podría ejercer una mayor presión sobre otras naciones para que intensifiquen sus objetivos climáticos a medida que las tecnologías limpias y los compromisos de reducción de emisiones se conviertan en la moneda de cambio de las asociaciones comerciales emergentes, los mercados y las esferas de influencia.

Artículo publicado en MT Tech Review