“Rompiendo la ola plástica”: Exhaustivo estudio.

El pasado 23 de julio, The Pew Charitable Trusts y SYSTEMIQ lanzaron Breaking the Plastic Wave: A Comprehensive Assessment of Pathways Towards Stopping Ocean Plastic Plastic , uno de los estudios analíticamente más sólidos jamás realizados sobre plásticos oceánicos. Los socios para esta investigación fueron la Universidad de Oxford, la Universidad de Leeds, Common Seas y la Fundación Ellen MacArthur.

Estos son algunos de los puntos de vista sobre las conclusiones del estudio y lo que las empresas y los gobiernos deben hacer ahora para hacer frente a ellos.

Si no se actúa ahora, las existencias de plástico del océano se cuadruplicarán para 2040

La investigación denominada Rompiendo la ola de plástico muestra que, si no actuamos hoy, de manera seria y radical, para el año 2040 el volumen de plástico en el mercado se duplicará; lo referido al otro volumen anual de plástico que ingresa al océano casi se triplicará, de 11 millones de toneladas en 2016 a 29 millones de toneladas en 2040 y las existencias de plástico del océano se cuadruplicarán, llegando a más de 600 millones de toneladas.

Esto está en línea con el análisis de 2016 de la Fundación Ellen MacArthur , la cual mostró que podría haber más plástico que peces en el océano para 2050.

Las soluciones se encuentran en una economía circular más generalizada.

Sin embargo, se ha llegado a la conclusión que el problema comienza mucho antes de que el plástico llegue a nuestros océanos y las soluciones también se encuentran en ese nivel.

Hasta ahora, muchos esfuerzos para combatir la contaminación plástica se han centrado estrechamente en mejorar la gestión de residuos o la limpieza. Otros se han centrado solo en prohibiciones y reducción de plásticos. Según el estudio, ninguno de estos funcionará de forma aislada. No podemos reciclar nuestra salida de la contaminación plástica, y tampoco podemos simplemente reducir nuestra salida.

Los investigadores plantean en el documento final de Romper la ola plástica que debemos adoptar un enfoque integral de economía circular . Debemos priorizar repensar lo que se pone en el mercado, al tiempo que aumentamos rápidamente nuestra capacidad de mantenerlo al tanto después de que se haya utilizado.

Cambio de sistema hacia una economía circular, con las mejores resultados

La economía circular considera cada etapa del viaje de un producto, antes y después de que llegue al cliente. Este enfoque no solo es vital para detener la contaminación plástica, sino que, como lo muestra el estudio, ofrece los mayores beneficios económicos, sociales y climáticos. 

En comparación con los negocios habituales, una economía circular tiene el potencial de reducir el volumen anual de plásticos que ingresan a nuestros océanos en un 80%, generar ahorros de USD 200 mil millones por año, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 25% y crear 700,000 adicionales netos puestos de trabajo para 2040. Toda una apuesta integral con beneficios directos, ahora científicamente probados.

El giro de las empresas

El estudio recomienda a las empresas moverse rápidamente para rediseñar todos los artículos de plástico con la finalidad de que sean reutilizables, reciclables o compostables. Para aumentar también nuestra capacidad de recoger y hacer circular estos elementos en la práctica, tenemos que:

  • Invertir al menos USD 150 mil millones en recolección y reprocesamiento solo en los próximos cinco años. La infraestructura necesaria para recolectar y circular estos artículos requerirá alrededor de USD 30 mil millones de financiamiento anual continuo en el mejor de los casos. Sin una eliminación y un rediseño significativos, estos costos serían significativamente más altos
  • Establecer con urgencia mecanismos que proporcionen flujos de financiación recurrentes estables con contribuciones justas de la industria, como la responsabilidad extendida del productor (EPR) o iniciativas equivalentes lideradas por la industria, en todo el mundo. Es muy poco probable que este financiamiento provenga solo de los presupuestos gubernamentales, especialmente en el Sur Global, donde existen las mayores brechas de infraestructura.

Leer el estudio completo en el presente enlace