La resiliencia es la respuesta a nuestros mayores desafíos

“La resiliencia asegurada no es un rechazo a las nuevas tecnologías. Muchas de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial podrían usarse para revitalizar las ecologías, proteger los bienes comunes y mantener los medios de vida”.

Los empleados clasifican paquetes con vehículos guiados automatizados (AGV) en un centro logístico de un servicio postal un día antes del festival de compras en línea del Día del Soltero en Nanjing, provincia de Jiangsu, China, el 10 de noviembre de 2019. Fotografía tomada el 10 de noviembre de 2019.
La tecnología 4IR es transformadora, pero no es una panacea para los desafíos más urgentes de la humanidad : REUTERS / Stringer

Por: Chandran Nair

  1. La Cuarta Revolución Industrial no puede ser una panacea para los problemas causados ​​por nuestra obsesión por el crecimiento económico desenfrenado.
  2. En cambio, necesitamos un esfuerzo concertado para restablecer nuestros sistemas económicos y tomar algunas decisiones difíciles sobre nuestros caminos futuros.
  3. Un enfoque que llamo “resiliencia asegurada” podría ser la respuesta que necesitamos. He aquí una guía.

Durante las últimas dos décadas, el mundo se ha enamorado del poder transformador de la tecnología y de la creencia de que puede ser la panacea para todos los desafíos humanos.

Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha cambiado esta narrativa. A pesar de todo el revuelo, la tecnología digital no pudo prevenir ni controlar la propagación del coronavirus. En cambio, las intervenciones políticas sólidas, la atención médica accesible, los profesionales dedicados y el buen sentido común son los que han aplanado las curvas. La tecnología que controló la infección no era una elegante aplicación de rastreo de contactos, sino la simple máscara facial.

La escena tecnológica ha estado zumbando durante algunos años por la Cuarta Revolución Industrial , una supuesta transformación tecnológica caracterizada por big data, inteligencia artificial y automatización.

Pero lo último que necesita el mundo es otra ‘revolución’ que ignore el costo externo para la sociedad de nuestra obsesión desenfrenada por el crecimiento económico a toda costa. La tecnología no resolverá la crisis climática, evitará los incendios forestales recurrentes en los Estados Unidos, curará las divisiones sociales o resolverá la desigualdad social. Solo un esfuerzo concertado para restablecer nuestros sistemas económicos y la voluntad de tomar decisiones difíciles sobre las prioridades lo lograrán.

El mundo necesita un ‘RI’ diferente, algo que yo llamo ‘resiliencia asegurada’. La palabra “asegurado” significa asegurar o proteger a alguien contra una posible contingencia; en este caso, las tendencias económicas, sociales y climáticas que enfrentamos en el siglo XXI, en particular las derivadas de la sobreexplotación insostenible de recursos, la crisis del capitalismo impulsado por el consumo, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático.

La ‘resiliencia’, por el contrario, denota la capacidad de la sociedad para resistir y recuperarse de estos choques cuando ocurren. Juntos, la resiliencia asegurada enmarca una sociedad diseñada para prevenir y proteger contra las crisis y para recuperarse rápidamente de los daños.

Las revoluciones industriales anteriores pueden haber conducido a una mayor productividad y mejores niveles de vida, pero también contribuyeron a nuestra situación actual. Permitieron que los recursos se explotaran a un ritmo más rápido y posibilitaron el consumo masivo que contribuye a la contaminación, el despilfarro, la pérdida de biodiversidad y tierras cultivables, el hacinamiento urbano y las demás injusticias sociales que vemos en el mundo de hoy.

Si la Cuarta Revolución Industrial es igualmente transformadora – en sí misma una afirmación no probada – ¿sería eso algo que el mundo realmente necesita ahora? La pandemia muestra que debemos restablecer nuestras prioridades para servir mejor a la mayoría mundial con acceso limitado a las necesidades básicas, y hacerlo respetando los límites.

¿Cuáles deberían ser nuestras prioridades?

La seguridad y la protección son la base de la resiliencia asegurada 1.0: un enfoque del progreso humano que asegura a la sociedad contra los impactos para construir comunidades seguras y protegidas. Esto no es una reserva de bienes o una reserva de fondos, sino más bien una reestructuración económica para que se satisfagan las necesidades básicas de todos, se preserven los sistemas naturales y se establezcan redes de seguridad social.

