Apartheid en el Banco Mundial y el FMI

Estas instituciones fueron diseñadas con principios coloniales en mente, y siguen siendo en gran medida de carácter colonial hasta el día de hoy.

Por: Jason Hickel

La mayoría de la gente asume que esta desigualdad entre el Sur global y el Norte global (Estados Unidos, Europa Occidental, Japón, Canadá y Australia) ha ido disminuyendo en las últimas décadas. Después de todo, el colonialismo ha quedado atrás, y seguramente los países más pobres están “alcanzando” gradualmente a los más ricos. Pero, curiosamente, ha ocurrido exactamente lo contrario. La brecha de ingreso per cápita entre el Sur y el Norte se ha cuadriplicado desde 1960, en lo que solo puede describirse como un patrón sorprendente de divergencia.

Esta tendencia se debe en gran parte a los desequilibrios de poder en la economía mundial. En pocas palabras, los países ricos tienen una influencia desproporcionada cuando se trata de establecer las reglas del comercio y las finanzas internacionales, y tienden a hacerlo de manera que sirva a sus propios intereses económicos, a menudo a expensas de todos los demás.

En ninguna parte este problema es más evidente que cuando se trata de la distribución del poder en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), dos de las instituciones clave que gobiernan la política económica global. Podríamos esperar que la representación en estas instituciones se modelara de acuerdo con las líneas de la Asamblea General de las Naciones Unidas, o tal vez se calculara según la población. Pero en realidad, son profundamente antidemocráticos.

El problema empieza por arriba. Los líderes del Banco Mundial y el FMI no son elegidos, sino nominados por Estados Unidos y Europa. Según un acuerdo tácito, el presidente del Banco Mundial siempre ha sido de Estados Unidos, mientras que el presidente del FMI siempre ha sido europeo.

Además, el poder de voto en estas instituciones está fuertemente sesgado a favor de los países ricos. Estados Unidos tiene poder de veto de facto sobre todas las decisiones importantes y, junto con el resto del G7 y la Unión Europea, controla más de la mitad de los votos en ambas agencias. Los países de ingresos medios y bajos, que en conjunto constituyen el 85 por ciento de la población mundial, tienen una participación minoritaria.

Si miramos las asignaciones de votos en términos per cápita, se revela que las desigualdades son realmente extremas. Por cada voto que tiene la persona promedio en el Norte global, la persona promedio en el Sur global tiene solo un octavo de un voto (y el sur de Asia promedio tiene solo una vigésima parte de un voto).

No solo existe un control minoritario sobre la formulación de políticas económicas globales, también hay un claro desequilibrio racial en juego: en promedio, los votos de las personas de color valen solo una fracción de sus contrapartes. Si este fuera el caso en algún país en particular, estaríamos indignados. Lo llamaríamos apartheid. Sin embargo, una forma de apartheid opera hoy en el corazón de la gobernanza económica internacional y ha llegado a ser aceptada como «normal».

En algunos casos, las diferencias entre países son particularmente llamativas. Tomemos a Bangladesh y Nigeria, que eran colonias británicas. En el FMI, el voto de un británico hoy vale 41 veces más que el de un bangladesí y 23 veces más que el de un nigeriano. Y este es el siglo XXI; muchas décadas después del fin del dominio colonial.

Las desigualdades que caracterizan el poder de voto en el Banco Mundial y el FMI tienen sus raíces en el período colonial. Después de todo, estas instituciones se fundaron en 1944. Los países que eran colonias en ese momento (como la India) se integraron en el sistema en términos desiguales, subordinados a sus colonizadores. A otras colonias no se les permitió unirse hasta después de la independencia, en algunos casos hasta bien entrados los años setenta y ochenta. Estas instituciones fueron diseñadas bajo el colonialismo y permanecen en aspectos clave de carácter colonial.

El poder de voto en el Banco Mundial se asigna de acuerdo con la participación financiera de cada país. En el FMI, se basa principalmente en el producto interno bruto (PIB), y también se tiene en cuenta la «apertura del mercado» de un país. Como resultado, los países que se enriquecieron durante el período colonial ahora disfrutan de un poder desproporcionado cuando se trata de determinar las reglas de la economía global. La desigualdad engendra desigualdad.

Los defensores de este sistema argumentan que este es un enfoque legítimo: tiene sentido, dicen, que las economías más grandes deban tener más poder sobre las decisiones relacionadas con la economía global.

Pero piense en las implicaciones de esta afirmación. En cualquier sistema político nacional, rechazaríamos la noción de que los ricos deberían tener más poder de voto que los pobres y más influencia sobre las decisiones de política económica. Veríamos esto como corrupto y moralmente repulsivo. Y, sin embargo, esa plutocracia está normalizada en el Banco Mundial y el FMI.

Estos desequilibrios en el poder de voto ayudan a explicar por qué el Banco Mundial y el FMI han podido imponer programas de ajuste estructural neoliberal en todo el Sur global durante los últimos 40 años. Estos programas, centrados en la privatización, la austeridad y la liberalización forzada del mercado, han creado lucrativas oportunidades de lucro para las empresas multinacionales, pero han tenido un efecto devastador en el Sur: durante las décadas de 1980 y 1990, provocaron una disminución de los ingresos y un aumento de la pobreza, y en algunos casos desencadenó décadas de recesión y estancamiento. Hasta el día de hoy, continúan teniendo un impacto negativo en los resultados de salud, incluida la mortalidad infantil y materna. Estas políticas ruinosas nunca serían aceptables bajo principios democráticos.

Desde hace mucho tiempo, la sociedad civil y los líderes políticos del Sur global han pedido que se democratice el Banco Mundial y el FMI. Como mínimo, los críticos han argumentado que los líderes de estas instituciones deben ser elegidos en un proceso transparente. Y han pedido un sistema de «doble mayoría», de modo que las decisiones importantes no solo requieran mayorías de accionistas sino también mayorías de los estados miembros. Esto aseguraría que los países del Sur Global tengan una voz más justa en las decisiones que los afectan y poder para bloquear políticas dañinas.

Durante décadas, estas demandas han caído en oídos sordos. Pero este año recibieron un impulso del secretario general de la ONU, António Guterres, quien, mientras daba una conferencia para la Fundación Nelson Mandela, pidió una reforma democrática del poder de voto en el Banco Mundial y el FMI. Esto representa una apertura histórica y los activistas deberían aprovecharla. Si queremos tener una oportunidad de lograr una economía mundial más justa, debemos empezar por descolonizar las instituciones de gobernanza económica.

Fuente: Aljazeera

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.