Nueva coalición para invertir mil millones de dólares en conservación forestal en el sudeste asiático

Nestlé y PepsiCo, las principales marcas domésticas y compradores de aceite de palma, han respaldado un plan que tiene como objetivo invertir mil millones de dólares en conservación de bosques en el sudeste asiático durante 25 años.

El Colectivo Rimba comenzará a realizar inversiones en proyectos que protegen y restauran los bosques tropicales en Indonesia a partir de diciembre. Desarrollado por Lestari Capital, una firma de inversión de impacto con sede en Singapur, financiará proyectos que protegen y restauran más de 500.000 hectáreas de bosques tropicales en Indonesia y la región.

«Al vincular la financiación de la conservación directamente con las operaciones de la empresa, tiene el potencial de cambiar las reglas del juego para la protección y restauración de los bosques», dijo Michal Zrust, cofundador de Lestari Capital, en un evento de lanzamiento virtual.

La iniciativa complementará los esfuerzos de otros grupos para construir cadenas de suministro de aceite de palma más sostenibles, agregó.

En 2020, las pérdidas de bosques tropicales en todo el mundo igualaron el tamaño de los Países Bajos, según el servicio de monitoreo Global Forest Watch. Los grupos ecologistas culpan a la producción de productos básicos como el aceite de palma y los minerales por gran parte de la destrucción de los bosques, ya que se talan para plantaciones, ranchos, granjas y minas.

La tala de bosques tiene importantes implicaciones para los objetivos globales de frenar el cambio climático, ya que los árboles absorben alrededor de un tercio de las emisiones que calientan el planeta producidas en todo el mundo, pero liberan carbono al aire cuando se pudren o se queman. Los bosques también proporcionan alimentos y medios de vida, y son un hábitat esencial para la vida silvestre.

Indonesia alberga los terceros bosques tropicales más grandes del mundo, pero también es su mayor productor de aceite de palma, un aceite comestible que se utiliza en todo, desde la margarina hasta el jabón y el combustible.

Muchos grandes compradores de aceite de palma, además de comprar aceite sostenible certificado, han invertido en tecnologías para monitorear sus cadenas de suministro y ayudar a detener la deforestación, pero con un éxito limitado hasta ahora.

El Colectivo Rimba tendrá un enfoque inicial en proyectos en Indonesia y apunta a ser la iniciativa de conservación liderada por empresas más grande de la región.

Sus socios fundadores son las empresas de bienes de consumo Nestlé, PepsiCo, Procter & Gamble y la agroindustria Wilmar International, con sede en Singapur. Contribuirán con fondos gestionados por Lestari Capital para una cartera de proyectos de conservación forestal en el sudeste asiático.

Se espera que más inversores, como comerciantes de materias primas, procesadores y productores de aceite de palma, empresas de bienes de consumo y fabricantes, se unan al esquema antes de que se realicen los primeros pagos en diciembre.

Los proyectos se seleccionarán en función de su potencial para proteger y restaurar grandes áreas de ecosistemas naturales y hábitats críticos como bosques lluviosos, turberas y manglares. Otras prioridades son generar beneficios ecosistémicos mensurables, incluido el secuestro de carbono, la purificación del agua y la salud del suelo, y medios de vida dignos para las comunidades locales.

Benjamin Ware, director global de abastecimiento sostenible y suministro climático de Nestlé, dijo que la participación de la empresa «nos permitirá acelerar nuestros esfuerzos proactivos para proteger los bosques y las turberas, así como los derechos humanos», más allá de su cadena de suministro.

Centrarse en las comunidades

El año pasado, marcas conocidas lanzaron un nuevo impulso para detener las cadenas de suministro de productos básicos que alimentan la pérdida de bosques.

Muchos grupos ecologistas lo recibieron con escepticismo después de que el mismo conjunto de empresas no cumpliera con el objetivo de 2020 de comprar solo productos básicos producidos de manera sostenible. Los ambientalistas instaron a las empresas del Colectivo Rimba a asegurarse de que todas sus cadenas de suministro no estén vinculadas a la deforestación y a informar de manera transparente sobre el progreso.

Grant Rosoman, asesor principal de Greenpeace International, dijo que se necesitaba desesperadamente más financiación para la conservación de los bosques, especialmente dirigida por las comunidades. Acogió con satisfacción el carácter a largo plazo del nuevo plan y el hecho de que sus resultados se verificarán de forma independiente. Pero la transparencia sobre cómo funciona, incluidos sus costos, pagos y la organización que lo ejecuta, es crucial, agregó.

«También nos preocupa que con el secuestro de carbono como uno de los beneficios declarados, los créditos de carbono puedan reclamarse y venderse a los contaminadores climáticos», dijo a la Fundación Thomson Reuters.

Marcus Colchester, asesor principal de políticas del Programa de Pueblos de los Bosques con sede en el Reino Unido, calificó el proyecto Rimba de «innovador» e instó a Indonesia a ayudar simplificando su oneroso proceso para reconocer los derechos consuetudinarios sobre la tierra.

Kevin Woods, analista de políticas senior de Forest Trends, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, dijo que los estudios muestran que los resultados son deficientes cuando la conservación de los bosques no respalda esos derechos.

«Esto se puede lograr mejor si los fondos pasan a través de organizaciones locales que trabajan en estrecha colaboración con las comunidades forestales en … la conservación», dijo.

Por: Michael Taylor, World Economic Forum