Los grupos de fondos advierten sobre la definición legal de la UE de «greenwashing»

Traducción de artículo publicado en Reuters por Simon Jessop y Huw Jones

Los reguladores de la Unión Europea no deberían definir el lavado verde en la ley, dijeron grupos de la industria de fondos al organismo de control de los mercados del bloque, citando preocupaciones de que esto complicaría un sector en «flujo constante».

Se han invertido billones de dólares en inversiones que afirman ser amigables con el clima, pero ha habido pocas sanciones por lavado verde o credenciales ecológicas exageradas.

Los reguladores dicen que sancionar el greenwashing podría ser más fácil con una definición legal, aunque el término a menudo se usa de manera más amplia para describir prácticas deliberadas o negligentes con respecto a otros problemas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) y los supervisores bancarios y de seguros del bloque han buscado opiniones de la industria sobre la definición legal del lavado verde.

En su respuesta, el Investment Company Institute (ICI), con sede en EE. UU., que representa a los fondos de inversión, dijo que las declaraciones, acciones, omisiones y comunicaciones relacionadas con la sustentabilidad podrían ser engañosas, ya sea intencionalmente o no, a nivel de entidad, producto o servicio.

«En lugar de tratar de definir ‘lavado verde’ y, por lo tanto, crear un nuevo término legal, recomendamos que las autoridades de la UE describan la conducta o las circunstancias de preocupación», dijo ICI.

«Buscar adoptar una definición general de lavado verde o consagrarlo en la legislación sería contraproducente».

La Asociación Europea de Gestión de Activos y Fondos (EFAMA) dijo que la UE debería usar las reglas y herramientas existentes para combatir el lavado verde, y no aumentar la complejidad al introducir una nueva definición separada de las reglas ya vigentes.

EFAMA también señaló la confianza de la industria en datos de terceros, incluidas empresas y empresas calificadoras de ESG, que no estaban bajo el control de los administradores de activos.

«Teniendo en cuenta el grado actual de incertidumbre regulatoria y la evolución en curso, debemos tener cuidado de no aplicar el término greenwashing de manera demasiado amplia», dijo Anyve Arakelijan, asesor de política regulatoria de EFAMA.

«Es crucial fortalecer la comprensión de lo que constituye el lavado verde y tener una acción de supervisión armonizada para abordar este riesgo».

Si bien los principales reguladores se han negado hasta ahora a definir el greenwashing en la ley, están utilizando cada vez más sus poderes existentes y también están considerando nuevas leyes en áreas como la divulgación.

El organismo de control financiero de Gran Bretaña, por ejemplo, dijo en octubre que planeaba introducir una regla contra el lavado verde para todas las empresas. Mientras tanto, en los Estados Unidos, varias empresas, incluida BNY Mellon, han sido multadas por engañar a los inversores.

Facebook
LinkedIn

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.