Acelerar la transición energética de Europa

Es probable que la pandemia de Covid-19 conduzca al mayor colapso económico desde la Gran Depresión. La UE se ha puesto a trabajar en un programa de recuperación y ha pedido a sus estados miembros que adopten sus propios planes nacionales. Dada la magnitud de la inminente crisis económica, los programas de recuperación contarán con el apoyo de estímulos financieros gubernamentales que superen los desplegados contra la crisis financiera en 2008. Anna Skowron y Stefan Schurig evalúan las credenciales ecológicas de los paquetes de recuperación de la UE y Alemania y las oportunidades para asegurar una mentira de transición energética.

Con el avance del cambio climático y el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, es probable que en el futuro se produzcan crisis de escala mundial con mayor frecuencia. Por lo tanto, cualquier paquete de recuperación que responda a la pandemia actual debe adoptar una postura firme a favor del desarrollo ecológico y con bajas emisiones de carbono y tratar de mitigar los peores impactos del cambio climático. Por lo tanto, los estímulos sin un compromiso incondicional con una alta proporción de energía renovable no pueden considerarse paquetes de recuperación. Al mismo tiempo, esto nos da la oportunidad de acelerar la transición energética de Europa con las energías renovables como columna vertebral para un crecimiento ecológico e inclusivo.

Dos de los paquetes de recuperación más importantes, los de la UE y Alemania, parecen prometedores, con cifras de miles de millones de euros destinados a la energía y la acción climática, basándose en las políticas del Pacto Verde Europeo. Sin embargo, una inspección más detallada revela que muchos de los planes para este financiamiento no son tan sostenibles como podrían ser, y mucho sigue siendo condicional e incierto. Por lo tanto, existe un grave riesgo de una recuperación renovada, a menos que los gobiernos rindan cuentas y los legisladores insistan en un cambio real.    

El papel de los legisladores

Los parlamentarios de Europa desempeñan un papel fundamental en esta transformación. Recientemente, los miembros del comité de medio ambiente del Parlamento Europeo (PE) alcanzaron un consenso sin precedentes de que la ley climática europea debería apuntar a una reducción del 60 por ciento de las emisiones de CO2 para 2030, mientras que la Comisión de la UE propuso una reducción del 55 por ciento el mismo año.

Los legisladores también desempeñan un papel central al adoptar presupuestos y leyes nacionales y supervisar las decisiones de sus gobiernos. Esto es de gran relevancia al considerar las compensaciones entre la recuperación económica y la crisis climática. En tiempos de crisis, el Ejecutivo puede solicitar al parlamento que le otorgue poderes adicionales, con el fin de llevar a cabo las medidas que se consideren imprescindibles para reaccionar con rapidez y mitigar impactos, como cerrar fronteras o restringir la libertad de reunión. Incluso en esos momentos, los parlamentos proporcionan ” controles y contrapesos necesarios para protegerse contra los excesos del Ejecutivo “. En la actual crisis sanitaria, esto ha significado la priorización de la legislación sanitaria seguida de respuestas económicas.

La legislación presupuestaria es el medio más fuerte de un parlamento para controlar al gobierno.

La legislación presupuestaria es el medio más fuerte de un parlamento para controlar al gobierno. El PE comparte el poder de decidir sobre todo el presupuesto anual de la UE con el Consejo de la Unión Europea. Esto le da al EP un poder significativo sobre una recuperación verdaderamente ecológica. Para limitar la carga financiera de los contribuyentes europeos, el PE propone nuevas fuentes de ingresos para financiar los costes de los instrumentos de recuperación, como los ingresos del régimen de comercio de derechos de emisión (ETS) y un impuesto en la frontera del carbono. Ambas medidas podrían potencialmente convertirse en una situación beneficiosa para todos, si se implementan correctamente, ya que reducirían la carga financiera, las emisiones de gases de efecto invernadero e implementarían un campo de juego nivelado para las energías renovables.

Aprendiendo del pasado: la crisis financiera de 2008

Una mirada de cerca a los paquetes de recuperación movilizados para mitigar la crisis financiera de 2008 es crucial si queremos evitar que se repitan los errores del pasado. Ese año se inyectaron alrededor de 10 billones de dólares estadounidenses en las economías globales, y los países de Europa occidental pagaron más de un tercio de este total. Para poner esto en perspectiva, esto fue aproximadamente ” 30 veces más grande que el valor actual del Plan Marshall “. Esta vez, los paquetes de recuperación probablemente serán más grandes: la herramienta de recuperación de la UE Next Generation EU tiene un valor de 750 mil millones de euros, y la estrategia de recuperación nacional de Alemania representa 130 mil millones de euros.

