¿Cuál es la energía renovable más adecuada para la generación de electricidad?

Se espera que la solar y la eólica sean las mayores contribuyentes al cumplimiento de los objetivos en materia climática

Para lograr limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5°C en comparación con los niveles preindustriales, como fija el Acuerdo de París, es indispensable un cambio de modelo energético. Este cambio pasa, en gran medida, por descarbonizar la mayor parte de usos energéticos posibles, incluidos la movilidad y la industria. Además, esta energía debe proceder de fuentes renovables, es decir, infinitas y neutras en emisiones, a diferencia de los combustibles fósiles.

La pregunta es: ¿cuál es la fuente de energía renovable más adecuada para la generación de electricidad? Según José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), “no hay una renovable mejor que otra, se necesitan y complementan entre sí porque no siempre hay sol ni viento”. Lo mismo sucede con la hidráulica, que depende del régimen de lluvias, o con las energías del mar, aún en fase precomercial. 

“No hay una renovable mejor que otra, se necesitan y complementan entre sí porque no siempre hay sol ni viento” José María González Moya Director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA)

“Cuando hablamos de energía renovable, es importante tener en cuenta que, al provenir de recursos naturales que no son gestionables, como el viento, la lluvia o el sol, lo más adecuado es que exista un equilibrio que permita cubrir las demandas que hay en cada momento”, señala Núria Rodríguez, directora de Medioambiente y RSC del Grupo Naturgy.

En este sentido, la experta indica que, “en el futuro, coexistirán diferentes tecnologías de generación y cada tipo de energía tendrá su papel, incluyendo el gas renovable, que puede usarse igual que el gas natural convencional, pero que tiene su origen, bien en modelos de economía circular producido a partir de residuos orgánicos, o bien generado a partir de electricidad renovable. 

La capacidad de generación de electricidad de la hidráulica depende del régimen de lluvias

Naturgy está firmemente convencida de que las renovables tendrán un papel muy relevante en la transición energética. La compañía está incrementando significativamente en los últimos años su capacidad instalada en renovables, apostando especialmente por tecnologías eólicas y fotovoltaicas.

En el 2019 fue uno de los mayores inversores de renovables en España, incrementando su capacidad renovable instalada en casi un 22%, hasta alcanzar casi 5.000 MW a nivel global, lo que se tradujo en una reducción de las emisiones de CO2 del 16%. Asimismo, la compañía se ha convertido recientemente en uno de los productores independientes de energía eólica más importantes de Australia, con más de 700 MW de capacidad instalada, y ha comprado una empresa de renovables en EE.UU, donde invertirá hasta 1.800 millones de dólares en los próximos cinco años. 

La fotovoltaica y la eólica, en cabeza

“La solar fotovoltaica es la que está llamada a liderar la revolución eléctrica, de la mano de la eólica, al ser ya la fuente energética más competitiva para la generación de electricidad, tanto entre las renovable como las no renovables”, asegura González Moya. El director general de APPA hace esta afirmación basándose en el gran descenso de los costes registrado por esta tecnología.

Según datos de 17.000 proyectos recopilados por la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) en el año 2019, los costes de la fotovoltaica han registrado un descenso del 82% desde el 2010. En este mismo periodo de tiempo, la eólica terrestre, que partía de unos menores costes, se ha abaratado en un 39%. 

Del 2010 al 2019

Los costes de la fotovoltaica han registrado un descenso del 82% y los de la eólica terrestre, un 39%, según Irena

La idoneidad de una u otra renovable depende de la geografía. En zonas con muchas horas de luz, como el sud de España, la solar fotovoltaica puede ser la mejor opción, aunque esta fuente energética ha demostrado ser también viable en los países del norte de Europa. La eólica terrestre, por su parte, está limitada a áreas con buen viento, pero los avances tecnológicos han conseguido que los nuevos aerogeneradores, de mayor tamaño y potencia, sean rentables en ubicaciones en las que la eólica no lo era hasta ahora. Por otro lado, la solar termoeléctrica y la eólica marina, aunque viables, son menos competitivas que sus hermanas.

La fotovoltaica pegó un gran estirón en el 2019. Según datos de Red Eléctrica de España (REE), ese año se instalaron en el país 4.201 nuevos megavatios (MW) de fotovoltaica, con lo que esta tecnología incrementó su presencia en el parque de generación en un 89,2% respecto a los datos de cierre del 2018. Pero la renovable predominante sigue siendo la eólica, al representar más de la mitad del parque de generación renovable (23,4% sobre el total del parque generador), tras la entrada en servicio de 2.254 MW nuevos en el 2019, cifra no alcanzada desde el 2009. La Asociación Empresarial Eólica (AEE) calificó el 2019 como un año “excelente” para el sector.

a idoneidad de una u otra renovable depende de la geografía

España, líder en eólica

A las 14:28 horas del día 28 de diciembre del 2020, el 83% de la demanda en el sistema eléctrico de la España peninsular (sin contar las islas) fue cubierta con energía eólica. Se trata de un dato récord (no una inocentada, a pesar del día), que se suma a otra cifra también récord: las tecnologías renovables (eólica, solar, hidráulica…) produjeron el 43,6% de toda la electricidad en España, en el conjunto del año pasado.

Se trata de su mayor participación en el mix (conjunto instalaciones) de generación eléctrico desde que se cuenta con registros (año 2007), según datos provisionales de Red Eléctrica de España (REE). En concreto, la participación de las renovables se ha incrementado un 12,6%, desde el 1 de enero de 2020 hasta finales de año. En este periodo, más de una quinta parte de la electricidad generada tuvo su origen en el viento, una tecnología en la que España se encuentra entre los líderes mundiales al ser el quinto país por potencia instalada (el segundo en la Unión Europea) así como el tercer exportador de aerogeneradores del mundo.

Por: Lorena Farràs Pérez, La Vanguardia