Cómo diseñar autopistas sostenibles gracias a la integración y planificación

Illustration Photovoltaik über Autobahn A4

tomasz-smal-t7T1c0eVD_0-unsplash

Pasa por esforzarse, cada día, por reducir la huella de carbono, mitigar el cambio climático, reducir su impacto ambiental y potenciar la economía circular en todo el mundo

La ONU alerta de que la contaminación del aire provoca siete millones de muertes al año en todo el mundo. En España, según Ecologistas en Acción, se superan las 36.000 víctimas anuales. En este sentido, el transporte es la principal causa de más del 30% de las emisiones de CO2 en la Unión Europea. Un 72% de éstas proviene del transporte por carretera. Los coches, con un 60,7% del total de las emisiones del transporte rodado de Europa, están en el punto de mira. En este marco, la movilidad sostenible se ha convertido en la gran esperanza para disminuir estas preocupantes cifras.

De hecho, la crisis de la Covid-19 ha demostrado, según informes de Ecologistas en Acción, que la reducción del tráfico y los cambios en las pautas de movilidad en las ciudades españolas han sido grandes herramientas para mejorar la calidad del aire en las localidades. Asimismo, la OMS asegura que esta deficiente calidad del aire en las grandes ciudades es un factor de riesgo importante para las enfermedades respiratorias y cardiovasculares; y, por tanto, para los enfermos de coronavirus.

El estado y conservación de la red de infraestructuras ya existentes es crucial en la lucha para mitigar la huella de carbono

Pero ¿realmente es posible una movilidad más saludable y sostenible? Los expertos dicen que sí. Las nuevas maneras de interactuar y moverse son protagonistas, a diario, de nuevas iniciativas, premios o estudios. Hace unos meses, justamente, la Cambra de Comerç de Barcelona creó su Hub Industrial de Movilidad Sostenible, una iniciativa puesta en marcha con el objetivo de encontrar, impulsar y acompañar proyectos industriales orientados a la movilidad sostenible y la innovación.

Y es que la industria automovilística tiene mucho que decidir en este futuro. Ciertamente las estimaciones para este sector son prometedoras. Se contabiliza que, entre 2011 y 2015, el crecimiento del uso del coche eléctrico fue del 120% de media anual, según el FMI. Dicho organismo confía, además, que para 2040 los vehículos eléctricos podrían representar el 90% del parque automovilístico en las economías avanzadas. 

Se estima que en 2040, los vehículos eléctricos representen el 90% del parque automovilístico

Ayudarán informes recientes como el de la financiera UBS, que asegura que los coches eléctricos serán tan baratos de fabricar como los de combustión en 2024. El problema de los vehículos eléctricos, a día de hoy, es la autonomía y los escasos puntos de recarga o “electrolineras” que existen. En Estocolmo (Suecia) lo han solucionado con una nueva autopista que recarga los coches mientras circulan por ella. El camino es largo, pero la mayoría de países está comprometida con esa movilidad verde que garantiza el mejor futuro para todos.

En España también se trabaja y a para albergar no solo coches eléctricos, sino también conectados y autónomos. El proyecto Inframix en la autopista AP-7 ha estudiado cómo convivirán los vehículos autónomos con los tradicionales en los próximos años. Además, se debe realizar un mantenimiento más eficiente de las infraestructuras mediante tecnología para reducir el impacto ambiental de la operativa diaria. Otro ejemplo: Abertis está instalando en las autopistas puntos de recarga -las “electrolineras”- para vehículos eléctricos, altamente implantados en la red de Francia e Italia. 

El ‘big data’, la IA o la geolocalización están transformando ya las autopistas en vías más eficientes y seguras

Tráfico y digitalización

Las autopistas se están ya transformando en nuevas vías más seguras, eficientes y sostenibles gracias, entre otros, al uso de las nuevas tecnologías como el big data o la inteligencia artificial o a la geolocalización. Los desafíos que presenta la movilidad del futuro le tienden la mano, irremediablemente, al uso de la tecnología: tráfico y digitalización se convierten en un binomio perfecto para alcanzar una movilidad realmente sostenible.

En este sentido, gestoras de infraestructuras como Grupo Abertis desempeñan un papel esencial. El desarrollo económico y sostenible de los territorios necesita de nuevas vías en las que destaque, por ejemplo, la ecoeficiencia. Precisamente Abertis, junto a IBM, ha puesto en marcha un “garaje de innovación”, es decir, un programa para desarrollar ideas innovadoras para reducir la congestión, el consumo de combustible o las emisiones de los vehículos. 

El reto de los dos implicados es poner en marcha un “garaje de innovación”, es decir, un programa para desarrollar ideas innovadoras para reducir la congestión

El reto de todos los implicados es conseguir infraestructuras resilientes, una industrialización inclusiva y que la innovación ayude al desarrollo económico y al bienestar humano. Es decir, se buscan autopistas eficientes en el ámbito económico, social y tecnológico. Paralelamente, el estado y conservación de las infraestructuras ya existentes es crucial en la lucha para mitigar la huella de carbono y sientan la base de ese futuro esperanzador.

Garantizar su perdurabilidad en el tiempo es, claramente, un ejercicio de sostenibilidad. Un estudio de la Asociación Española de la Carretera afirma que repavimentar la mitad de la red de carreteras de España permitiría ahorrar 1.600.000 toneladas de CO2 al año. La tecnología, además, puede ayudar a detectar los tramos en mal estado para actuar en consecuencia. Mitigar el cambio climático reduciendo la huella de carbono y el impacto medioambiental es tarea de todos. En este sentido, Grupo Abertis disminuyó en 2019 sus emisiones de CO2 un 3,1% en relación al año anterior hasta los 20,4 millones de toneladas.

Para ello, la gestora está promoviendo el telepeaje y el peaje sin barreras, que reduce significativamente las emisiones de los vehículos al no tener que detenerse. También favorece el uso de vehículos menos contaminantes renovando su flota por modelos más ecológicos. Además, Abertis sigue con los trabajos de sustitución de luminarias por LED en España y Brasil, y está utilizado pinturas de pared ecoactivas – absorben los contaminantes atmosféricos – en edificios ubicados en las áreas de servicio de las autopistas de Italia.

El foco de las nuevas infraestructuras es el mismo que mueve los cambios hacia esa movilidad “verde”: las personas. Las necesidades de la ciudadanía son, en realidad, quienes marcan el camino a seguir y reclaman eficiencia, sostenibilidad y seguridad, siempre ligada a la salud y el bienestar. 

Autopistas seguras, innovadoras y sostenibles

Resiliencia. Abertis ha lanzado acciones de reducción del impacto ambiental, del consumo de recursos o de acondicionamiento de estructuras ya existentes. Para eso, usa luminarias de menor consumo; materiales reciclados en los procesos de mantenimiento y construcción; programas de eficiencia energética o compuertas antimarea.

Integración. La clave es incluir a la comunidad social en el diseño y el desarrollo de las infraestructuras, asegurando el acceso a los servicios esenciales. Ha sido vital durante la crisis del coronavirus, cuando las autopistas abiertas han garantizado la movilidad y el transporte.

Escalabilidad. La red internacional de autopistas que gestiona en todo el mundo permite a la compañía implementar proyectos exitosos repetidamente en diferentes lugares. Esto tienen consecuencias muy positivas, sobre todo en el ahorro de tiempo y dinero en todo el proceso de desarrollo. Facilita, además, que Abertis implemente las mejores prácticas a través de los tres continentes donde está presente.

Por: Ángela Zorrila, https://www.lavanguardia.com/