De una educación de indiferencia a una educación de cuidado


Por: Leslee Udwin

La crisis física en la que estamos inmersos es una llamada existencial de atención. El virus nos golpeó en el momento de una emergencia aguda de desarrollo y una crisis existencial. Estábamos profundamente atrincherados en lo que el papa Francisco llama tan precisamente “la globalización de la indiferencia”, una habituación cada vez mayor a la violencia y la emergencia climática; una creciente crisis de refugiados; la depresión en curso es la enfermedad global más prevalente; suicidio entre hombres jóvenes, el asesino número 1 en muchos países; Una pandemia de violencia de género a niveles desgarradores. Esta fue una trayectoria de empeoramiento que parecía imparable. Fue entonces cuando la pandemia de COVID-19 nos golpeó y aparentemente impidió que la tierra girara. De un solo golpe, la atención se ha centrado en nuestras relaciones e interconexiones, cuán dependientes somos de los demás y cuán altruistas e incluso heroicos podemos ser. Si este período forzado de reflexión no resulta en nuestra redefinición de valores, entonces estamos realmente perdidos.

Tenemos el don de la oportunidad en esta oscuridad para repensar y recalibrar nuestras prioridades. Nos vemos tan claramente en una crisis que apunta a todos y cada uno de nosotros. Esta crisis nos muestra que todos somos vulnerables, pero sobre todo lo que destaca esta crisis es nuestra extrema desigualdad, y lamentablemente esa lección apenas comienza a desarrollarse. Aquellos sin el lujo de autoaislamiento, distanciamiento social o incluso agua corriente, probablemente serán destruidos por esta pandemia sin el boleto de lotería que los lleva a una cama de hospital, que puede o no tener un ventilador para salvarlos.

Nos lo debemos a nosotros mismos y al progreso humano para asegurarnos de que bajo ninguna circunstancia volvamos a esa “normalidad” que causó y colaboró ​​en un mundo descuidado y desigual, y debemos permitirnos abrirnos y abrazar la luz que está saliendo de esta oscuridad.

La pregunta clave es, ¿cómo nos aseguramos de que el cambio de sistema que ahora sabemos que es necesario resolverá estas desigualdades globales? Creo que uno de los impulsores más importantes de un cambio sostenible es la educación, siempre el motor principal del progreso. Si queremos recalibrar con éxito nuestros valores como mundo, debemos comenzar con los niños, y cuanto más jóvenes mejor. Ha sido ampliamente aceptado que los niños necesitan aritmética estudio, la alfabetización, y el contenido académico básico, sin embargo, el movimiento de añadir el aprendizaje social y emocional (SEL) como una falta 3 rdLa dimensión de la educación apenas comienza a ganar impulso. Educar a los niños en habilidades tales como la empatía, la celebración de la diversidad, la igualdad de género, la amabilidad y la atención plena es crucial para desarrollar al niño completo para que este cambio tenga un nuevo comienzo. Si los niños de todo el mundo son educados en habilidades para la vida que los ayudan a convertirse en adultos compasivos, empáticos e inclusivos, que se cuidan unos a otros, nuestro futuro y el futuro de nuestro planeta estarán asegurados.

El corazón ilustra los 25 valores, habilidades y competencias críticas que el Programa Think Equal media a los niños.  Pensar igual es a la vez un movimiento y un programa muy tangible y concreto de libros de imágenes narrativas, planes de lecciones prescriptivas y recursos que han sido diseñados por expertos en psicología, equidad de género, neurociencia, derechos humanos y educación. Está diseñado para educar a los corazones en los primeros años, entre los 3 y los 6 años, cuando el cerebro es óptimamente neuroplásico y ‘sensible’ y se pueden crear neuropatías de formas habituales de respuesta con comprensión, empatía y amabilidad en la arquitectura física del desarrollo. cerebro. Además de aprender a leer, escribir y contar, los niños pequeños también deben aprender a jugar, amar, aceptar, comprender, incluir y colaborar. Es imperativo que prestemos la misma atención y prioridad a estas áreas de aprendizaje que a las habilidades académicas.

