¿Quién paga el costo ambiental de las baterías para vehículos eléctricos?

Si bien es cierto la digitalización es un imperativo tecnológico de nuestros tiempos, para su despliegue existen efectos preocupantes que aun no se abordan a cabalidad. Los países en desarrollo pagan el costo ambiental de las baterías de los autos eléctricos

El crecimiento en las ventas de automóviles eléctricos es una gran noticia para la lucha contra el cambio climático, pero la extracción de los minerales utilizados en sus baterías plantea graves riesgos para el medio ambiente.


Según la Agencia Internacional de Energía, los consumidores globales se están preparando para los autos eléctricos, cuyas ventas se espera que pasen de 3 millones de vehículos en 2017 a 23 millones en 2030.

Se espera un crecimiento similar para las baterías recargables, y se pronostica que el mercado del cátodo, el electrodo positivo de la batería de iones de litio, alcanzará los $ 58 mil millones en 2024, frente a los $ 7 mil millones estimados en 2018.

Si bien esta es una gran noticia para los esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, un informe de la UNCTAD dice que el esperado auge en la minería de las materias primas utilizadas para fabricar baterías recargables plantea preocupaciones ambientales y sociales que deben abordarse con urgencia.

“La mayoría de los consumidores solo conocen los aspectos ‘limpios’ de los vehículos eléctricos”, dice Pamela Coke-Hamilton, directora de comercio internacional de la UNCTAD. “Los aspectos sucios del proceso de producción están fuera de la vista”.

Esto se debe a que, si bien la mayoría de los consumidores viven en países industrializados, la mayor parte de las materias primas se concentra en unos pocos países en desarrollo.

Una de las regiones más secas del mundo.

Coches eléctricos

Más de la mitad de los recursos de litio del mundo se encuentran debajo de las salinas en las regiones andinas de Argentina, Bolivia y Chile, donde los productores de quinua y los pastores de llamas indígenas ahora deben competir con los mineros por agua en una de las regiones más secas del mundo.

La extracción de litio requiere grandes cantidades de agua subterránea para bombear salmueras de los pozos perforados, y algunas estimaciones muestran que se necesitan casi 2 millones de litros de agua para producir una tonelada de litio.

En el Salar de Atacama de Chile, el litio y otras actividades mineras consumieron el 65% del agua, causando el agotamiento del agua subterránea, la contaminación del suelo y otras formas de degradación ambiental, lo que obligó a las comunidades locales a abandonar los asentamientos ancestrales.

“A medida que aumente la demanda de litio y se aproveche la producción de minas de roca y salmueras más profundas, los desafíos de mitigar el riesgo ambiental aumentarán”, dice el informe.

Minas artesanales en el Congo

Casi el 50% de las reservas mundiales de cobalto se encuentran en la República Democrática del Congo, que representa más de dos tercios de la producción mundial del mineral.

Alrededor del 20% del cobalto procedente de la nación centroafricana proviene de minas artesanales, donde unos 40,000 niños trabajan en condiciones extremadamente peligrosas, según UNICEF, la agencia de la ONU para la infancia.

El polvo de la excavación puede contener metales tóxicos, incluido el uranio, que están relacionados con problemas de salud como enfermedades respiratorias y defectos de nacimiento.

Los riesgos ambientales son igual de preocupantes. Los sitios de minas de cobalto pueden contener minerales de azufre que pueden generar ácido sulfúrico cuando se exponen al aire y al agua. Este proceso, conocido como drenaje ácido de minas, puede devastar ríos, arroyos y vida acuática durante cientos de años.

Los impactos ambientales de la minería de grafito son similares. El uso de explosivos puede soplar polvo y partículas finas a la atmósfera, causando problemas de salud en las comunidades cercanas y contaminando los suelos del sitio.

Alrededor del 80% de las reservas naturales de grafito se encuentran en Brasil, China y Turquía.

Invierte más en tecnologías verdes

El informe dice que los impactos ambientales adversos podrían reducirse invirtiendo más en técnicas y tecnologías de minería sostenibles que puedan reciclar de manera más efectiva las materias primas que se encuentran en las baterías de iones de litio usadas.

La UNCTAD también recomienda que la industria encuentre formas de reducir la necesidad de minar en primer lugar. Por ejemplo, los científicos están probando la posibilidad de reemplazar el grafito en las baterías con silicio ampliamente disponible.

Según el informe, reducir el uso de los minerales encontrados en solo unos pocos países podría conducir a precios más bajos para las baterías, lo que podría conducir a aún más autos eléctricos en la carretera.

Artículo publicado en Unctad