Muchos paquetes de estímulos, sobre todo los de Alemania, la UE, Estados Unidos, China, Japón y Corea del Sur, tras la crisis financiera de 2008 fueron etiquetados como “verdes”. Según estimacionesde la Agencia Internacional de Energía (AIE), los aspectos ecológicos de la recuperación comprendían entre el 10 y el 20 por ciento del total. Además, se estima que los beneficios macroeconómicos oscilaron entre el 0,1% y el 0,5% del PIB mundial durante los dos años posteriores a la crisis financiera. Sin embargo, desde el punto de vista de las emisiones, son todo menos eso. Después de disminuir en 400 millones de toneladas en 2009 a raíz de la recesión económica, las emisiones globales se recuperaron en 1.700 millones de toneladas en 2010, según la AIE. Este aumento fue impulsado principalmente por países de Asia en rápido desarrollo. Sin embargo, la crisis condujo a importantes mejoras en la eficiencia energética a nivel mundial y los paquetes de recuperación proporcionan información sobre qué estrategias funcionaron bien y cuáles no.

Después de disminuir en 400 millones de toneladas en 2009 como consecuencia de la recesión económica, las emisiones globales se recuperaron en 1.700 millones de toneladas en 2010 […]

La mayoría de los paquetes se enfocaron en tecnologías escalables y modulares aumentando sus presupuestos ya asignados. Se ampliaron las inversiones en aplicaciones de energía solar y eólica a pequeña escala. El estímulo económico provocó una disminución de los costos de estas tecnologías que dio lugar a nuevas inversiones. En contraste, el apoyo financiero para proyectos de mayor escala con tecnologías relativamente inmaduras tuvo un desempeño pobre en comparación. En la mayoría de los casos, la investigación y el despliegue posterior no fueron lo suficientemente rápidos como para generar una demanda lo suficientemente fuerte como para impulsar nuevas inversiones. No obstante, la AIE sostiene que las ganancias económicas a través del despliegue de energías renovables y las mejoras en la eficiencia energética contribuyeron positivamente a la recuperación económica después de la crisis financiera.

La respuesta de la Unión Europea a la crisis

A primera vista, la UE parece haber aprendido de la última crisis: muchas de las políticas incluidas en las estrategias se remontan al Pacto Verde Europeo adoptado a finales de 2019, para estimular la inversión privada y crear empleo en toda la UE.

En general, los estados miembros dispondrán de un presupuesto de 750.000 millones de euros en el marco de la próxima generación de la UE. Y eso se suma al presupuesto plurianual revisado de la UE de 1,1 billones de euros, tras una llamada de los eurodiputados para un importante paquete de recuperación en abril. Alrededor del 25 por ciento de esto se destinará a inversiones respetuosas con el clima. [1] Aún no se ha determinado si las tres cuartas partes restantes también beneficiarán a la acción climática, la eficiencia energética y las energías renovables. Para acceder a alrededor de 500.000 millones de euros en subvenciones y otros 250.000 millones de euros en préstamos, se solicita a los Estados miembros que establezcan planes nacionales de recuperación de conformidad con los programas de reforma de la UE, los planes nacionales de energía y clima (PNEC) y planes de transición justa.

La mayor parte del dinero de la UE se invertirá para lograr tres pilares estratégicos : apoyar a los Estados miembros para recuperarse, reparar y salir más fuertes de la crisis; impulsar las inversiones privadas y apoyar a las empresas en crisis; reforzar los programas clave de la UE para acelerar la doble transformación verde y digital.

Muchas de las acciones planificadas podrían beneficiar potencialmente la mitigación del cambio climático y el despliegue de energía renovable, pero aún no están cuantificadas en la legislación oficial, según Energy Policy Tracker. Además, solo se han comprometido alrededor de 326,7 millones de euros para energías limpias, la mayor parte condicional. [2] La mayor parte de los presupuestos energéticos actualmente cuantificados (alrededor de 11 000 millones de euros) no pueden asignarse a fuentes de energía limpias ni fósiles. Queda por ver qué depara el futuro para el papel fundamental que deberían desempeñar las energías renovables en los esfuerzos de recuperación ecológica de la UE.

