Los sistemas alimentarios responsables de ‘un tercio’ de las emisiones causadas por el hombre

Los «sistemas alimentarios» fueron responsables del 34% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre en 2015, según una nueva investigación.

El estudio, publicado en Nature Food , presenta EDGAR-FOOD, la primera base de datos que desglosa las emisiones de cada etapa de la cadena alimentaria para cada año desde 1990 hasta 2015. La base de datos también desglosa las emisiones por sector, gas de efecto invernadero y país. 

Según el estudio, el 71% de las emisiones de alimentos en 2015 provinieron de la agricultura y las “actividades asociadas de uso y cambio de uso de la tierra” (LULUC), mientras que el resto provino de la venta al por menor, el transporte, el consumo, la producción de combustible, la gestión de residuos, los procesos industriales y embalaje.

El estudio encuentra que el CO2 representa aproximadamente la mitad de las emisiones relacionadas con los alimentos, mientras que el metano (CH4) representa el 35%, principalmente de la producción ganadera, la agricultura y el tratamiento de desechos.

Las emisiones del sector minorista están aumentando, según el estudio, y aumentaron de 3 a 4 veces en Europa y EE. UU. Entre 1990 y 2015.

Los autores también encuentran que las «millas de alimentos» contribuyen menos a las emisiones de alimentos que los envases. Los autores añaden que el 96% de las emisiones del transporte de alimentos provienen del transporte local o regional por carretera y ferrocarril, en lugar del transporte internacional.

‘Una excelente base de datos’

Si bien alimentar a la población mundial de casi 8 mil millones de personas es una tarea fundamental, tiene un alto costo para el clima. La producción de alimentos consume la mitad de la tierra habitable de la Tierra y un informe de 2019 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) estimó que entre el 21% y el 37% de las emisiones globales se derivan de los sistemas alimentarios. 

(El año pasado, Carbon Brief produjo una serie de artículos de una semana de duración, discutiendo los impactos climáticos de la carne y los lácteos , describiendo cómo se espera que los cambios en las dietas afecten el clima y preguntando cómo podemos cambiar nuestros hábitos alimenticios para minimizar nuestra huella de carbono. )

El nuevo estudio presenta EDGAR-FOOD, la primera base de datos que cubre cada etapa de la cadena alimentaria para todos los países, proporcionando datos para cada año entre 1990 y 2015. La base de datos estima las emisiones de CO2, CH4, óxido nitroso (N2O) y gases fluorados para cada etapa del sistema alimentario, así como por país.

El Dr. John Lynch de la Universidad de Oxford , quien investiga los impactos climáticos en los alimentos y no participó en el estudio, dice a Carbon Brief que «a menudo ha sido difícil obtener una cobertura completamente detallada en todo el sistema alimentario» y que este nuevo artículo es un «gran recurso».

La Dra. Sonja Vermeulen , directora de programas del Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional (CGIAR), que tampoco participó en el estudio, agrega que se trata de una «excelente base de datos y un conjunto de herramientas analíticas para señalar el camino a seguir para los alimentos». .

Vermeulen señala que publicó “quizás la primera estimación de las emisiones totales del sistema alimentario” hace aproximadamente una década, estimando que los sistemas alimentarios representan un tercio de las emisiones. Esta es la misma estimación que la nueva base de datos, señala, pero agrega que su cifra «se basó en datos y cálculos mucho más toscos» que la nueva evaluación y «es genial ver que la cifra se basa mucho más en evidencia y detalle». .

Emisiones alimentarias globales

El estudio encuentra que la producción mundial de alimentos aumentó un 40% entre 1990 y 2015, y que las emisiones anuales del sistema alimentario aumentaron de 16 mil millones de toneladas de CO2e (GtCO2e) a 18GtCO2e.

Sin embargo, agrega que, de forma individual, las emisiones per cápita relacionadas con los alimentos disminuyeron de un promedio de 3 toneladas de CO2e en 1990 a 2.4tCO2e en 2015.

Además, la contribución de los sistemas alimentarios a las emisiones totales causadas por el hombre en realidad se redujo del 44% al 34% en este tiempo, según el documento. Esto se debe al aumento global de las emisiones de otros sectores, dice el documento. Lynch dice que este hallazgo destaca la necesidad de descarbonizar: 

“Como una fracción de las emisiones totales de GEI, las emisiones de alimentos en realidad están disminuyendo, porque estamos aumentando las emisiones aún más rápido en otros sectores, principalmente quemando combustibles fósiles para obtener más energía. Entonces, si bien es genial que cada vez se preste más atención a los impactos ambientales del sistema alimentario, destaca que la descarbonización debe seguir siendo nuestra prioridad climática «.

