Docenas de esqueletos de mamut encontrados bajo el futuro aeropuerto de la Ciudad de México

Un equipo de arqueólogos ha encontrado los restos de más de 60 mamuts en el sitio de un nuevo aeropuerto que se está construyendo para servir a la Ciudad de México. Las excavadoras también han encontrado huesos de animales y humanos en el área.

Un equipo de arqueólogos que trabaja cerca de la Ciudad de México descubrió los restos de más de 60 mamuts en el futuro aeropuerto de la ciudad.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) dijo que los huesos, encontrados en el sitio de construcción del aeropuerto internacional Felipe Ángeles, datan de hace unos 15,000 años.

Los restos fueron descubiertos cerca del lugar donde se construirá la futura torre de control del aeropuerto. Los excavadores del INAH han estado trabajando en el sitio, a unos 50 kilómetros (aproximadamente 30 millas) al norte de la capital, desde abril del año pasado, buscando restos de animales de la era del Pleistoceno.

El equipo informó en diciembre que había encontrado los huesos de un número mucho menor de animales en la antigua Base Aérea de Santa Lucía, un aeropuerto militar que se estaba convirtiendo para uso civil.

El área estaba sumergida anteriormente bajo el lago Xaltocan, parte de la cuenca mexicana y un punto focal de la civilización precolombina del país. Las trampas para la caza de mamuts, que se cree que fueron excavadas poco después de que el lago se secó, se encontraron en el sitio el año pasado.

Se cree que casi todos los esqueletos gigantes pertenecen a la especie de mamut colombiano. También se encontraron otros tipos de fauna, como bisontes, camellos y caballos, así como huesos de humanos enterrados en la era prehispánica y diversos artefactos.

“El principal desafío es que la riqueza de la fauna y las reliquias es mayor de lo que habíamos considerado”, dijo Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de antropología del INAH al periódico Excelsior de México . INAH dice que los descubrimientos no pretenden frenar el edificio del aeropuerto, y que tuvieron poco impacto en el trabajo de construcción.

“Sería una mentira decir que no hemos tenido influencia en el trabajo que se está llevando a cabo, pero estamos trabajando en coordinación con los responsables”, dijo Sánchez Nava. “Podemos continuar a nuestro propio ritmo sin tener demasiada influencia en los tiempos del trabajo”.

Artículo publicado en DW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.