La deforestación en la Amazonía brasileña cae un 34% en el primer semestre de 2023

Traducción de artículo publicado en Reuters por Carolina Pulice y Jake Spring

La deforestación en la Amazonía brasileña cayó un 34% en la primera mitad de 2023, según mostraron datos preliminares del gobierno el jueves, alcanzando su nivel más bajo en cuatro años mientras el presidente Luiz Inácio Lula da Silva instituye políticas ambientales más estrictas.

Los datos producidos por la agencia nacional de investigación espacial de Brasil, Inpe, indicaron que se talaron 2.649 kilómetros cuadrados (1.023 millas cuadradas) de selva tropical en la región en el semestre, el nivel más bajo para el período desde 2019.

Pero esa es un área de más de tres veces el tamaño de la ciudad de Nueva York, lo que subraya el desafío que enfrenta Lula para eliminar la deforestación por completo.

«Es muy positivo, pero seguimos teniendo niveles muy altos de deforestación», dijo Daniel Silva, analista de la organización sin fines de lucro WWF-Brasil.

Lula asumió el cargo en enero con la promesa de poner fin a la deforestación para 2030, luego de la creciente destrucción bajo su predecesor, Jair Bolsonaro, quien había recortado los esfuerzos de protección ambiental.

El ex líder de extrema derecha había pedido más agricultura y minería en tierras protegidas, diciendo que sacaría a la región de la pobreza.

La ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, dijo en una conferencia de prensa que la caída de la deforestación fue el resultado directo de que el gobierno de Lula aumentó rápidamente los recursos para la aplicación de la ley ambiental.

«Estamos haciendo todo lo posible para que (nuestro plan contra la deforestación) ya esté en pleno funcionamiento. Este es el resultado de nuestros esfuerzos de emergencia», dijo Silva.

Solo en junio, los datos satelitales del Inpe mostraron que la deforestación totalizó 663 km2, un 41% menos que en el mismo mes del año anterior.

No está claro si la deforestación anual mostrará una disminución, ya que se avecina el pico anual de deforestación e incendios de julio a septiembre.

«Julio tiende a tener una explosión en la deforestación», dijo Joao Paulo Capobianco, diputado de Silva en el Ministerio del Medio Ambiente.

El mes pasado, el gobierno de Brasil dio a conocer sus planes para cumplir la promesa de Lula de eliminar la deforestación en la Amazonía para 2030, utilizando una larga lista de medidas que incluyen el fortalecimiento de la aplicación de la ley contra los delitos ambientales y el desarrollo económico verde.

Facebook
LinkedIn

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.