Menos del 9 % de las emisiones pagan los costos que generan, dice la OCDE

Artículo publicado en EFEVerde

Menos del 9 % de las emisiones causantes del efecto invernadero en 71 países estudiados por la OCDE están sometidas a tasas a un nivel suficiente para compensar los costos que se estiman que causan.

En un informe publicado este jueves, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alerta de ese bajo porcentaje de emisiones que están sujetas al menos a los 60 euros por tonelada de dióxido de carbono que se calcula que son los costos medios inducidos por la contaminación.

Eso significa que para el 60 % restante, los responsables de esas emisiones no tenían que abonar absolutamente ningún impuesto o gravamen por su actividad contaminante.

Un precio del CO2 15 veces por debajo 

La situación es muy diferente de unos a otros países, aunque lo que se ha podido constatar es que en 47 de los países que constituyen la muestra esos precios subieron en ese periodo de tres años.

La subida se dio, en particular, en los que en 2018 ya tenían el precio del carbono más elevado, que son todos países europeos.

En cabeza de todos ellos tenían en 2021 las tasas más fuertes para las emisiones causantes del cambio climático Suiza (133,26 euros por tonelada de carbono), Países Bajos (110,77), Luxemburgo (108,17), Suecia (102,93), Dinamarca (94,88), Islandia (94,51) y Noruega (93,53).

De los países latinoamericanos de la muestra, Costa Rica ofrecía la tasa más alta de imposición de las emisiones, con 46,98 euros por tonelada. Muy por debajo estaban México (19,92), Chile (14,85), República Dominicana (13,30), Uruguay (12,29) o Panamá (10,58).

Esstados Unidos y China, en los puestos más bajos de la tabla

Los dos países que generan con diferencia más dióxido de carbono estaban en la parte baja de la tabla: Estados Unidos con 12,11 euros por tonelada y China con 5,67.

La OCDE considera que habría que aumentar los precios efectivos del carbono porque eso permitiría tanto aumentar los ingresos de los países como reducir las emisiones.

En concreto, los ingresos pueden contribuir a la transición hacia el objetivo internacional de cero emisiones netas de CO2 para 2050.

Precio sugerido para la tonelada de CO2

Los autores del estudio también constatan que el reciente choque energético, acentuado en particular con la invasión rusa de Ucrania, ha llevado a muchos gobiernos a reducir muchas de las tasas que gravan la energía, con rebajas que han podido alcanzar los 50 euros por tonelada de carbono e incluso más.

Aunque consideran «comprensible» que hayan reaccionado de esa forma con carácter inmediato, insisten sobre todo en que si es necesario tomar nuevas medidas, no deberían ser de carácter general sino selectivas para los colectivos más vulnerables.

En la práctica, tendrían que ser ayudas para los ingresos de esos colectivos, y al mismo tiempo habría que favorecer que las soluciones bajas en carbono estén más ampliamente disponibles.

Facebook
LinkedIn