Shell se enfrenta a un tribunal holandés mientras activistas del cambio climático exigen el fin de las emisiones

Reuters- Los activistas ambientales llevaron a Royal Dutch Shell a los tribunales el martes, exigiendo que la empresa de energía reduzca drásticamente la producción de petróleo y gas para limitar sus efectos sobre el cambio climático.

Siete grupos activistas, incluidos Greenpeace y Friends of the Earth, presentaron la demanda en los Países Bajos en abril del año pasado en nombre de más de 17.000 ciudadanos holandeses que dicen que la petrolera está amenazando los derechos humanos mientras continúa invirtiendo miles de millones en la producción de combustibles fósiles.

Exigen que Shell reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero casi a la mitad para 2030 y a cero para 2050, lo que obligaría a la empresa angloholandesa a alejarse rápidamente del petróleo y el gas y dirigir su inversión a fuentes de energía sostenibles.

Shell ha dicho repetidamente que estuvo de acuerdo en que se necesitaban acciones para combatir el cambio climático, pero que este caso judicial no ayudaría.

“Ninguna empresa puede cambiar el sistema energético por sí misma”, dijo en el tribunal el abogado de Shell, Dennis Horeman.

“Todos los países donde opera Shell están determinando políticas para dar forma a la transición energética. Shell tendrá que ajustar sus prioridades e inversiones a esas políticas “.

Los demandantes dicen que Shell es plenamente consciente de los efectos perjudiciales que tienen los combustibles fósiles sobre el cambio climático.

“Las políticas de Shell lo ponen en un rumbo de colisión con los acuerdos climáticos internacionales”, dijo el abogado de los grupos, Roger Cox, en su declaración de apertura en la corte.

“Es extremadamente peligroso y frena cualquier acción que los países individuales estén dispuestos a tomar”.

Shell ha aumentado la inversión en biocombustibles, hidrógeno y energía eólica en los últimos años y ha prometido reducir la intensidad de carbono de los productos energéticos que vende en un 30% para 2035, en comparación con los niveles de 2016, ya que apunta a “emisiones netas cero”. para el 2050.

Pero los grupos ecologistas exigen al menos una reducción del 45% de las emisiones totales de Shell para 2030, en relación con la contaminación causada en 2019, como un paso hacia una producción neutra en carbono dos décadas después.

Se sienten fortalecidos por el llamado caso “Urgenda”, en el que el año pasado el Tribunal Superior holandés ordenó a su gobierno intensificar la lucha contra el cambio climático, ya que dijo que la falta de acción estaba poniendo en peligro a los ciudadanos holandeses.

Pero Shell dijo que a pesar de que apoyaba los acuerdos internacionales para combatir el cambio climático, las empresas no eran parte de estos y no pueden ser responsabilizadas de la misma manera que los gobiernos.

El tribunal de distrito de La Haya, donde tiene su sede Shell, ha planificado cuatro días de audiencias en el caso en diciembre.

Aún no está claro cuándo el tribunal tomará una decisión.

Traducción de artículo publicado en Reuters por Bart H. Meijer