Políticas de energías renovables en tiempos de transición: calefacción y refrigeración

La calefacción y la refrigeración representan casi la mitad del consumo energético mundial. Sin embargo, con la mayor parte de estos combustibles fósiles, contribuye en gran medida a las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire.

 


La transición a una calefacción y refrigeración energéticamente eficientes basadas en energías renovables podría seguir varias vías posibles, según la demanda de energía, la disponibilidad de recursos y las necesidades y prioridades de cada país o región. Las opciones amplias incluyen la electrificación con energía renovable, gases de origen renovable (incluido el hidrógeno «verde»), el uso de bioenergía sostenible y el uso directo de calor solar y geotérmico.

Este informe, desarrollado conjuntamente por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), la Agencia Internacional de Energía (IEA) y la Red de Políticas de Energía Renovable para el Siglo XXI (REN21), describe la infraestructura y las políticas necesarias con cada ruta de transición. Esta edición, centrada en la calefacción y la refrigeración basadas en energías renovables, sigue un estudio inicial más amplio, Políticas de energía renovable en tiempos de transición (IRENA, IEA y REN21, 2018).

El cambio a las energías renovables para calefacción y refrigeración requiere una infraestructura habilitadora (por ejemplo, redes de gas, redes de calefacción y refrigeración de distrito), así como varias combinaciones de políticas de implementación, integración y habilitación. El marco de políticas puede demostrar el compromiso de un país con la transición energética, nivelar el campo de juego con los combustibles fósiles y crear las condiciones necesarias para atraer inversiones.

Además de destacar las experiencias y las mejores prácticas de los países, el estudio identifica barreras y destaca las opciones de políticas para la calefacción y refrigeración renovables.

Establecer objetivos específicos y desarrollar un plan integrado a largo plazo para la descarbonización de la calefacción y la refrigeración en todos los usos finales, incluidos edificios, industria y usos productivos y de cocina en áreas con acceso limitado a la energía.

Crear un campo de juego nivelado eliminando gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles e introduciendo otras políticas fiscales para internalizar los costos ambientales y socioeconómicos.

Combinando la electrificación de la calefacción y refrigeración con la generación de energía renovable cada vez más competitiva en costos, aumentando el uso de la energía solar y eólica, y aumentando la flexibilidad del sistema a través del almacenamiento de energía, bombas de calor y electrodomésticos eficientes.

Aprovechar las redes de gas existentes para acomodar gases renovables, como el biogás y el hidrógeno verde.

Introducir normas, políticas de certificación y ensayo para promover el uso sostenible de la biomasa, combinando sistemas eficientes y soluciones bioenergéticas como pellets, briquetas, bioetanol o digestión anaeróbica.

Reducir los riesgos de inversión para la exploración geotérmica y ampliar el uso directo del calor geotérmico.

Mejorar las redes de calefacción y refrigeración de distrito mediante medidas de eficiencia energética y la integración de fuentes de calor solar térmica, geotérmica y otras fuentes de calor renovables de baja temperatura.

Apoyar la cocina limpia e introducir el secado de alimentos de base renovable en áreas que carecen de acceso a la energía, con una combinación de mecanismos de financiamiento, desarrollo de capacidades y estándares de calidad destinados a mejorar los medios de vida y maximizar los beneficios socioeconómicos.

Fuente: IEA https://www.iea.org/