Ardern podría incluir al Partido Verde en su gobierno

Llevada al nuevo gobierno de Nueva Zelanda con un aplastante resultado sobre su más cercano rival político, Ardern reconoce la importancia de las alianzas en los gobiernos. Por ello, va a dialogar y, eventualmente, a pactar una alianza con el Partido Verde, a pesar de no necesitarlo para gobernar.

Casi todo el mundo sabía que el Partido Laborista de Nueva Zelanda ganaría las pasadas elecciones. Pero incluso su líder, Jacinda Ardern, pareció sorprendida por su aplastante victoria obtenida el 17 de octubre. Aún deben contarse los votos de los prisioneros y expatriados, pero hasta ahora, con el conteo casi listo, el laborismo ha recogido el 49% de los votos, en comparación con el 27% de la principal oposición, el conservador Partido Nacional. 

Aunque el sistema de votación proporcional de Nueva Zelanda está diseñado para frenar el poder de los grandes partidos, haciéndoles más difícil gobernar sin socios de coalición más pequeños, esta vez, ni el propio sistema ha podido con Ardern. Con una mayoría absoluta en el parlamento (64 escaños de 120), el laborismo podrá hacer precisamente lo que quiera.

Sin embargo, a pesar de no necesitarlo, la primera ministra está ahora en conversaciones con los diez diputados del Partido Verde , para encontrar lo que ella llama “áreas de cooperación potencial”. Es posible que no entren en una coalición completa, pero la pareja podría formar una sociedad más flexible en la que los Verdes voten con el gobierno sobre ciertos temas, a cambio de una cartera ministerial o dos, dice Neale Jones, exjefe de gabinete de Ardern. El colíder de los Verdes, James Shaw, fue ministro de cambio climático en el último gobierno. Una idea es que podría ser reelegido para ese puesto. Tal arreglo tendría el atractivo de mantener a raya las críticas. Es más, el laborismo tiene muchos puestos ministeriales que cubrir, ahora que tiene una mayoría parlamentaria. Muchos de sus miembro son novatos, por lo que los Verdes experimentados podrían ayudar a llenar las filas.

Esta potencial alianza con los verdes avizora un esquema de gobierno que consolide un Pacto Verde en esta nación neo zelandesa que tiene en la agricultura y ganadería de exportación sus principales actividades productivas.

Para los intereses de algunas regiones, como Europa, Ardern podría ser una pieza clave en su búsqueda de aliados hacia la descarbonización de la economía, debido a importantes acuerdos comerciales con Australia, Japón, EEUU y China