Brasil deja de rastrear la deforestación de la sabana a pesar del aumento de la destrucción

Traducción de noticia publicada en Reuters por Jake Spring

SAO PAULO, 6 ene (Reuters) – Brasil dejará de monitorear la deforestación en el Cerrado, la sabana más rica en especies del mundo, dijo el jueves un investigador del gobierno citando la falta de fondos, días después de que los datos mostraran que la destrucción alcanzó un máximo de 6 años en 2021.

El Cerrado, vecino de la selva amazónica y que se extiende por varios estados brasileños, es un gran baluarte contra el cambio climático debido al carbono que absorbe. A menudo se le compara con un bosque al revés porque sus plantas hunden raíces profundamente en el suelo.

La deforestación aumentó un 8% a 8.531 kilómetros cuadrados (2,11 millones de acres) en el Cerrado durante los 12 meses hasta julio, según mostraron el viernes datos de la agencia nacional de investigación espacial Inpe.

La decisión de dejar de monitorear el Cerrado se tomó debido a recortes presupuestarios, dijo Claudio Almeida, un científico que coordina el monitoreo satelital en Inpe.

El Inpe ya no producirá cifras anuales para la deforestación del Cerrado a menos que pueda encontrar una nueva fuente de financiamiento, dijo Almeida en un mensaje escrito.

Un «equipo pequeño» seguirá produciendo cifras mensuales de deforestación para el Cerrado, pero se quedará sin dinero en seis meses o menos, dijo.

La oficina de prensa del Inpe no respondió a una solicitud de comentarios.

La medida para dejar de monitorear el Cerrado parece ser otro revés para la protección ambiental bajo el presidente de derecha Jair Bolsonaro.

Bolsonaro ha criticado las protecciones ambientales que obstaculizan el crecimiento económico y ha debilitado la aplicación de las leyes de conservación.

La oficina del presidente no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios.

Marcio Astrini, jefe del grupo ambiental Climate Observatory, dijo que esperaba que el gobierno encontrara fondos para continuar monitoreando un ecosistema tan vital.

«El monitoreo muestra si la deforestación está avanzando y si la deforestación condenará un bioma que es tan importante para los brasileños», dijo Astrini.

Pero dijo que no es optimista dado el historial de Bolsonaro. El presidente ha atacado al Inpe en el pasado, en 2019 acusando a la agencia de mentir sobre los datos que muestran una deforestación en la selva amazónica.

A principios de esta semana, los científicos expresaron su alarma por la creciente destrucción en el Cerrado, diciendo que resulta en enormes emisiones de gases de efecto invernadero y amenaza con llevar a las especies a la extinción.

«Cada vez que vas al Cerrado para hacer una investigación de campo, no es raro descubrir una nueva especie de planta o incluso de animales», dijo Manuel Ferreira, geógrafo de la Universidad Federal de Goiás. «Aún quedan muchas especies por estudiar».