En 2015, el 27% de las emisiones de los alimentos provinieron de «países industrializados», dice el documento, y el 73% restante provino de «países en desarrollo», dentro de los cuales los investigadores incluyen a China. Las seis economías con las mayores emisiones del sistema alimentario están compuestas por una combinación de países «industrializados» y «desarrollados», según el informe:

País GtCO2e % del total global 
porcelana2.413,5
Indonesia1,68.8
nosotros1,58.2
Brasil1.37.4
UE1.26,7
India1.16.3

El estudio señala que la proporción de emisiones de un país que proviene de su sistema alimentario varía entre el 14% y el 92%. En los países industrializados, aproximadamente el 24% de las emisiones totales de los países provienen de sus sistemas alimentarios, un número que se ha mantenido bastante estable entre 1990-2015, según el estudio.

Sin embargo, los investigadores encuentran que la proporción de emisiones que provienen de los alimentos en los países en desarrollo disminuyó de alrededor del 68% en 1990 al 38% en 2015. Esto se debe a los «aumentos muy altos de las emisiones no alimentarias», dicen los autores. así como una “reducción significativa de las emisiones terrestres”, principalmente gracias a la reducción de la deforestación.

El estudio agrega que Asia es el mayor contribuyente a las emisiones mundiales de alimentos cuando se mide por continente: produjo el 35% de las emisiones del sistema alimentario mundial en 1990 y el 49% en 2015.

El siguiente mapa muestra las emisiones del sistema alimentario como una proporción de las emisiones totales de cada país, para 1990 (izquierda) y 2015 (derecha). Por ejemplo, el sombreado verde oscuro indica países donde las emisiones relacionadas con los alimentos representan más de la mitad de sus emisiones totales.

La proporción de emisiones de gases de efecto invernadero de los sistemas alimentarios como fracción de las emisiones totales de cada país en 1990 y 2015

Vermeulen fue comisionado de la Comisión EAT-Lancet sobre dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles . Ella le dice a Carbon Brief que es posible comer bien y cuidar el planeta, pero requerirá esfuerzo:

“Es teóricamente posible, incluso con el crecimiento de la población, que todo el mundo coma una dieta sana y culturalmente apropiada sin traspasar los límites planetarios de carbono, biodiversidad, nitrógeno, fósforo y agua. Pero eso requerirá mucho esfuerzo tanto técnico como político ”.

El nuevo estudio destaca que necesitamos una “mezcla de soluciones técnicas y políticas”, agrega:

“Su análisis refuerza que no hay una solución mágica: si nos enfocamos solo en dietas más basadas en plantas, o solo en prácticas agrícolas mejoradas, o solo en los sectores de energía y transporte, no llegaremos a donde debemos estar. necesitamos los tres «.

Etapas de producción

Los autores también dividen las emisiones en las diferentes etapas del sistema alimentario. Para 2015, encuentran que las primeras etapas de la producción de alimentos, las que llevan los alimentos a la “puerta de la granja”, incluida la pesca, la acuicultura, la agricultura y las emisiones de insumos como fertilizantes, contribuyeron con el 39% de las emisiones totales del sistema alimentario.

LULUC fue el segundo contribuyente más grande, contribuyendo con un tercio de las emisiones totales del sistema alimentario. Esto se debió principalmente a las pérdidas de carbono por la deforestación y por la degradación de los suelos , incluidas las turberas , según el estudio.

Los autores señalan que la mayoría de las emisiones de LULUC provienen de países en desarrollo; en 2015, por ejemplo, la agricultura y LULUC representaron el 73% de las emisiones de alimentos en los países en desarrollo. Sin embargo, señalan que entre 1990 y 2015, la participación de las emisiones de alimentos de la producción agrícola y LULUC se redujo en un 13% y un 26% en los países en desarrollo, respectivamente.

El transporte, el embalaje, la venta minorista, el procesamiento, el consumo y la eliminación al final de su vida útil constituyeron el 29% restante de las emisiones en 2015, dicen los autores. Este valor ha aumentado desde 1990 tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo, señala el estudio.

La participación global de las emisiones de alimentos que provienen del sector energético aumentó en un 31% entre 1990 y 2015, según el estudio. Agrega que en 2015, los sectores «relacionados con la energía», incluida la industria y los desechos, representaron más de la mitad de las emisiones de alimentos en los países industrializados.

