Beijing cumple con los estándares estatales de calidad del aire por primera vez en 2021

Traducción de artículo publicado en Reuters por David Stanway

BEIJING, 4 ene (Reuters) – La capital china, Beijing, cumplió con los estándares estatales de calidad del aire por primera vez el año pasado, dijeron funcionarios el martes, un hito elogiado por los expertos, que también advirtieron que la contaminación sigue siendo alta en una de las ciudades más pobladas del mundo. .

China declaró la guerra a la contaminación en 2014 después de que una serie de peligrosas acumulaciones de smog en Pekín y en otros lugares desencadenó la ira pública generalizada y motivó esfuerzos concertados para reducir el consumo de carbón, reducir las emisiones del transporte, reubicar la industria pesada y tomar medidas enérgicas contra las violaciones.

«Las mejoras son reales … y ocurren en todo el cinturón industrial que rodea a Beijing, así como en gran parte del resto del país», dijo Lauri Myllyvirta, analista principal del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio. Pero advirtió que la contaminación sigue siendo lo suficientemente alta como para «constituir un riesgo de salud continuo para los residentes».

El promedio anual de partículas pequeñas y peligrosas en el aire conocidas como PM2.5 fue de 33 microgramos por metro cúbico, casi siete veces más alto que el nivel recomendado por la Organización Mundial de la Salud de 5 microgramos.

Pero esto se redujo un 13% en comparación con el año anterior y cumplió con el estándar interino de 35 microgramos de China por primera vez registrada, dijeron funcionarios durante una sesión informativa el martes.

Yu Jianhua, subdirector de la oficina de protección ambiental de Beijing, describió los esfuerzos de la ciudad durante la última década, así como la velocidad de sus mejoras, como «sin precedentes».

Los residentes de Beijing disfrutaron de casi cuatro meses más de cielos despejados el año pasado en comparación con 2013, agregó.

Beijing prometió en 2015 que utilizaría su organización de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2022 para ayudar a impulsar mejoras en su entorno, y el presidente chino, Xi Jinping, prometió organizar unos Juegos «verdes».

Como medida del progreso logrado, en 2016 las lecturas promedio de PM2.5 se ubicaron en 71 microgramos, pero con frecuencia se acercaron a 500 microgramos durante los meses de invierno, cuando los sistemas de calefacción dominados por carbón se encendieron en toda la región.

Desde entonces, Beijing y la provincia circundante de Hebei han hecho esfuerzos para cambiar a gas natural más limpio y también han plantado una gran cantidad de árboles en toda la región.

También han impuesto nuevas y estrictas normas sobre combustibles a los automóviles y han obligado a las acerías y otras instalaciones industriales a instalar equipos destinados a controlar las emisiones.

«Una mejora adicional requerirá un cambio del carbón y el petróleo a la energía limpia», dijo Myllyvirta.