Los transgénicos van a la baja mientras crece la producción ecológica

Cuarto año consecutivo de descenso en la superficie agrícola ocupada por variedades modificadas genéticamente en España y Catalunya 

La agricultura ecológica, un paso más en el cuidado del medio ambiente

La superficie agrícola cultivada con variedades modificadas genéticamente descendió en 2019 respecto al año anterior tanto en el conjunto de España como en Catalunya.

De hecho, la única variedad transgénica de cultivo autorizado, el maíz transgénico MON-810 (desarrollado por Monsanto), pierde terreno en nuestro país desde 2016, según los datos oficiales del ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 

Científico y agricultor en un campo de cultivos transgénicos

De forma paralela en los últimos cuatro años se registra tanto en Catalunya como en el conjunto de España un notable crecimiento de la superficie agrícola dedicada a la producción ecológica. 

Los transgénicos ocuparon en 2019 en el conjunto de España un total de 109.126 hectáreas, mientras que en 2018 la extensión había sido de 115.246 hectáreas, en 2017 fue de 124.227 h y en 2016 había alcanzado un máximo histórico de 129.081 hectáreas.

Por lo que respecta a Catalunya, la evolución también ha ido lentamente a la baja. En 2019 la superficie plantada con maíz transgénico fue de 36.429 hectáreas, en 2018 fue de 38.751, en 2017 alcanzó las 39.091 h y en 2016 había llegado a ocupar 41.567 hectáreas.

La agricultura de producción ecológica ha seguido una evolución completamente diferente. En 2019, última cifra disponible en el momento de redactar esta información, la superficie agrícola certificada como ecológica en el conjunto de España fue de 2.354.916 hectáreas. En 2018 la extensión fue de 2.246.475 hectáreas. En 2017, de 2.082.173 h y en 2016 había marcado un total de 2.018.802 hectáreas.

Evolución de la superficie dedicada a la producción ecológica en España .
 

Los datos sobre superficie dedicada en Catalunya a la producción ecológica muestran una tendencia similar a la del conjunto del estado.

Evolución en Catalunya, demarcaciones provinciales
Evolución en Catalunya, demarcaciones provinciales CCPAE

Curiosamente, España es ahora -y desde hace por lo menos un lustro- el país de la Unión Europea que lidera al mismo tiempo los rankings tanto de producción ecológica como de transgénicos. Por lo que se refiere a la variedad transgénica de maíz MON-810, el liderato español es indiscutible porque los únicos competidores son los agricultores de Portugal, aunque solo lo cultivan en unas 8.000 hectáreas.

 España también es líder europeo por la superficie total dedicada a cultivos de producción ecológica, por delante de Italia y Francia. Se debe recordar, no obstante, que los países europeos en los que se consumen más productos ecológicos son Alemania, Francia y Reino Unido (con España en la posición número 8). En cifras relativas, los países de la Unión Europea con mayor consumo per cápita de productos ecológicos son Luxemburgo y Dinamarca.

Contaminación 

El cultivo de variedades transgénicas y la producción ecológica son dos modalidades de agricultura que en muchas ocasiones se presentan como antagonistas.

En la práctica, además de las diferencias conceptuales, los agricultores que ponen en práctica la producción ecológica -con una regulación propia que limita drásticamente la utilización de productos químicos y prohíbe la presencia de transgénicos- recuerdan que su actividad puede resultar perjudicada por la presencia en campos próximos a los suyos de plantas genéticamente modificadas, debido a que se puede producir una diseminación del polen y la polinización cruzada.

Controles y oposición en la UE

La gran mayoría de países de la Unión Europea y la propia Comisión Europea han optado en los últimos años por potenciar la producción ecológica y mantener controles normativos muy restrictivos para la autorización de nuevas variedades transgénicas.

Esta apuesta europea está motivada en buena parte por la percepción social negativa respecto a los transgénicos, alentada por diversos grupos ecologistas.

En Estados Unidos, Canadá o Brasil, por poner algunos ejemplos completamente diferentes al de la Unión Europea, los transgénicos se han implantado a gran escala sin apenas despertar rechazo social. En estos casos, la rápida implantación de los transgénicos ha sido posible también por la acción de gobiernos que no han visto ninguna amenaza en este tipo de productos y, por otra parte, por el peso en estos países de grandes empresas promotoras de los transgénicos. 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/natural/fauna-flora