Dado que gran parte del fondo de recuperación se basa en medidas estipuladas en el Pacto Verde Europeo, la proporción de inversiones respetuosas con el clima probablemente superará los 326,7 millones de euros ya comprometidos. La energía renovable y las mejoras en la eficiencia energética podrían desempeñar un papel clave en los esfuerzos de recuperación. Además, el despliegue acelerado de la energía eólica marina se considera un componente crucial del Green Deal. Además, la innovación para impulsar la trayectoria europea del hidrógeno, la movilidad eléctrica, las baterías, la captura y almacenamiento de carbono y las mejoras en la eficiencia energética se mencionan como pilares estratégicos. Estos planes se complementarán con un nuevo Plan de acción sobre materias primas que busca fortalecer los mercados cruciales necesarios para el rápido despliegue de energía renovable y la movilidad eléctrica. Así como untaxonomía de finanzas sostenibles que guiará el gasto de los fondos de recuperación. En teoría, el principio de “no hacer daño” subyacente a la taxonomía excluiría los combustibles fósiles y la energía nuclear, “que se considera que socavan otros objetivos ambientales como la prevención y el control de la contaminación”, según Euractiv . Y, de hecho, las recomendaciones excluyen los combustibles fósiles sólidos. Sin embargo, la taxonomía deja la puerta abierta para que se incluya el gas natural (gas natural licuado, por ejemplo). Asimismo, el PE votó para permitir la inclusión del gas natural en proyectos financiados por el Fondo de Transición Justa.

La mayor parte de los presupuestos energéticos actualmente cuantificados […] no pueden asignarse a fuentes de energía limpias ni fósiles.

A la luz del reciente anuncio de mejorar la ambición climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030, algunas de estas políticas deberán reevaluarse; Una reducción de emisiones del 55% requiere recortar rápidamente los combustibles fósiles y aumentar las energías renovables. En septiembre, la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo incluso acordó reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60 por ciento en comparación con los niveles de 1990.

Paquete de recuperación de Alemania

Para fortalecer la economía de Alemania, el gobierno federal adoptó un paquete de estímulo de 130.000 millones de euros en junio de 2020 que fue aprobado por el parlamento a principios de marzo. La mayor parte se invertirá en pilares estratégicos: recuperación económica de los municipios, crecimiento económico de las industrias, mitigación del clima, movilidad eléctrica, educación, investigación e innovación y digitalización. Alrededor de 26.600 millones de eurosse han asignado a la acción energética y climática, lo que lo convierte en un objetivo clave, al menos sobre el papel. Algunas de las medidas para el despliegue de energía renovable y la movilidad eléctrica incluyen una reducción de costes de las facturas de electricidad de los consumidores mediante la financiación cruzada de la tarifa de alimentación garantizada y la eliminación de un límite en el despliegue fotovoltaico que se estableció originalmente para proteger la industria del carbón alemana y para ralentizar la generación de electricidad solar en Alemania. Un plan para aumentar la aceptación de la energía eólica a través de un esquema de ganancias para los municipios está ahora sobre la mesa, así como beneficios financieros para la compra de vehículos electrónicos, infraestructura de carga y mejoras energéticas.

A pesar de parecer prometedor y progresar en la dirección correcta, una mirada más cercana al paquete de recuperación de Alemania revela debilidades. Si bien se canalizan fondos sustanciales hacia la energía limpia y la acción climática, la mayor parte sigue siendo condicional. Según el rastreador de políticas energéticas, actualmente solo 1.800 millones de euros de inversiones pueden considerarse verdaderamente “verdes” y “limpias”. 21.000 millones de euros másdepende de varias condiciones, como la implementación de salvaguardias ambientales o garantizar que los vehículos eléctricos funcionen con electricidad renovable en lugar de electricidad basada en combustibles fósiles. Por lo tanto, los estímulos que actualmente se consideran “verdes” pueden no resultar tan verdes después de todo, si no se cumplen las condiciones, lo que podría describirse como lavado verde. En marcado contraste, las inversiones incondicionales en combustibles fósiles ascienden a la asombrosa cantidad de 10.500 millones de euros, para los rescates incondicionales de las aerolíneas Lufthansa, Condor y TUI.