La resiliencia asegurada significa que un país debe poder mantenerse a sí mismo en momentos de necesidad, como cuando se interrumpen las cadenas de suministro globales. La pandemia ha demostrado que los que están en la base de la pirámide a menudo se ven afectados de manera desproporcionada por las crisis. Los gobiernos deben intervenir con políticas económicas para garantizar que los bienes públicos comunes, como la atención médica, la vivienda, la educación, los alimentos, el agua y la energía, se proporcionen de manera equitativa. Algunos derechos no se pueden dejar a las fuerzas del mercado.

Luego están los impactos externos causados ​​directamente por el desarrollo tecnológico. En lugares con tasas persistentemente altas de desempleo y subempleo, no se puede permitir que la automatización y la inteligencia artificial sean infinitamente “disruptivas”. Los gobiernos deben ofrecer a las personas alternativas adecuadas y oportunidades para volver a capacitarse y perfeccionarse. Y si los gobiernos están dispuestos a otorgar exenciones fiscales a los ricos para estimular las inversiones y el gasto, ¿por qué no pueden gravar a los robots para administrar el empleo?

No deberíamos ver el avance tecnológico y el progreso humano como lo mismo; después de todo, miles de millones de personas en muchas partes del mundo todavía carecen de electricidad estable, agua potable y hogares con inodoros sanitarios. Por ejemplo, la pandemia nos ha demostrado que se deben implementar buenos sistemas de saneamiento y tratamiento de desechos en áreas urbanas y rurales como una prioridad.

El avance tecnológico y el progreso humano no son lo mismo
El avance tecnológico y el progreso humano no son lo mismoImagen: Nuestro mundo en datos

En los últimos años, las consecuencias de nuestro asalto a la biosfera se han hecho evidentes: desde la propagación de enfermedades zoonóticas y brotes de langostas hasta el daño permanente de las vías fluviales y los suelos fértiles. El uso excesivo de productos químicos, la deforestación, el cambio climático y otros factores humanos ha provocado la pérdida de un tercio de toda la tierra cultivable en los últimos 40 años .

La seguridad alimentaria es de suma importancia en un mundo cada vez más poblado. Debe mantenerse una economía rural vibrante para evitar que las personas abandonen el campo en busca de mejores trabajos en la ciudad. China conoce esta lección mejor que cualquier otra nación del mundo, como lo demuestra su reciente campaña para abordar el desperdicio de alimentos, que tendrá un efecto significativo en la forma en que crece, procesa y consume los alimentos.

Pero la resiliencia asegurada necesita algo más que esfuerzos gubernamentales. Todas las partes interesadas deben preocuparse por el bienestar colectivo. Las sociedades en las que las personas asumen la responsabilidad de protegerse mutuamente de los daños obtienen mejores resultados que aquellas con una cultura más individualista: compare los resultados en Hong Kong, Vietnam y Corea del Sur con los del Reino Unido y los Estados Unidos.

La tecnología no crea una sociedad estable con reglas, normas y valores. En cambio, dicha sociedad es el producto de contratos sociales construidos entre los diferentes pilares de la sociedad, como el gobierno, el sector privado, la sociedad civil y los ciudadanos comunes. En estas sociedades, existe un conocimiento profundo de cuándo y cómo anteponer mejor el bienestar colectivo a los derechos individuales.

Para apoyar el bienestar colectivo, la sociedad debe proteger los bienes comunes – el aire, la pesca, los bosques, los ríos y todos los demás recursos naturales – para las generaciones futuras, y asegurar al mundo contra los choques naturales como el cambio climático y las pandemias.

La resiliencia asegurada no es un rechazo a las nuevas tecnologías. Muchas de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial podrían usarse para revitalizar las ecologías, proteger los bienes comunes y mantener los medios de vida. Por ejemplo, los drones podrían usarse para ayudar a los agricultores a reducir drásticamente el uso de productos químicos como fertilizantes; las tecnologías de la educación podrían utilizarse para facilitar la capacitación; y los sensores utilizados en la Internet de las cosas pueden ayudar a monitorear las emisiones de carbono y garantizar que los consumidores paguen por sus externalidades, como el uso excesivo de aire acondicionado y agua.

La pandemia debería enseñarnos que cuando se trata de prevenir una crisis global, no podemos esperar a que una tecnología revolucionaria venga a salvar el día. En cambio, los países necesitan un enfoque de desarrollo que integre la resiliencia en su planificación económica y proteja a las comunidades de los impactos externos, ayudándolas a recuperarse de un desastre mejor que antes: resiliencia asegurada

Artículo publicado en WEF