“El turismo que caerá más será el que proviene de orígenes más alejados”

Una de las actividades productivas más importantes para Barcelona, Cataluña y España es, sin lugar a dudas, el turismo. Más aun, aquel turista que viene de las partes más alejadas del planeta. Sin embargo, de acuerdo a declaraciones de expertos, “el turismo que caerá más será el que proviene de orígenes más alejados”

Entrevista a José Antonio Donaire, profesor de la Facultad de Turismo de la Universidad de Girona

Por: GEMMA CASTAÑO MORA

José Antonio Donaire es profesor en la facultad de Turismo de la UdG
José Antonio Donaire es profesor en la facultad de Turismo de la UdG

José Antonio Donaire, profesor de la Facultad de Turismo de la Universidad de Girona, explica al ARA qué escenario turístico nos encontraremos este verano en nuestro país. La “fase de recuperación” estará marcada por los viajes de proximidad y por un incremento notable del turismo en espacios naturales y rurales.

¿Qué escenario turístico tendremos este verano? Como se comportarán los catalanes? ¿Tenderemos a un turismo de proximidad, más sostenible, menos popular, en el que la salud sea la prioridad?

Será un verano atípico, absolutamente excepcional. Lo más probable es que se reduzcan de manera drástica los movimientos internacionales y esto afectará sensiblemente el turismo catalán, que tiene un volumen de turismo internacional muy relevante. Afectará también los viajes de los catalanes, que es probable que limiten su actividad a los espacios más próximos. Por tanto, a escala internacional esperamos un fuerte incremento del turismo interior (dentro de las mismas fronteras) y un decrecimiento del turismo internacional. Hay dos variables que condicionarán este pronóstico. Por un lado, los efectos de la crisis económica. Si el impacto es elevado y, además, si la percepción colectiva es que sus efectos se notarán en los próximos años, habrá una disminución de las salidas, incluso en el turismo interior. Por otro, también será muy importante la evolución de la pandemia durante el verano. En un contexto aún de prevención, un rebrote aislado o un incremento generalizado de las infecciones tendrán un impacto devastador en los flujos turísticos.

El año pasado el sector turístico aportó el 12% del PIB catalán. Los datos para este 2.020 ya se prevén devastadoras. En un escenario con fronteras abiertas, ¿cree que el turismo internacional elegirá Cataluña como destino o este año el miedo será más fuerte que la ilusión por viajar?

La Organización Mundial del Turismo ha estimado, en el mejor de sus escenarios, que la reducción del turismo internacional a escala global será del 80% en el mes de julio y del 70% al mes de agosto. Efectivamente, estamos en un escenario clásico push & pull : hay factores que animan al desplazamiento (el contrapeso al confinamiento) y factores que desincentivan (la incertidumbre de la pandemia). Todo parece indicar que esta tensión se resolverá con una disminución de las distancias y, por tanto, con una reducción a escala global del turismo internacional. Además, todos los países están promoviendo campañas para retener el turismo nacional.

Si puede venir el turista internacional, de donde cree que vendrá principalmente?

El turismo que caerá más será el que proviene de orígenes más alejados. Era el grupo de mayor crecimiento en los últimos años y, especialmente, lo que mostraba un gasto per cápita más elevada. Notaremos mucho la caída del turismo de origen americano (norte y sur), de origen asiático y del este de Europa. Seguramente sí podremos acoger una parte del turismo internacional de corta distancia, y esto hará que los mercados tradicionales (Francia por encima de todo, pero también el Benelux, Alemania, Italia o el Reino Unido) tengan mucha más importancia que en años anteriores. Algunos de estos países (Italia, Reino Unido, Bélgica, Francia) han tenido un impacto del Covidien similar o superior al nuestro y, por tanto, pueden valorar que el riesgo de viajar es similar al riesgo de no viajar. Es cierto, sin embargo, que algunas de los destinos competidores muestran unos niveles de contagio muy inferiores y se convierten a priori opciones mejor posicionadas. Es el caso del norte de África, de la costa dálmata (en Croacia) o muy específicamente de Grecia. No sólo notaremos una disminución del número de turistas internacionales, sino también una caída significativa del gasto medio. Y este era un factor que se había ido incrementando de manera sensible en los últimos años.

¿Hasta qué punto el turismo nacional o estatal pueden cubrir la oferta turística que tenemos disponible? Y esta oferta, ¿cree que será más cara? ¿Se incrementarán los precios de los alojamientos, las actividades y los transportes?

