El proyecto LIFE INTEMARES incorpora nuevos socios para avanzar en la ampliación y gestión eficaz de los espacios marinos protegidos

Coordinado por la Fundación Biodiversidad

La Junta de Andalucía, el centro tecnológico AZTI, la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Alicante se adhieren al proyecto para reforzar las acciones de investigación, conservación y gobernanza hasta 2024.

Con estas nuevas incorporaciones, se refuerzan la investigación y la conservación de la biodiversidad marina, las nuevas tecnologías para el seguimiento de hábitats y especies, así como la gobernanza y la cooperación institucional.

El proyecto europeo LIFE INTEMARES, que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), ha sumado a cuatro nuevos socios para avanzar en la ampliación de los espacios marinos protegidos y su gestión eficaz. En concreto, se han incorporado la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y la Agencia de Medio Ambiente y Agua; el centro tecnológico AZTI y las universidades Politécnica de Valencia y Alicante.

Estas entidades se unen al equipo de socios que viene trabajando de manera coordinada desde el inicio del proyecto en 2017 y que integra a una representación diversa de competencias e intereses.

Forman parte del LIFE INTEMARES el propio Ministerio, que ostenta las competencias en la gestión de la Red Natura en el medio marino a través de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación; el Instituto Español de Oceanografía (IEO), entidad de referencia en España en el conocimiento científico del mar; la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), organización empresarial pesquera de ámbito nacional más representativa de la Unión Europea; así como dos ONG con amplia experiencia en la conservación de la biodiversidad marina, como son SEO/BirdLife y WWF-España.   

Con estas nuevas incorporaciones se refuerzan la investigación y la conservación de la biodiversidad marina, las nuevas tecnologías para el seguimiento de hábitats y especies, así como la gobernanza y la cooperación institucional.

IMPULSAR EL EMPRENDIMIENTO AZUL

En particular, la Junta de Andalucía desarrollará actuaciones para mejorar el conocimiento y el seguimiento de hábitats marinos. También implicará a los diversos agentes del territorio en la gestión de los espacios protegidos, emprenderá acciones de sensibilización y asegurará la puesta en marcha de mecanismos para mitigar el impacto de actividades recreativas sobre hábitats de interés comunitario, principalmente praderas de posidonia, arrecifes y cuevas submarinas. Así mismo, impulsará el emprendimiento azul en lugares de la Red Natura en el medio marino de Andalucía.

Por su parte, AZTI participa junto al IEO en las campañas de investigación que se desarrollan para la declaración de nuevos espacios marinos protegidos, en concreto, en el sistema de cañones submarinos de Cap Bretón, que alberga especies y hábitats de alto valor ecológico. También participa en las acciones de marcaje y seguimiento de pardela balear, junto al MITECO y SEO/Birdlife, para conocer mejor esta ave marina, la más amenazada en Europa.

La Universidad de Alicante también trabaja junto al IEO, a través de su unidad mixta, en campañas oceanográficas en Cabo Tiñoso, en Murcia, con el objetivo de aumentar el conocimiento de hábitats y especies marinos en el área comprendida entre el Escarpe de Mazarrón, Seco de Palos y campo de pockmarks, unas estructuras submarinas causadas por emisiones de gases.

Por último, la Universidad Politécnica de Valencia también colabora con el IEO en el desarrollo tecnológico de una red de observación marina basada en plataformas que permiten estudiar la dinámica del fondo marino, campos de corrientes, materia en suspensión y el ruido submarino, así como en la utilización de vehículos submarinos no tripulados para la monitorización de hábitats y especies. También desarrollan marcas electrónicas y acústicas en el seguimiento de especies para estudiar la conectividad entre espacios protegidos.

AUMENTO DE LA SUPERFICIE MARINA PROTEGIDA

Desde el inicio del proyecto, en 2017, se han implicado directamente en el proyecto LIFE INTEMARES más de 770 organizaciones, que han participado en diversas actuaciones para conseguir que el aumento de áreas marinas protegidas vaya asociado a la mejora del conocimiento, así como al refuerzo de la coordinación y una estructura de gobernanza desde un enfoque participativo que integre a todos los gestores, agentes y usuarios del mar.

En este sentido, España está avanzando en la prioridad de alcanzar el 30% de áreas marinas protegidas y bien gestionadas en 2030, tal y como marcan la Estrategia de Biodiversidad de la Unión Europea y la Declaración ante la Emergencia Climática y Ambiental declarada por el Gobierno de España.

En tan solo unos años, España ha pasado de proteger menos del 1% de la superficie marina a más de un 12% actualmente. Gracias a este gran logro, España es uno de los pocos países europeos que ha superado el umbral del 10% de cobertura al que se comprometió en el Convenio de Diversidad Biológica (CBD).

Con el proyecto LIFE INTEMARES, España se marca el objetivo de llegar a una cobertura de más del 15% de superficie marina protegida en 2023.La integración de fondos, políticas y actores constituye uno de los cimientos sobre los que se sustenta para lograr esta meta.  

CONOCIMIENTO CIENTÍFICO PARA LA PROTECCIÓN DE ESPECIES

Para mejorar el conocimiento científico en el medio marino, se han llevado a cabo diversas actuaciones, entre las que se incluyen 16 campañas de investigación. Entre otras, se ha explorado Cabo Tiñoso, Cap Bretón y los montes submarinos de Mallorca, para conocer los hábitats y especies presentes en estos espacios para su posible declaración como espacios de la Red Natura 2000.

En conservación de especies, se han desarrollado actuaciones para asegurar la supervivencia de la nacra, molusco endémico del Mediterráneo en estado crítico de extinción. Además, se han dado los primeros pasos para la elaboración y actualización de estrategias y planes de conservación, como el de la marsopa o la lapa Patella ferruginea, entre otras, que permitan adoptar medidas para reducir el grado de amenaza de especies y hábitats de interés comunitario incluidos en las Directivas Hábitats y Aves.

Asimismo, se han iniciado 10 procesos participativos para involucrar de forma activa a los sectores socioeconómicos y la ciudadanía en la elaboración de estrategias y planes de gestión que permitan compatibilizar los usos y actividades con la conservación de los valores naturales en los espacios marinos protegidos, entre otras actuaciones.

Fuente: Gobierno de España https://www.miteco.gob.es/es