Los autores también encuentran que las «millas de alimentos» contribuyen un poco menos a las emisiones de alimentos que los envases. Los envases contribuyeron con aproximadamente el 5,4% de las emisiones de alimentos, principalmente debido a la industria de la pulpa y el papel, mientras que el transporte fue responsable de solo el 4,8%.

¿Cómo están cambiando las emisiones de alimentos?

Los autores también analizan la contribución de diferentes gases de efecto invernadero en el sistema alimentario. Por ejemplo, encontraron que el CO2 representa alrededor de la mitad de las emisiones del sistema alimentario. 

El diagrama de Sankey a continuación muestra la contribución de diferentes actividades y tipos de gases de efecto invernadero a las emisiones generales del sistema alimentario.

Los autores señalan que el CH4 representa el 35% de las emisiones totales del sistema alimentario. Esto se debe principalmente a la producción ganadera, la agricultura y el tratamiento de residuos. Sin embargo, los autores también señalan que el arroz, uno de los principales cultivos alimentarios, es una «fuente principal» de emisiones de metano.

El estudio encuentra que aunque las emisiones de gases fluorados (gases fluorados) representan solo el 2% de las emisiones, su uso se duplicó entre 1990-2015. Los gases fluorados se utilizan principalmente en refrigeración, dicen los autores, y a medida que los países en desarrollo aumentan su refrigeración industrial y doméstica, «es probable que aumente la importancia de la refrigeración para las emisiones totales de gases de efecto invernadero».    

Muchas de las tendencias del sistema alimentario en los países en desarrollo son impulsadas por China, señalan los autores. Mientras que las emisiones de los alimentos aumentaron en promedio un 14% entre 1990 y 2015, las de China aumentaron un 41%. Sin embargo, la participación de China en las emisiones de los alimentos como proporción de las emisiones totales se redujo del 51% en 1990 al 19% en 2015 debido al aumento de las emisiones a medida que el país se ha industrializado.

Además, las emisiones de China por la gestión de residuos juegan un papel importante en el aumento del 50% en los países en desarrollo, dice el estudio. Al mismo tiempo, las emisiones de la gestión de residuos, incluida la gestión de residuos sólidos y aguas residuales, han disminuido en promedio en los países industrializados.

El estudio señala que las emisiones derivadas del uso de energía (electricidad, calor y combustibles) en la agricultura aumentaron un 15% entre 1990 y 2015 a medida que la producción se mecanizó más, con un aumento del 50% en África, América Latina y Asia. 

Por el contrario, la introducción de “avances agronómicos y restricciones ambientales” en los países industrializados condujo a una disminución del 28% en las emisiones de la agricultura entre 1990 y 2015, agrega el estudio.

Mientras tanto, entre 1990 y 2015, la contribución del comercio minorista, el envasado, el transporte y el procesamiento a las emisiones totales del sistema alimentario aumentó entre un 33% y un 300% durante 1990-2015.

El Dr. Marco Springmann , un investigador del Departamento de Salud de la Población de Nuffield que no participó en el estudio, dice que, actualmente, «muchos inventarios de emisiones no representan adecuadamente las emisiones del sistema alimentario» y dice que esta base de datos es «una mejora muy bienvenida en la contabilidad de emisiones ”. Él le dice a Carbon Brief: 

“Si bien muchos de los hallazgos se han informado en estudios específicos en otros lugares, la integración de una lente del sistema alimentario en una base de datos de emisiones estandarizada y actualizada anualmente representa un avance importante de un recurso público que beneficiará a la comunidad científica, ONG, legisladores y partes interesadas.»

La investigación también muestra que «las emisiones del sistema alimentario impregnan todos los sectores de emisiones e incluyen todos los principales gases de efecto invernadero», añade. Sin embargo, señala que «la diferenciación de emisiones por grupo de alimentos» no está incluida en la base de datos, y le dice a Carbon Brief que este sería un buen próximo paso para la investigación:

“Una mayor desagregación de las categorías de emisiones de EDGAR-FOOD en los grupos de alimentos subyacentes habría ampliado la utilidad de la base de datos para informar políticas de mitigación concretas y bien orientadas para el sistema alimentario. Con suerte, agregar este detalle crucial está en la lista de tareas pendientes para la próxima actualización «.

Por: Ayesha Tandon, Carbon Brief