El programa Think Equal proporciona a los maestros de Early Years materiales SEL tangibles con los que transformar a los niños y garantizar que estén equipados para ser ciudadanos globales dignos y afectuosos. Esto se está desarrollando y está demostrando que empodera y transforma a los niños en las más diversas circunstancias socioeconómicas, en 14 países, en los 5 continentes, desde Kwa Zulu Natal rural, hasta Londres, preescolares comunitarios en India y Los Ángeles. A los niños tan diversos como es posible imaginarlos se les están brindando las herramientas de SEL, que ayudan a desarrollar bases empáticas, regulación emocional y amor por la humanidad que estos niños llevarán con ellos al mundo por el resto de sus vidas. , a medida que crecen y tienen un impacto significativo y positivo en sus comunidades.

Piensa en la teoría del cambio de Equal

La narrativa es la columna vertebral de este aprendizaje, ya que es solo a través de la historia que la empatía se puede aprender y practicar por experiencia. La empatía es el pegamento que mantiene unida a la humanidad. La imagen a continuación ilustra el enfoque de Think Equal en la creación de nuevas narrativas colectivas esperanzadoras para una nueva sociedad, comenzando con nuestros hijos más pequeños.

Por supuesto, debido a la crisis mundial, nuestras intervenciones SEL en entornos escolares se han detenido por el momento. Las habilidades cruciales como la alfabetización emocional, la autorregulación, la empatía, la aceptación y la comprensión son más importantes que nunca en este momento. Para responder a las necesidades de las familias mientras muchos de nosotros estamos refugiados en casa, Think Equal ha desarrollado rápidamente adaptando sus lecciones y creando actividades para que los cuidadores hagan con sus hijos en casa. Estos materiales se proporcionan de forma gratuita en nuestro sitio weby disponible en inglés, francés y español, ya que nos esforzamos por llegar al mayor número posible de familias. Es nuestra esperanza no solo ayudar a ocupar a los niños pequeños mientras están separados de sus rutinas diarias y amigos, sino también continuar la misión vital de difundir las habilidades de SEL a los niños del mundo.

Para mí personalmente, la luz que ha traído esta crisis junto con su oscuridad brilla sobre ya través de nuestros hijos y la próxima generación. Es efectivamente solo a través de ellos que podemos desarrollar las capacidades que la humanidad necesita para el desarrollo sostenible. Debemos reimaginar, rediseñar y reconstruir urgentemente nuestro sistema educativo para servir a nuestra sociedad y humanidad de manera integral, en todas sus partes componentes. La visión del “viejo mundo” de la “educación”: la visión anticuada de la revolución industrial de que es el camino hacia una economía saludable y el mercado laboral, hace mucho tiempo que se debe repensar. Debe suplantarse urgentemente por una educación que nos lleve a la inclusión, la igualdad, la paz duradera y el bienestar. Debemos preparar a nuestros hijos más pequeños con las bases para una vida compasiva, empática, digna y respetuosa. Ahora tenemos nuevas metodologías, nuevas herramientas Debemos aprovechar el aprendizaje positivo que ha surgido de este momento en nuestra historia para cambiar la política y la mentalidad educativas.

Desde cualquier ángulo, cada uno de nosotros llega a estas lecciones aprendidas, al final de esta crisis, lo último que debemos hacer es volver a ser como eran las cosas. Debemos comenzar un nuevo comienzo, avanzando con las ideas y la sabiduría que hemos acumulado, con nuestros valores repensados ​​y nuestras prioridades recalibradas. Anne Frank, desde su propio encierro forzado, dijo: “Miren cómo una sola vela puede definir y desafiar la oscuridad”. Creo que esta es la poderosa narrativa potencial de esta pandemia, si unimos nuestras manos y corazones para que sea así.

Artículo publicado en IABD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.