El mundo se queda corto en financiación para la adaptación climática

Traducción de artículo publicado en Reuters por Gloria Dickie

LONDRES, 3 nov (Reuters) – El mundo se está quedando corto en reunir dinero para ayudar a las naciones en dificultades a adaptarse a los impactos cada vez más peligrosos del cambio climático, según un informe publicado el jueves.

Además de encontrar el dinero y la voluntad política para reducir las emisiones y contener el calentamiento global, se necesitan cientos de miles de millones de dólares para proteger a los países de los cambios que se han producido mucho más rápido de lo que habían previsto los científicos.

El financiamiento internacional actual que fluye hacia los países en desarrollo está entre 5 y 10 veces por debajo de lo que se necesita, según el informe del Programa Ambiental de las Naciones Unidas.

En 2020, el dinero de los países donantes reservado para ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático fue de solo 29 000 millones de dólares, muy por debajo de los 340 000 millones de dólares anuales que podrían necesitarse para 2030.

«Es hora de una revisión global de la adaptación climática», dijo el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en un comunicado de prensa, y señaló que había pedido a los fondos verdes para el clima que trabajaran con financiadores públicos y privados para poner a prueba un nuevo acelerador para la inversión en adaptación.

El acelerador ayudará a los financiadores a trabajar con los países en desarrollo para invertir en sus prioridades de adaptación y proyectos específicos.

Los fondos de adaptación a menudo se asignan a programas como mejorar la seguridad alimentaria mediante la plantación de cultivos resistentes al calor y la sequía, o en infraestructura, como diques para ayudar a mantener a raya el aumento de las aguas.

En la cumbre climática de la ONU en Glasgow el año pasado, los países desarrollados acordaron duplicar el apoyo para el financiamiento de la adaptación a $ 40 mil millones por año para 2025.

En la COP27 en Sharm El Sheikh, Egipto, a partir del 6 de noviembre, los países «deben presentar una hoja de ruta creíble con hitos claros sobre cómo se entregará, preferiblemente como subvenciones, no como préstamos», dijo Guterres.

África, en particular, ha luchado para responder al empeoramiento de los extremos climáticos. El gasto anual actual en adaptación en el continente es de $11.4 mil millones, o alrededor del 40 por ciento de toda la financiación climática, según un informe del Centro Global de Adaptación, un corredor de soluciones internacionales alojado en los Países Bajos. Cumplir las promesas de emisiones de los países requeriría $ 41 mil millones adicionales al año.

«La financiación de la adaptación está escalando demasiado lentamente para cerrar la brecha de inversión en África», dijo Patrick Verkooijen, director ejecutivo de GCA. Uno de los programas clave para combatir este déficit es el Programa de Aceleración de la Adaptación de África, que busca recaudar $ 25 mil millones para los países en los próximos tres años.

Es «el mejor vehículo que tenemos para garantizar que el déficit de inversión en adaptación en África se solucione con la acción de todas las fuentes disponibles, incluido el sector privado», dijo Verkooijen.

Facebook
LinkedIn