Casi 60 millones de europeos viven con exceso de ruido por el tráfico

Artículo publicado en EFEVerde

Casi 60 millones de europeos viven sometidos a niveles de ruido generado por vehículos que son perjudiciales para su salud, según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), que sitúa a Bilbao, Málaga y Sevilla como las ciudades españolas con más vecinos expuestos a exceso de ruido.

El estudio, que publica la revista Environment International, indica que si las ciudades europeas cumplieran con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en materia de ruido evitarían cada año más de 3.600 muertes por cardiopatía isquémica.

Ruido del tráfico

El estudio del ISGlobal, centro impulsado por Fundación La Caixa, ha evaluado los niveles de ruido procedentes del tráfico rodado, la principal fuente de ruido ambiental, en 749 ciudades europeas y su impacto en la salud.

Estudios anteriores ya habían relacionado el ruido ambiental con una serie de efectos perjudiciales para la salud, como alteraciones del sueño, molestias, enfermedades cardiovasculares y metabólicas, efectos adversos al nacer, deterioro cognitivo, problemas de salud mental y deterioro del bienestar.

«La exposición prolongada al ruido del tráfico rodado puede provocar una reacción de estrés sostenido que da lugar a la liberación de hormonas del estrés, aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial y vasoconstricción, lo que puede acabar dando lugar a enfermedades crónicas, cardiovasculares o a trastornos de depresión y ansiedad», según los autores del estudio.

Los resultados muestran que más de un 48 % de los 123 millones de personas adultas (20 años o más) incluidas en el estudio soportan niveles de ruido superiores a lo recomendado por la OMS, que aconseja que el nivel de ruido medio registrado a lo largo de 24 horas no sobrepase los 53 decibelios (o lo que es lo mismo, 53 db Lden).

En lo que se refiere a las capitales de país, el porcentaje de población expuesta a niveles superiores a lo recomendado oscila entre el 29,8 % de Berlín (Alemania) y el 86,5 % de Viena (Austria), pasando por el 43,8 % de Madrid o el 60,5 % de Roma (Italia).