Aparte del gasto, es fundamental también examinar más de cerca las medidas en sí. Con el aumento de la movilidad eléctrica y la producción de hidrógeno verde, es probable que la demanda de energía de Alemania crezca a un nivel que los planes de expansión actuales para las energías renovables no pueden satisfacer, ni son suficientes para alcanzar el objetivo de energía renovable del 65%. Esta preocupación se intensifica con la opción de que los estados implementen una regla que requiere una distancia mínima de 1000 metros entre los proyectos eólicos y los asentamientos o áreas de vivienda. Como resultado, se suspendería la expansión de la energía eólica terrestre. Si las preocupaciones son ciertas, las medidas de estímulo para promover los vehículos eléctricos en Alemania no serán alimentadas por energía renovable, sino por electricidad basada en combustibles fósiles. Además, no se han establecido objetivos claros con respecto a si “verde” o “azul” [3] se producirá hidrógeno, y en qué medida se importará hidrógeno y se implementarán salvaguardias ambientales.

Además, la financiación cruzada del recargo por energía renovable a través de los ingresos del régimen ETS en lugar de financiarse como un recargo sobre el consumo de energía reduciría la carga para los usuarios finales a corto plazo. Pero podría generar problemas a largo plazo si se elimina el financiamiento cruzado como parte de la reducción del gasto público y la deuda nacional a raíz de la crisis de la corona. En lugar de un recargo, es necesario proporcionar igualdad de condiciones para las energías renovables en el contexto de los combustibles fósiles altamente subsidiados.

Aunque el paquete de recuperación de Alemania hace del clima y la energía limpia una de sus prioridades estratégicas, al menos sobre el papel, se deben cumplir las condiciones para garantizar que la movilidad eléctrica siga siendo “verde” y “limpia”. Por lo tanto, se necesita un despliegue acelerado de energía renovable a gran escala, así como un mayor empoderamiento de los prosumidores. Sin embargo, hasta ahora esto ha faltado en las medidas de recuperación. A menos que se tomen las medidas necesarias, el paquete de recuperación es un mero servicio de labios para atraer a los votantes cada vez más conscientes del medio ambiente.

Mejora de la colaboración entre partidos

Estamos en una encrucijada: ¿prevalecerá el paradigma actual de crecimiento económico o cambiaremos hacia formas de actividad económica más sostenibles y basadas en energías limpias? Se necesita una cooperación más sólida entre partidos si queremos reconstruir mejor en la era posterior a Covid-19 y abordar las crisis globales. Si bien algunos miembros de los parlamentos nacionales y europeos forman parte de un movimiento progresista que pide una acción enérgica sobre las energías renovables, a menudo se carece de conciencia de los múltiples beneficios socioeconómicos de las energías renovables. Por ejemplo, pocas personas son conscientes del hecho de que más personas encontraron trabajos decentes en el sector de las energías renovables de Alemania que en el sector del carbón y la energía nuclear juntos.

Los parlamentos tienen un papel fundamental que desempeñar en la aceleración del desarrollo sostenible y la transición energética, así como en garantizar que nadie se quede atrás. Las redes parlamentarias centradas en la ampliación de las energías renovables como EUFORES en Europa o el Congreso Global de Renovables (GRC) (que conecta a legisladores de todo el mundo) son una parte crucial de este esfuerzo. Los parlamentos también deben encontrar formas innovadoras de trabajar y proporcionar controles y equilibrios importantes en un momento en que las reuniones presenciales son difíciles o imposibles.

La firme postura del PE podría ser un indicador de la voluntad política para el desarrollo sostenible y la recuperación verde.

Asimismo, los eurodiputados y parlamentarios tendrán que luchar por su derecho a supervisar los presupuestos y dar forma a los paquetes de recuperación. El PE, por ejemplo, publicó una posición a finales de julio en la que destacaba su deseo de participar plenamente en todas las decisiones sobre los paquetes de recuperación. Esto no solo les permitiría asegurarse de que los paquetes de estímulo se asignen sin reducir los presupuestos existentes, sino también garantizar que las necesidades de los países que representan se satisfagan en consecuencia. La firme postura del PE podría ser un indicador de la voluntad política para el desarrollo sostenible y la recuperación verde. Con las discusiones sobre el presupuesto aún en curso y el papel de los eurodiputados en los paquetes de recuperación aún por determinar, el tiempo dirá si esto es cierto o no.

Por: Anna Skowron Stefan Schurig