El turismo nacional no puede compensar el efecto de la pérdida de turismo internacional. Cataluña se planteaba el horizonte de 21 millones de viajes en 2022, es decir, prácticamente tres viajes internacionales por cada catalán. Por lo tanto, es lógico que no se pueda compensar cuantitativamente este volumen. Pero también tendrá un efecto cualitativo. El modelo de comportamiento de los turistas nacionales no es el mismo que el de los turistas internacionales y esto afectará el gasto medio y también la predisposición de compra, especialmente baja por los efectos de la crisis económica. Creo que la guerra de precios sería una mala praxis y que deberían intentar mantener los precios o incluso subirlos con un incremento del valor añadido. Los turistas catalanes habituados a los desplazamientos de larga distancia (incluso a otros continentes) que opten ahora por circuitos nacionales tienen una predisposición de gasto elevado, pero también un alto nivel de exigencia. Debemos ofrecer un catálogo de productos denso y de calidad, para que una parte de estos visitantes que excepcionalmente optan por el turismo nacional podrían descubrir las posibilidades de nuestra oferta turística. El sector no tiene que trabajar con la lógica de salvar la temporada, sino con la de situarse en una posición de ventaja en los próximos años. En algunos territorios muy puntuales, donde la demanda se puede concentrar, sí puede haber una afectación de los precios al alza. porque una parte de estos visitantes que excepcionalmente optan por el turismo nacional podrían descubrir las posibilidades de nuestra oferta turística. El sector no tiene que trabajar con la lógica de salvar la temporada, sino con la de situarse en una posición de ventaja en los próximos años. En algunos territorios muy puntuales, donde la demanda se puede concentrar, sí puede haber una afectación de los precios al alza. porque una parte de estos visitantes que excepcionalmente optan por el turismo nacional podrían descubrir las posibilidades de nuestra oferta turística. El sector no tiene que trabajar con la lógica de salvar la temporada, sino con la de situarse en una posición de ventaja en los próximos años. En algunos territorios muy puntuales, donde la demanda se puede concentrar, sí puede haber una afectación de los precios al alza.

¿Qué sectores turísticos cree que podrán sobrevivir a la crisis del coronavirus?

Nuestro modelo turístico es muy diverso, en todos los sentidos. Es evidente que las crisis tienen un efecto de selección, porque algunas empresas no pueden hacer frente a la situación excepcional que viviremos esta temporada y la próxima. Creo que saldrán perdiendo las empresas con menos valor añadido, las que ya estaban en una situación de obsolescencia antes del Covidien, y también las que no dispongan de capital suficiente para resistir la caída de los ingresos. Este segundo punto es especialmente preocupante, porque algunas empresas de calidad pueden desaparecer por problemas financieros y no tanto por su sistema productivo. Un escenario nada deseable del turismo postcovid sería una desaparición de empresas pequeñas y medianas en favor de grandes empresas y concentraciones de capital. Las administraciones deben hacer un esfuerzo para ayudar a estas empresas pequeñas y medianas de alto valor añadido. Y creo que los consumidores también podemos ayudarlas seleccionándolas en nuestras decisiones de viaje. Es verdad que habrá un incremento muy notable del turismo en espacios naturales y rurales, y esto es una buena noticia por lo que tiene de distribución y reequilibrio del modelo turístico. Pero debemos ser conscientes de que el volumen turístico fundamental del país se genera en dos grandes espacios, que son la fachada litoral y la ciudad de Barcelona. Ambos se verán afectados por Covidien y, por tanto, el turismo catalán se resentirá. y esto es una buena noticia por lo que tiene de distribución y reequilibrio del modelo turístico. Pero debemos ser conscientes de que el volumen turístico fundamental del país se genera en dos grandes espacios, que son la fachada litoral y la ciudad de Barcelona. Ambos se verán afectados por Covidien y, por tanto, el turismo catalán se resentirá. y esto es una buena noticia por lo que tiene de distribución y reequilibrio del modelo turístico. Pero debemos ser conscientes de que el volumen turístico fundamental del país se genera en dos grandes espacios, que son la fachada litoral y la ciudad de Barcelona. Ambos se verán afectados por Covidien y, por tanto, el turismo catalán se resentirá.

Qué pasará con el turismo de playa? ¿Será un año perdido para este subsector?

La superficie de playas del país es muy superior a la demanda potencial. En términos generales, el país tiene una oferta de playa suficiente para acoger a los visitantes nacionales potenciales y una parte de los internacionales. Puntualmente, algunas playas se pueden ver afectadas. Es buena noticia que integramos el aforo de las playas en la gestión turística. Esto se producirá puntualmente y no creo afecte en exceso la dinámica del turismo litoral. La playa ya no es el centro de gravedad de la actividad del turismo en espacios litorales, sino una pieza más de una oferta muy densa. La playa es un recurso más del catálogo de productos del litoral. Creo que tenemos que insistir mucho en la idea de que las playas son espacios naturales. Si hay más demanda de espacios abiertos y naturales para efectos de Covidien, las playas deberían formar parte de esta oferta.

Como cree que viajaremos este verano? ¿Se incrementarán las rutas que aseguren el no contagio? En coche, en autocaravana, en velero … ¿El intercambio de casas también será una opción a tener en cuenta?

Habrá que verlo. Creo que habrá dos grandes modelos de viaje. O bien optaremos por un hub & ride , es decir, un espacio central de vacaciones con excursiones radiales, o bien optaremos por itinerarios en varios puntos de alojamiento. En ambos casos el protagonista será el vehículo privado, y creo que esto generará problemas de congestión puntuales o de aparcamiento. Es un buen momento para repensar el modelo de movilidad del turismo y para integrar sistemas de transporte público o modelos de park & ride , basados en aparcamientos disuasorios. No podemos llenar de coches los destinos de interior ahora que hemos abierto el debate sobre la recuperación de las ciudades para peatones o bicicletas.

Entrevista publicada en ARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.